Quantcast
La Fragua Literaria Leonesa

Marta Muñiz: "Gabriel García Márquez es el autor más genial de toda la historia de la literatura en habla hispana"

La poeta y narradora Marta Muñiz Rueda, autora de 'El otoño es nuestro', está a la espera de publicar su novela 'Tiempo de cerezas' mientras continúa con otros proyectos de poesía y narrativa.

Marta Muñíz
Manuel Cuenya | 16/06/2015 - 13:31h.

Licenciada en Filología Hispánica-Literatura y profesora de música, especializada en piano, Marta lleva el ritmo en las venas, tal por eso también es poeta. Recientemente ha publicado 'El otoño es nuestro', con prólogo de Juan Campal, quien la eligiera para participar en el segundo libro de la colección 'Tres voces, tres mundos II', editado por Csed-Poesía.

Dice Marta Muñiz que Juan Campal es "un maestro, un enorme escritor, pero sobre todo un ser humano de excepcional grandeza... Un amico per la vita, alguien con quien uno caminaría a ciegas hasta el infinito y más allá. Por todo ello considero un privilegio haber podido publicar mi primer libro de su mano", cuyo prólogo "es en sí  mismo una pequeña joya".

'El otoño es nuestro' se nos muestra como un paseo y un homenaje por y para la estación que siempre ha sido la favorita de su autora. Un poemario melancólico teñido por el amor y desamor, las decepciones y los desengaños, los balances, en definitiva, "porque el otoño invita a la nostalgia" que recrea las hojas secas, las castañas, el membrillo, los amantes, la lluvia... Se trata de un recorrido poético, realizado mes a mes a través de las palabras, que supone la síntesis de toda trayectoria vital, "un viaje del esplendor al ocaso". No obstante, este libro también es un canto a la esperanza y al amor por la vida, "nuestro único bien innegociable", añade Marta, que estudió Literatura porque estaba enamorada de la poesía más allá de lo imaginable. Bien precoz, con tan sólo seis años, ya escribía sus primeros poemas. Y un tiempo después llegó a escribir algún cuento, porque es también una narradora de aliento largo, con una imaginación arrolladora, que acaba de terminar la revisión definitiva de un proyecto ambicioso en el que ha invertido muchas horas y mucho esfuerzo, una novela extensa, "compleja y poética", titulada 'Tiempo de cerezas', que en algún momento verá la luz, a la espera de que alguna editorial decida publicarla. "No me importa esperar con tal de que nazca al mundo en una edición que de verdad me guste y agrade al público. Me gusta mimar a mis criaturas, supongo que a todos los escritores les ocurre".

'Tiempo de cerezas' es una historia de amor romántico, que hunde sus raíces en el "Realismo mágico", inspirada en los autores del 'boom' hispanoamericano. En este sentido, Gabriel García Márquez, uno de los escritores que más han influido en su manera de escribir, es, en su opinión, el autor más genial de toda la historia de la literatura en habla hispana, "alguien a quien siempre deberíamos regresar", agrega Marta, que decidió ambientar, al menos una parte de su novela, en México, país por el que siente devoción, aunque también sea consciente de sus graves problemas: la violencia, el narcotráfico, la corrupción, la sobre explotación por parte de Estados Unidos, entre otros. "México es mi segunda patria... uno de los más bellos lugares del mundo, un país de singular riqueza, lleno de luz y color, con un legado histórico, artístico y cultural impresionante. Tengo en México a mi familia política, primos y un montón de amigos y me encanta su alegría de vivir.  Los mexicanos no tienen miedo a la muerte, se ríen de ella. Son apasionados, no conciben la vida sin amor. Me encanta su forma de entender el mundo. México tiene a sus pies mi corazón". Así se expresa esta poeta y narradora, cuya poesía se revela luminosa, humana y sensitiva, porque a Marta le gusta jugar con imágenes que buscan la belleza pero también con aquellas que nos llegan a tocar el corazón hasta el desgarro más profundo. Una poeta que habla como prosista o una narradora que habla como poeta, con un estilo "cuidado y personal", que siempre tiene muy presente "lo eterno femenino", el punto de vista de las mujeres.

"Los mexicanos no tienen miedo a la muerte, se ríen de ella. Son apasionados, no conciben la vida sin amor. Me encanta su forma de entender el mundo. México tiene a sus pies mi corazón".

"Yo fui una de esas niñas que creció soñando con amigos invisibles, con historias fabulosas. Tal vez el hecho de ser hija única te regala una soledad de la que como niña quieres huir; yo lo hice creando mis propios mundos, los que yo elegía. Pero en esa etapa no escribía de un modo maduro y disciplinado", reconoce ella, que agradece a su marido que la haya animado a escribir en serio, de un modo profesional, para dedicarse a la escritura creativa con entrega absoluta. "Él creyó en mí desde el principio, y nunca se lo agradeceré lo suficiente". Asimismo dice que sus hijos, que son constante estímulo e inspiración, también la han vuelto más creativa, "la maternidad me ha regalado una pasión frenética y una capacidad de trabajo, entrega y energía que antes no tenía", aclara esta poeta y narradora asturleonesa, porque Asturias es la tierra en que nació, la de su infancia y juventud, pero León es su casa, donde lleva viviendo algo más de dos décadas. León es la tierra de su madre y de sus hijos, "una ciudad que lee mucho... por tradición", porque, a pesar de la crisis –apostilla–, las librerías componen un sector que  afortunadamente sigue en pie. Que León sea una ciudad lectora se debe, según ella, al legado que dejara la revista 'Espadaña' en la posguerra con autores como Victoriano Crémer, Eugenio de Nora o González de Lama, que ha servido de germen a buen seguro para que, con el tiempo, otros grandes autores, como Luis Mateo Díez, Gamoneda o Julio Llamazares, recogiesen el testigo. Por otro lado, Marta cree que el paisaje leonés (sus montañas, sus ríos, La Omaña, la comarca del Curueño, El Bierzo...) es muy inspirador y literario. "Ahora León se está convirtiendo en una ciudad 'cuna de la poesía', es impresionante el movimiento poético que vive esta población para ser una pequeña capital de provincias". Además de la poeta Raquel Lanseros o el poeta y narrador Julio Llamazares, siente admiración por todos sus compañeros de León, "pero siendo todos amigos prefiero no dar ningún nombre entre ellos, sería injusto e incómodo". Asimismo, muestra su simpatía por poetas como Sara Castelar Lorca, Domingo Acosta y Miguel Cobo Rosa. O bien por prosistas como Antonio Muñoz Molina, Almudena Grandes o Javier Marías, entre los autores españoles.

"Ahora León se está convirtiendo en una ciudad 'cuna de la poesía', es impresionante el movimiento poético que vive esta población para ser una pequeña capital de provincias".

La importancia de la Crítica Literaria o Teoría sobre la novela

Su etapa en la Universidad de Oviedo la recuerda con un cariño inmenso, "muy gratificante y enriquecedora", porque aprendió mucho con excelentes profesores como Alarcos Llorach o Carmen Bobes. Todo esto le sirvió para conocer a los clásicos, estudiar Crítica Literaria o Teoría sobre la novela, algo importante, en su opinión, sobre todo si uno aspira a ser escritor o escritora. "Proporciona una base sólida y viajas para siempre con ese legado, con la influencia de autores imprescindibles; conoces a fondo los entresijos de la lengua y sus recursos", matiza Marta, quien reconoce que su amor por la música y su faceta como pianista está presente en casi todo lo que escribe. No en vano su poesía es muy musical, habida cuenta de que lleva el ritmo como elemento incorporado, y, cuando escribe, le brota de un modo inconsciente. Lo mismo ocurre con su narrativa, impregnada de música, "presente en la vida de un modo natural, la escuchamos frecuentemente  en todas partes: en el coche, en el mercado, por la calle, en un bar... forma parte de nuestro día a día. Así que es una marca y un sello irrenunciable y posiblemente positivo", puntualiza la creadora de 'De pétalo y de rosa, que es un poemario inédito y muy primaveral.

Ganadora del primer Premio del Certamen de Poesía 'Con esencia de Mujer', Marta Muñiz figura en varias revistas y antologías, además de sus participaciones en diversos encuentros poéticos, literarios, como 'El Pasquín poético' o 'El Ágora de poesía', entre otros muchos. El Pasquín, donde ha conocido a poetas que le han impresionado mucho, entre ellos a Felipe J. Piñeiro (su "pareja de baile" en la poesía), tiene un formato muy atractivo, muy mágico, según Marta: "Creo que formamos un gran tándem, con mucha química en el escenario a pesar de escribir con estilos muy diferentes". Respecto al Ágora, cree que es una experiencia casi mística, "te sientes en una burbuja, aislado del mundo por unas horas, escuchando poesía como si los relojes se hubiesen parado ahí afuera". Entusiasta de  estos encuentros, está convencida de que, cuando participa en éstos, forma parte de algo mucho más importante y trascendente que la propia obra, porque está poniendo su granito de arena en un proyecto conjunto, que seguramente dará sus frutos y dejará huella. Y lo mismo le ocurre con las publicaciones colectivas, habida cuenta de que son el medio de transmitir en el tiempo la poesía que se está produciendo ahora mismo, en este momento –recuerda–, a la vez que cree que será muy útil para que generaciones posteriores puedan analizar y comprender mejor la época que nos ha tocado vivir, sus luces y sus sombras, sus incertidumbres y el modo en que las sentimos, las sufrimos  y las soportamos hasta escapar de ellas. "Compartir poesía, ya sea en eventos poéticos o en publicaciones, es muy gratificante y enriquecedor. Todos aprendemos algo en estos encuentros y además los disfrutamos mucho", sintetiza esta creadora, que está acabando un libro de relatos 'Trece cuentos dementes para mentes insomnes'. Asimismo continúa  con la poesía, "eso siempre", en un nuevo cuaderno que lleva por nombre 'Raíces', con el que se siente muy a gusto. Y en breve empezará la que será su segunda novela: 'Los días impares', una historia que la tiene atrapada, que se desarrollará en las ciudades de Barcelona, Lisboa y Argentina, "con el tango y el mundo del teatro como protagonistas,  y el amor que cambia de pareja, como en el baile", puntualiza ella, que se muere de ganas por empezar a escribirla.

Entrevista breve a Marta Muñiz Rueda

"Llamo a la desobediencia, pero desde la unión, el diálogo y el sincero entendimiento"

¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

"Cien años de soledad", a García Márquez vuelvo siempre.

Un personaje imprescindible en la literatura (o en la vida).

El Quijote, creo que si todos/as tuviésemos algo de quijotes, el mundo sería muy distinto.

Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).

Me parecen abominables toda esta serie de novelas eróticas que han salido   al mercado siguiendo a las 'Cincuenta sombras de Grey'. Son malísimas. Hay literatura erótica de mucha más calidad viviendo en la sombra.

Un rasgo que defina tu personalidad.

La pasión: pasión por la vida, por la literatura, por el arte.

¿Qué cualidad prefieres en una persona?

La honestidad. Hacen falta personas con principios y que respeten esos principios.

¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

El panorama político es una decepción absoluta. El bipartidismo ha sumido a este país en un campo de corrupción sin límites ni fronteras que ha supuesto su ruina. Mi única esperanza son los nuevos partidos pequeños, que aún conserven intacta algo de higiene si es posible.

La sociedad está harta pero también demasiado dormida. Creo que una resistencia civil pacífica cambiaría algo las cosas. Yo llamo a la desobediencia, pero desde la unión, el diálogo y el sincero entendimiento.

¿Qué es lo que más te divierte en la vida?

Jugar con mis hijos, eso sí que es una diversión constante. Mi marido también es un hombre muy simpático, me muero de risa con él; creo que fue su disparatado y peculiar sentido del humor lo que me enamoró.

También me gusta pasear, salir a la montaña, ir de picnic y por supuesto la música, la literatura y el cine. Los viajes...son un aprendizaje constante.

¿Por qué escribes?

Necesito contar muchas cosas que pienso y siento. No me imagino la vida sin escribir. No sé si es un acto egoísta o generoso; si es diversión, terapia o necesidad. Lo cierto es que no puedo evitarlo y tampoco quiero.

¿Crees que las redes sociales, Facebook o Twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

Son un escaparate indiscutible para cualquier artista y, hoy por hoy, Internet hace girar el mundo. Creo que juegan un papel muy positivo, ahora podemos compartir información instantáneamente y conectar con cualquier punto del planeta a un solo clic y a un precio razonable y asequible. Suponen un gran avance.

Yo suelo publicar poesía en Internet, mía y de otros autores, me gusta conocer la opinión de mis amigos y es un modo inmediato de obtenerla.

También reconozco haber descubierto a poetas que me encantan por este medio; autores que de no ser por Facebook no hubiese conocido...

¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

La poesía de Neruda y Benedetti, los relatos de Cortázar, la prosa de García Márquez y Juan Rulfo, las novelas de Julio Llamazares.

Y si miramos más atrás hacia un pasado más lejano: Rosalía de Castro, Garcilaso de la Vega, Clarín, San Juan de la Cruz, Quevedo... (me cuesta parar).

¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

No escribo ninguno ni sigo asiduamente a nadie a través de un blog. Pero no porque no me guste, es una cuestión de falta de tiempo o de costumbre.

A veces aterrizo en el blog de algún amigo por medio de un enlace desde Facebook y me gusta, creo que es un buen modo de difundir la obra de autores inéditos o de seguir a otros que son nuestros favoritos.

Este verano intentaré crear uno propio, a ver si al tercer intento, va la vencida...

Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

"No vayas a creer lo que te cuentan del mundo (ni siquiera esto que te estoy contando), ya te dije que el mundo es incontable..." (Mario Benedetti).

publicidad
publicidad
publicidad