tribunales

La Audiencia de León juzga en abril al asesino confeso de una nonagenaria en El Burgo Ranero

El joven, que tenía 20 años en el momento del crimen, se encuentra en prisión provisional después de haber confesado acabar con la vida de la mujer de 90 años tras acceder a su casa para robar. La Fiscalía solicita para él una pena de 23 años y medio de prisión por los delitos de asesinato y robo con fuerza en grado de tentativa.

Carlos S. Campillo / ICAL La Audiencia Provincial de León.
A.M. | 07/02/2018 - 18:00h.

El joven acusado de asesinar a una anciana de 90 años en El Burgo Ranero con la intención de llevar a cabo un robo se sentará el próximo mes de abril en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de León, concretamente los días 9 y 10, acusado de los delitos de asesinato y robo con fuerza en las cosas en grado de tentativa.

Según las conclusiones provisionales de la Fiscalía a las que ha tenido acceso este periódico, el acusado, sin antecedentes y que tenía 20 años en el momento de los hechos, durante la madrugada del 9 de noviembre de 2014 después de haber pasado un rato de ocio en León consumiendo alcohol, marihuana y medio gramo de cocaína regresó a la localidad de El Burgo Ranero donde residía.

Una vez allí, fue a la vivienda de su víctima, mujer de 90 años, con la intención efectuar al robo. Tras saltar unos muros, se coló en el interior de la finca y, una vez allí, rompió el cristal de la cocina y se introdujo en la vivienda.

El mismo auto recoge que el acusado, que se encuentra en prisión provisional,  accedió al dormitorio en el que dormía la anciana, se puso encima de ella y la golpeó con un objeto contundente de forma repetida causándole un traumatismo craneoencefálico  que le ocasionó fracturas, hematomas y hemorragias  "incompatibles con la vida", hasta que ésta quedó inmóvil.

Después de eso, el reo buscó dinero y objetos de valor en la vivienda, pero no encontró nada que quisiera llevarse. Antes de abandonar el lugar, prendió fuego a la cama donde yacía la mujer con intención de borrar su rastro. La habitación quedó calcinada y también el salón.

La mujer, según el Ministerio Público, se encontraba con vida cuando el procesado provocó el incendio y respiró el humo generado por la combustión lo que precipitó su fallecimiento. La nonagenaria también sufrió quemaduras de tercer grado en los pies y la zona torácica abdominal derecha. Los daños en la vivienda fueron tasados inicialmente en 11.000 euros.

El procesado confesó el crimen a su hermana y a su madre y éstas llamaron a la Guardia Civil. Desde ese momento, el 11 de noviembre, dos días después de los hechos, se encuentra en prisión provisional.

Petición de 23 años y medio de cárcel

Para el Ministerio Público, los hechos son constitutivos de un delito de asesinato por el que reclama para el acusado una pena de 20 años de prisión y de un delito de robo con violencia con instrumento peligroso en casa habitada en grado de tentativa por el que pide que cumpla una pena de tres años y medio de cárcel más.

En concepto de responsabilidad civil reclama una indemnización para los seis hijos de la víctima de 75.676 euros por el fallecimiento de su madre y 13.665 por los deterioros en la vivienda y en los enseres.

La defensa niega que provocara un incendio

Por su parte, la defensa del procesado se muestra disconforme con el relato efectuado por el Ministerio Fiscal aunque reconoce en parte los hechos y pide que se tenga en cuenta que éste se entregó a las autoridades y ha mostrado arrepentimiento.

La defensa considera cierto que el acusado durante la madrugada del 9 de noviembre de 2014 ingirió alcohol y drogas por lo que sus facultades intelectivas y volitivas estaban mermadas, per descarta que el joven prendiera fuego a la vivienda.

publicidad
publicidad
publicidad