Quantcast
Tesoros

Reaparece un pendón del siglo XVIII oculto en la iglesia de un pueblo de León

El hallazgo se ha producido en la iglesia de Villafruela del Condado y se ha definido como una pieza "única" que podría haber permanecido escondida durante más de sesenta años.

EFE | 27/09/2011 - 20:26h.

Un pendón de finales del siglo XVIII o principios del siglo XIX, según las primeras estimaciones, ha reaparecido en la iglesia de Villafruela del Condado, en León, una pieza "única" que podría haber permanecido doblada y escondida en un cuarto del templo durante más de sesenta años.

Tras inspeccionar el hallazgo, el presidente de la Asociación de Pendones del Reino de León, Bernardo Gutiérrez, en una entrevista con Efe ha fechado el origen del pendón en esa época, puesto que es una pieza de un único color -rojo carmesí- "y no lleva verde", tono que se incorporó a este tipo de insignias a mediados del XIX y principios del XX.

Gutiérrez ha asegurado no obstante que son "estimaciones" y que es necesario llevar a cabo un estudio más detallado para establecer de una forma más concreta el origen del pendón.

A la espera de concretar esta fecha, el presidente sí ha confirmado que este pendón fue procesionado por las calles de Villafruela del Condado por última vez hace más de sesenta años, puesto que ni el párroco ni las gentes del pueblo recuerdan que la pieza viera la luz desde después de la década de 1940.

Con una vela con cinco franjas y de un único tono rojo carmesí, el pendón se encontraba "enrollado sobre su propia vara y apoyado en una pared", ha descrito Gutiérrez, quien ha estimado que posiblemente esta sea la posición en la que se dejó tras la última procesión.

La vara actual mide seis metros, aunque las primeras estimaciones han determinado que la longitud del pendón en su origen era "al menos dos metros mayor".

Su paño, fabricado en tela adamascada, lleva una pasamanería elaborada con hilo de oro de cuatro centímetros de diámetro que termina en unos flecos con adornos en forma de concha del Camino de Santiago, "inéditos hasta ahora" y que hacen que esta pieza redescubierta sea "única", ha destacado.

Según los primeros documentos consultados y atendiendo a los testimonios de la gente del pueblo, la asociación ha concluido que el pendón lucía hace seis décadas tanto en la procesión de San Bartolo como en las fiestas del Corpus de la localidad de Villafruela del Condado.

Los vecinos del pueblo que encontraron el pendón, en colaboración con el párroco de la localidad, buscarán ahora financiación para restaurar esta pieza, así como para realizar una réplica que pueda ser procesionada por el pueblo conservando el estandarte original

publicidad
publicidad
publicidad