Información de León 20 Oct 2017
Facebook Twitter Google+ RSS Móvil
  • Política

  • Actualidad

  • Cultura

  • Universidad

  • Deportes

  • Ciencia

  • Formación

  • Esquelas

 
publicidad
León y Alfoz León y Alfoz
6 votos
Disminuir fuente / Aumentar fuente
Patrimonio

Aquel León empedrado que se murió

Carlos J. Domínguez | 18/05/2017 - 17:20h.

30 FOTOGRAFÍAS, algunas inéditas, que demuestran que la práctica totalidad de la capital leonesa tuvo pavimento tradicional de cantos rodados. El único reducto que sobrevive hoy es la Plaza del Grano, en plena tormenta por la polémica obra del PP en el Ayuntamiento.

Imprimir
Enviar por correo
Facebook Twitter Google + Menéame
Votar noticia Vota
         
Maravillosa imagen de la Plaza Mayor -con 'fantasmas' incluidos-, fechada en 1867. / Jean Laurent

Empedrado. Canto rodado. Guijarros de río. Hubo un tiempo que en León, la capital del viejo Reino, tenía un aspecto uniforme en el tratamiento de sus calles, y no sólo las principales.

Hoy la memoria no alcanza a visualizar aquella estampa. Ni siquiera las fotografías antiguas de finales del siglo XIX y principios del XX dejan entrever una visión global de la solución higiénica que el empedrado aportaba a las calles que antes fueron de tierra y barrizal. Aunque puestas muchas de esas fotos juntas, como en este reportaje que aporta 30 imágenes, algunas de ellas inéditas y otras auténticas sorpresas poco conocidas, sí permiten comprobar que León estaba casi en su totalidad empedrado al uso tradicional.

Así lo veían los viajeros

De ello dieron buena cuenta abundantes testimonios de la época que, sin embargo, al provenir de países más avanzados entonces recogían el pavimento como algo totalmente característico de León y sin embargo lo denostaban un poco. Tal fue el caso del viajero alemán Alexander Ziegler, que en 1850 pasó por León, consignando por escrito que "el pavimento de la ciudad, que consiste en gravilla y guijarros, deja mucho que desear".

Estampa tradicional donde las haya en la calle Fernández Cadórniga.
Estampa tradicional donde las haya en la calle Fernández Cadórniga.

Retrataba un León que "tiene un conjunto de 70 calles, 4 plazas y varias plazuelas". Y centraba su atención especialmente en la Plaza Mayor, "un cuadrado muy hermoso rodeado de bellos edificios con balcones... Las restantes cinco plazas públicas de la ciudad que, por cierto, no tienen esta regularidad, normalmente se utilizan como lugar de mercado para vender o comprar el ganado y otros productos".

Igualmente reseñado por Casado y Carreira en un estudio datado en 1985, otro alemán, el científico Hans Friedrich Gadow, volvió a dar el parecer teutón en 1895: "La ciudad propiamente dicha, de unos 12.000 habitantes, es mucho más pequeña de lo que uno podía suponerse desde que en la niñez oía hablar de las glorias del reino de León. Su estructura es extremadamente densa y compacta; las calles son estrechas y están pavimentadas con los guijarros más temibles, con rodadas profundas y gastadas". Ni que decir tiene que el mantenimiento entonces brillaba por su ausencia en lo que obra pública se refiere.

Friedrich se quedaba con una única vía: "Hay tan solo una calle ancha, pero corta, bien pavimentada, con algunas tiendas tolerables de tejidos y de comestibles, y algunos cafés moy modestos. No existe un centro comercial y a nadie se le ocurre pasear por estas calles estrechas, con sus casas carentes de interés. Los lugares de paseo y esparcimiento están fuera de la ciudad, y hacia allí se dirige los domingos casi toda la población".

Sólo el paso del tiempo y la convicción paulatina de que ese empedrado de canto rodado sobre tierra cruda era un vestigio de atraso, y que era mejor primero el cemento, luego los adoquines y finalmente el asfalto, fue acabando con aquellos rincones tan auténticos.

¿Sabían los leoneses que la Plaza de don Gutierre también estuvo empedrada tradicionalmente? Hoy hay muchos más obstáculos a la movilidad.
¿Sabían los leoneses que la Plaza de don Gutierre también estuvo empedrada tradicionalmente? Hoy hay muchos más obstáculos a la movilidad.

Hay que verlo para creerse que la mismísima Calle Ancha o Santo Domingo, Ruiz de Salazar (detrás de Juan del Encina), la Plaza de las Concepcionistas, la propia actual avenida Ramón y Cajal, la Plaza de Regla frente a la Catedral, por supuesto la Plaza Mayor, casi todo lo que hoy es el Barrio Húmedo, el Arco de la Cárcel, la Plaza de San Lorenzo, Fernández Cadórniga, Puerta Obispo,  o la Plaza de Don Gutierre, por mencionar sólo algunas, eran entonces como hoy es la Plaza del Grano.

Se aprecia la Calle Ancha con empedrado, un detalle muy poco conocido. / J. Laurent
Se aprecia la Calle Ancha con empedrado, un detalle muy poco conocido. / J. Laurent

Y como la Plaza del Grano puede dejar de serlo en parte si no tiene marcha atrás el polémico proyecto que, amparado en una mejora de la movilidad, está levantando buena parte de ese empedrado tradicional para dar paso a unas aceras que provocan una creciente contestación social y de algunos expertos, así como la defensa a ultranza de otros que secundan al equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento, encabezado por Antonio Silván, tales como el Colegio de Arquitectos.

Proponemos un paseo histórico y patrimonial por algunos de esos rincones perdidos para siempre en la ciudad de León, fruto de decisiones que -como ocurrió con Puerta Obispo por espurios intereses, por ejemplo- se ampararon en la modernidad y mejora de las condiciones para los vecinos de León.

Pavimento de piedra auténtico en la Plaza de Regla (Catedral), con la fuente de Neptuno entonces allí.
Pavimento de piedra auténtico en la Plaza de Regla (Catedral), con la fuente de Neptuno entonces allí.

En un tiempo en que incluso en calles como la Carretera de Los Cubos el empedrado era lo más moderno y limpio, situado en las aceras, para que sólo quedara de tierra la parte central como carretera de las carretas y carros de antaño. Hoy, que los leoneses ya no caminan con madreñas ni abarcas, las losas uniformizan el aspecto de la práctica totalidad de las vías publicas de la capital, y de tantas capitales. Hoy ya no es ayer. Aquel ayer empedrado que se murió para siempre en León.

Fotografía de esta misma mañana, avanzan las aceras que 'se comen' el empedrado de la Plaza del Grano.

 

El Arco de la Cárcel y su famosa fuente.
El Arco de la Cárcel y su famosa fuente.
Inusual estampa de la calle Cid de León durante una procesión a principios del siglo XX. / Ángel Rodríguez Sánchez
Inusual estampa de la calle Cid de León durante una procesión a principios del siglo XX. / Ángel Rodríguez Sánchez
La Calle San Lorenzo, con la calle El Pontón al fondo.
La Plaza de San Lorenzo, con la calle El Pontón al fondo.
La Plaza de las Concepcionistas, a escasos metros del Grano, también con la tradicional piedra en el pavimento.
La Plaza de las Concepcionistas, a escasos metros del Grano, también con la tradicional piedra en el pavimento.
Empedrado en el acceso a la Plaza Mayor por la Calle Bermudo III, hoy con escaleras.
Empedrado en el acceso a la Plaza Mayor por la Calle Bermudo III, hoy con escaleras.
La Plaza del Conde Luna, con el palacio al fondo, antes de la construcción del mercado actual.
La Plaza del Conde Luna, con el palacio al fondo, antes de la construcción del mercado actual.
El convento de San Domingo (hoy complejo Santo Domingo), con cantos rodados en el corazón de la ciudad.
El convento de San Domingo (hoy complejo Santo Domingo), con cantos rodados en el corazón de la ciudad.
Corral de San Guisán, otro típico rincón leonés con guijarros.
Corral de San Guisán, otro típico rincón leonés con guijarros.
La Carretera de los Cubos, con empedrado como acera y tierra por donde pasaban los carros, camino de la Catedral.
La Carretera de los Cubos, con empedrado como acera y tierra por donde pasaban los carros, camino de la Catedral.
La Plaza del Grano a comienzos del siglo XX, con la fuente desplazada respecto al día de hoy, y la piedra que algunos se empeñan en datar en 1989.
La Plaza del Grano a comienzos del siglo XX, con la fuente desplazada respecto al día de hoy, y la piedra que algunos se empeñan en datar en 1989.
Plaza Mayor, mercado tradicional sobre tradicional empedrado.
Plaza Mayor, mercado tradicional sobre tradicional empedrado.
Desfile militar en la Plaza Mayor fechada en el año 1900.
Desfile militar en la Plaza Mayor fechada en el año 1900.
Otra estampa típica de la Plaza Mayor, coloreada por Antonio Alaiz.
Otra estampa típica de la Plaza Mayor, coloreada por Antonio Alaiz.
Iglesia de San Pedro de los Huertos, en Puerta Obispo, a la sombra de la Catedral, y por supuesto empedrado a su alrededor.
Iglesia de San Pedro de los Huertos, en Puerta Obispo, a la sombra de la Catedral, y por supuesto empedrado a su alrededor.
Inaudita imagen del final de Ramón y Cajal (hoy a la altura del instituto Juan del Enzina), donde se ubicaba el rastro.
Inaudita imagen del final de Ramón y Cajal (hoy a la altura del instituto Juan del Enzina), donde se ubicaba el rastro.
Casi frente a San Isidoro, la actual avenida Ramón y Cajal con pavimento empedrado de guijarros de río.
Casi frente a San Isidoro, la actual avenida Ramón y Cajal con pavimento empedrado de guijarros de río.
Los mismos soportales de la actual avenida Ramón y Cajal.
Los mismos soportales de la actual avenida Ramón y Cajal.
La Calle Ruiz de Salazar (entre la muralla y el instituto Juan del Enzina), amplia calle empedrada.
La Calle Ruiz de Salazar (entre la muralla y el instituto Juan del Enzina), amplia calle empedrada.
La Plaza de San Isidoro no podía ser menos en cuanto al tipo de pavimento auténtico.
La Plaza de San Isidoro no podía ser menos en cuanto al tipo de pavimento auténtico.
1895, el empedrado de San Isidoro.
1895, el empedrado de San Isidoro.
San Marcelo, con su fuente, entre piedras de canto rodado de río también.
San Marcelo, con su fuente, entre piedras de canto rodado de río también.
El barrio de Santa Ana, no podía faltar el empedrado junto a sus ya desaparecidas casas aportaladas.
El barrio de Santa Ana, no podía faltar el empedrado junto a sus ya desaparecidas casas aportaladas.
Santa Ana en 1903, con la iglesia al fondo.
Santa Ana en 1903, con la iglesia al fondo.
La Calle Misericordia, desde la Plaza de Riaño, con vestigios de empedrados aún en los años 40.
La Calle Misericordia, desde la Plaza de Riaño, con vestigios de empedrados aún en los años 40..
Imprimir
Enviar por correo
Facebook Twitter Google + Menéame
Votar noticia Vota
         
 
publicidad
comentarios
0 comentarios Página 1 de 0 < >

Deja tu comentario ...

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

© ileon.com | Información de León
Gran Vía de San Marcos, 38. Planta 7
24002 - León (España)
Algunos derechos reservados.