Infraestructuras

Plan de la Junta para inspeccionar 'sus' 542 puentes de León, el mayor número de la Comunidad

La Consejería de Fomento iniciará a partir de enero inspecciones para conocer en dos años y medio los que peor se encuentran y decidir futuras acciones.

Río Esla bajo el Puente de Villafer. / Juanjo Páramo.
J.A. / ICAL | 17/12/2017 - 12:31h.

Todos los puentes de la red autonómica de carreteras de Castilla y León, que supera los 11.200 kilómetros, serán examinados en dos años y medio. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente afrontará a partir de enero la revisión de todas las estructuras que salvan ríos, otras vías o líneas de ferrocarril, para descubrir fallos internos y anticipar las obras que eviten daños graves y que puedan terminar con su derrumbe. Las inspecciones serán exhaustivas y comenzarán por los pasos que presenten un peor estado de conservación.

El departamento del leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones pone en marcha esta tarea titánica ahora que las arcas de la Junta de Castilla y León permiten dedicar recursos a otras actuaciones que no sean estrictamente la conservación de las carreteras autonómicas, una de las más extensas del país. El último examen que llevó a cabo Fomento se remonta a hace 14 años, cuando el Ejecutivo afrontaba obras de la envergadura de la Autovía autonómica de Pinares (A-601), que une Segovia y Valladolid.

La provincia con mayor número de puentes es León con 542, de los que 14 tienen un vano superior a los 100 metros de longitud. Le sigue Palencia con 344, de los que destacan 24 por su longuitud; Salamanca, con 317, casi la mitad de pequeñas dimensiones; Zamora, con 294, la mayor con un paso de luz de entre diez y 15 metros; Burgos, con 292; Ávila, con 198; Valladolid, con 168; Soria, con 159 y Segovia, con 136. Además, la Autovía autonómica del Camino de Santiago (A-231) cuenta con 213, de los que 96 tienen entre 40 y 100 metros.

Fomento encargará la inspección de cada uno de los puentes de la red viaria autonómica y la elaboración de un nuevo inventario, que se gestionará a través de una aplicación informática que permita a la Consejería disponer de datos periódicos sobre el estado de estas estructuras. Todo ello con el objetivo de programar en el futuro las obras de conservación que se acometan.

Asimismo, la Consejería asume que tendrá que intervenir de urgencia en algunos puentes en los próximos meses, una vez que las primeras revisiones arrojen sus resultados. De hecho, los servicios territoriales de Fomento tienen identificados los pasos que deben ser examinados en primer lugar, ante la posibilidad de que presenten algún daño estructural, con el fin de evitar que las obras, al final, supongan una inversión mayor.

Cuatro equipos de ingenieros de caminos, canales y puertos, con una experiencia superior a cinco años en reparación de puentes, se encargarán, bajo la dirección de un experto en la materia, de los trabajos de campo en cada uno de los 2.663 existentes en la red autonómica. Además, un informático asumirá la tarea de elaborar la aplicación informática y de introducir todos los datos en una especie de base de datos que permitirá monitorizar su estado.

Chequeo

Las revisiones afectarán a todos los elementos "importantes", según fuentes de la Consejería de Fomento, puesto que evaluarán el estado de los estribos y pilares; los tableros para detectar fisuras o grietas, incluso en su cara interna; los puntos de apoyo, incluidas las juntas de dilatación, y los sistemas de contención de vehículos. Además, chequearán las vigas, arcas y las cimentaciones, puesto que si no están en un estado adecuado "dejan rastro" en el cauce de los ríos.

Estos ingenieros, convertidos en un cuerpo de vigilantes de puentes en Castilla y León, seguirá la metodología establecida por el Ministerio de Fomento en una guía que determina que elementos deben ser sometidos a la revisión visual. Además se tomarán imágenes que se incorporarán a la aplicación, que gestionará la Consejería, para comprobar los cambios que experimenten las diferentes estructuras y para poner 'en cuarentana' aquellas que presenten algún deterioro.

También Fomento dispondrá de mediciones concretas de los daños que se encuentren, su posible evolución, así como información sobre las vías de acceso a estos elementos. Con todo, la Consejería pretende dotarse de un instrumento de seguimiento que le permita concentrar las actuaciones en las necesidades más urgentes y evitar daños mayores en las estructuras por el paso del tiempo.

publicidad
publicidad
publicidad