Transición energética

Ciuden deriva fondos a un centro educativo en Páramo y un consultorio en La Robla por el cierre de sus térmicas

Las ayudas también llegarán en la Comunidad a Villalba de Guardo, en Palencia.

Central Térmica de La Robla 3
La central térmica de carbón de La Robla. Foto: Uribe
ICAL | 05/05/2021 - 13:30h.

La Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) publicó este miércoles la resolución de adjudicación de ayudas a entidades locales para apoyar iniciativas de creación de empleo sostenible e impulso de la actividad económica en las zonas afectadas por el proceso de cierre de centrales termoeléctricas de carbón. En total, las ayudas están dotadas con casi 5,5 millones de euros para poner en marcha 15 proyectos presentados por 11 ayuntamientos de toda España. En la Comunidad, las ayudas llegarán a los municipios de Páramo del Sil y La Robla, en León, y Villalba de Guardo, en Palencia, que en conjunto recibirán más de 1,3 millones.

En el municipio berciano, la clausura de la central térmica de Anllares tratará de paliarse ampliando el Centro Rural de Innovación Educativa (Crie) con la construcción de dos nuevos edificios y seis bungalows. El proyecto, dotado con una ayuda de 307.000 euros, incluye la pavimentación de aceras y sendas peatonales, el tratamiento de los espacios verdes y la creación de un área de saneamiento para autocaravanas. Las previsiones apuntan que estos nuevos espacios generarán tres empleos a tiempo completo.

En La Robla, el Ayuntamiento dispondrá de 500.000 euros para construir y poner en marcha un nuevo consultorio médico en la localidad, que sustituya a las obsoletas instalaciones del actual centro. Concebido para ser un referente en eficiencia energética con instalaciones bioclimáticas y un parque fotovoltaico en la cubierta, el edificio será capaz de satisfacer, casi en su totalidad, las necesidades de energía eléctrica.

Por último, en Villalba de Guardo se ampliará el centro para personas mayores gracias a una ayuda de 500.000 euros para hacer frente a las consecuencias del cierre de la central de Velilla. La reforma y ampliación del edificio existente permitirá ampliar las plazas de estancia diurna a 20 y las de la unidad residencial a 25. Los responsables del proyecto estiman que creará unos 20 puestos de trabajo a tiempo completo para perfiles socio-sanitarios, así como de servicios de cocina y limpieza.

Según establecen las bases de las ayudas, la puesta en marcha de estas actuaciones deberá llevarse a cabo en un periodo de 24 meses. Fuera de las fronteras de Castilla y León, las ayudas llegarán a los municipios de Carboneras (Almería), Bélmez (Córdoba), Bueño (Asturias), Cerceda y As Pontes (A Coruña) y Alloza, Andorra e Híjar (Teruel). Los proyectos subvencionados abarcan la creación de un espacio de 'coworking' municipal y un laboratorio de ideas para el desarrollo sostenible, la adecuación de una casa palacio para convertirla en un espacio cultural municipal o la transformación de una antigua escuela en un edificio para la atención al ciudadano y la programación de actividades.

Ayudas del ITJ

Cabe recordar que el pasado mes de diciembre el Instituto para la Transición Justa (ITJ) adjudicó más de 110 millones de euros para financiar el 75 por ciento de las inversiones necesarias para ejecutar 99 proyectos para la reactivación de estos territorios. Las inversiones están enfocadas a la restauración de zonas degradadas por la actividad minera, la optimización energética, la mejora de infraestructuras municipales, la modernización de polígonos industriales y la creación de nuevos centros de servicios sociales.

En Castilla y León los 10 proyectos municipales aprobados recibieron ayudas directas por valor de 22,6 millones de euros. Las inversiones previstas ascienden a 30,2 millones, que se suman a la inversión de 24,3 millones destinados en el año 2019 a la restauración de la mina Nueva Julia, en la provincia de León.

Plan de recuperación

Además, dentro del Plan de Recuperación, el ITJ obtendrá una financiación adicional de 300 millones de euros para actuaciones destinadas exclusivamente a las zonas de transición justa para el periodo 2021-2023. La primera línea de trabajo, dotada con 100 millones de euros, permitirá poner en marcha un plan de infraestructuras ambientales, digitales y sociales para cubrir las necesidades específicas de cada zona.

De manera innovadora, el ITJ financiará la asistencia técnica necesaria para que los entes locales puedan presentar proyectos al Plan de Recuperación, ya que la primera dificultad trasladada por los municipios, en particular los más pequeños, en los procesos de consulta de los Convenios, es la capacidad para elaborar proyectos. El objetivo es promover las zonas de Transición Justa como laboratorios de innovación para otros componentes y la puesta en marcha de proyectos piloto.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad