Provincia

'Chaparrón' a Ciudadanos en la Diputación de León por no votar 'sí' al histórico plan de inversiones en los pueblos

La formación hace chirriar la unanimidad de un Plan de Cooperación que superará los 50 millones de inversión justo antes de las próximas elecciones, que cubre el 95% del coste de los proyectos y que obliga a invertir en infraestructuras básicas para que ningún municipio dilapide el dinero. Los 'aplausos' políticos al PP de Majo fueron tan históricos como estas obras en el Pleno de hoy.

Juan Carlos Fernández, el único diputado de Ciudadanos en la Diputación de León.
C.J. Domínguez | 14/02/2018 - 17:40h.

Que el partido político Ciudadanos es el 'enemigo' político a batir quedó como simbolizado esta mañana en el Palacio de los Guzmanes, o que Ciudadanos es las más de las veces la nota discordante aprovechando que no gobierna, aunque pacte, en ningún ayuntamiento de la provincia leonesa, se demostró una vez más en el Pleno de la Diputación celebrado hoy.

Y chirrió muchísimo, porque el histórico plan de inversiones en los pueblos que se aprobaba, más de 50 millones de euros a repartir entre 208 municipios de la provincia, no pudo celebrarse con la esperada unanimidad. El único diputado de Ciudadanos, Juan Carlos Fernández -y para más inri diputado provincial de un municipio de más de 20.000 habitantes, San Andrés del Rabanedo- se abstuvo en el reparto del Plan de Cooperación Municipal. El otro representante, Pedro Muñoz, lo es por Ponferrada y emitió un acérrimo 'sí.

La palabra "histórica", resaltada ya por iLeon.com hace días al conocerse que triplica el presupuesto habitual de estos planes, que subvenciona el 95% de los proyectos, dejando sólo el 5% restante a la aportación municipal, fue sin duda la más repetida. Pero eso no fue suficiente para Fernández, que argumentó su voto de abstención esencialmente en que "el megaplan" será "más electoralista que político" o basado en las necesidades reales de los pueblos en servicios básicos, y que a su juicio "tendrá poco retorno social", y que deja demasiada manga ancha a los ayuntamientos para detinarlo "a lo que les de la gana", como remarcó que había dicho el propio presidente, Juan Martínez Majo, al que Ciudadanos le chafó sutotal entusiasmo.

Tal vez por eso, Majo tildó esos argumentos como "tonterías", censurando que a Ciudadanos "le importan tres pepinos los pueblos", e insistiendo en que un reparto electoralista o partidista sería "como se hizo siempre" en vez de por criterios objetivos de población, como se implanta ahora. Y en este sentido, se preguntó en algo que si se repartiera por partidos -al viejo modo del 'pasteleo'- "¿quién pensaría en ayuntamientos como Riaño o Valderrey?", donde gobiernan independientes u otras formaciones no representadas en el Palacio de los Guzmanes.

A los calificativos de Martínez Majo de planes "transparentes", "objetivos" y "ambiciosos" jalearon todos los demás grupos, con la salvedad de En Común (Izquierda Unida), que a pesar de censurar también el sesgo electoralista por concluir las inversiones en vísperas de los próximos comicios municipales, también aplaudió la cuantía y los criterios de reparto, sumando su 'sí' al de PSOE, Coalición por el Bierzo y UPL.

Por los socialistas, José Pellitero celebró "este buen día, que últimamente son muchos por las inversiones"; por los bercianistas, Pedro Muñoz le dio "un doce" al equipo de Gobierno, concluyendo con un irónico "¡viva la política y viva el electoralismo!"; y por los leonesistas, Matías Llorente ensalzó tanto la figura de Majo como único presidente en la historia de la Diputación proveniente de un municipio de menos de 20.000 habitantes que hasta se olvidó del socialista Alberto Pérez Ruiz, que también lo fue -como Majo- de Valencia de Don Juan.

Cabe recordar que estas millonarias subvenciones, junto a las aportaciones de los municipios, alcanzarán una inversión de 51 millones. Lo que "va a permitir un avance importantísimo en la calidad de vida de nuestros pueblos y dinamizar la economía provincial", subrayó el portavoz del PP, Francisco Castañón.

El reparto

Los pueblos que no alcanzan los 250 habitantes (36) percibirán 124.200 euros, que sumados a los 6.500 que les corresponden, suponen una cifra global de 130.736 euros. En el lado opuesto, lo más poblados, entre los que Villaquilambre se sitúa a la cabeza, recibirán 540.000, que junto a su aportación implican una cantidad que supera los 568.000 euros para invertir en 2018. Por ejemplo, en el caso de Escobar de Campos, que con 42 censados es el ayuntamiento de menos habitantes de la provincia leonesa, a cada vecino le corresponde una cantidad de 3.095 euros.

Las actuaciones las decidirá cada consistorio, cumpliendo los requisitos de destinar parte de esos fondos a determinadas mejoras. Los que tengan todavía redes de fibrocemento y los que tienen problemas de abastecimiento domiciliario de agua deben dedicar al menos el 25 por ciento de lo que reciban a cambiar esas estructuras y a subsanar los problemas de suministro.

publicidad
publicidad
publicidad