Quantcast
sabor y tradición

Las barritas energéticas leonesas de la Güela Palmira

Además de las 'Fuel Cainejo', el restaurante Desván de Valdeón ha innovado con sus cubos de sabor: 'T'adobo, la sopa instantánea: 'Yot'adobo', y unos pequeñas bocaditos llamados 'Conquijíos'. Los ingredientes comunes, además del sabor a tradición, son la casi extinta androja y la ilusión por la recuperación de la base gastronómica más tradicional de la zona de Valdeón.

ileon.com  | 24/02/2018 - 17:30h.

Una historia de tradición y de innovación al mismo tiempo. El tándem perfecto compuesto por la añoranza del recuerdo, y la valentía de su recuperación, unas ganas que han conseguido que el Restaurante Desván de Valdeón se embarcara a recuperar un producto leonés caído en manos del olvido: la androja caineja.

A través de la marca Güela Palmira y con la genialidad de haber sabido adaptar a los tiempos un embutido muy conocido en la zona de Valdeón pero que poco a poco iba a comenzar a desaparecer de la memoria de sus gentes.

De esta forma, sus creadores no sólo han devuelto a la provincia esta joya gastronómica, un embutido de forma similar a la morcilla y de color anaranjado, sino que también han decidido dar un paso más allá con la creación de 'Fuel Cainejo', unas barritas energéticas para eventos deportivos como el 'Desafio Ultra El Cainejo'; unos cubos de sabor: 'T'adobo; una sopa instantánea: 'Yot'adobo'; y unas pequeñas bolitas de androja caineja recubiertas de semillas de chía, teff y amapola, presentes en la XV Feria de los Picos, y denominadas por sus creadores 'Conquijío', que en el vocabulario tradicional valdeonés significa capricho.

Productos innovadores, con sabor a tradición, adaptados a nuestros tiempos y que comparten no sólo la androja como alimento principal, sino la ilusión por la recuperación de la base gastronómica más tradicional de la provincia leonesa.

publicidad
publicidad
publicidad