Fomento retrasa los contratos de vías del AVE a León y la Variante de Pajares

El Ministerio tenía previsto licitar estas actuaciones entre julio y septiembre mediante el sistema de colaboración público-privado.

imagen
Obras en la estación de Palanquinos. Foto: Peio García / Ical
J.A. / Ical | 28/09/2013 - 13:30h.

Las obras de tres infraestructuras de alta velocidad ferroviaria en Castilla y León suman nuevos retrasos, pese a su avanzado estado de ejecución. El Ministerio de Fomento no ha cumplido con el calendario que había marcado a principios de año para la Variante de Pajares y la línea Valladolid-Venta de Baños-León, ya que tenía previsto licitar en septiembre el montaje de vías y la electrificación para rematar las últimas actuaciones pendientes. Tampoco ha dado luz verde al contrato de las instalaciones de seguridad del tramo Olmedo-Zamora del corredor gallego.

Todas estos trabajos, según había comprometido la ministra de Fomento, Ana Pastor, en sus intervenciones parlamentarias, se iban a contratar entre julio y septiembre a través del modelo de colaboración público-privada. Sin embargo, la licitación de estas obras no recibieron el visto bueno en la reunión de ayer del Consejo de Administración de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias). Además, el próximo no está previsto hasta el 25 de octubre, ya que suelen celebrarse el último viernes de cada mes.

Por tanto, la puesta en servicio de la Variante de Pajares (49,7 kilómetros entre La Robla y Pola de Lena), que se abrirá al tráfico con un sólo túnel y en ancho ibérico, continúa bloqueada, alargándose aún más los trabajos en este paso subterráneo bajo la Cordillera Cantábrica, cuya primera dovela se colocó hace nueve años en Pola de Gordón (León). Aunque las perforaciones terminaron en 2009, las continúas filtraciones y deslizamientos han complicado el avance de los trabajos, que encontraron también la barrera de la crisis y la escasez de recursos públicos.

Fomento pretendía que entrara en servicio en 2014, ya que trabajaba con la posibilidad de contratar a principios de 2013 las obras de montaje de vía para que un año después estuvieran listas. Ya en mayo, el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, pospuso para julio el contrato de la electrificación y señalización. El expediente de la catenaria cumplió este último plazo, no así el resto que están a la espera de recibir la autorización del Ministerio de Hacienda, ya que la inversión ronda los 40 millones.

Sin vías de Valladolid a León

Los 162 kilómetros de la línea entre Valladolid y León parece que continuará unos meses más sin vías, catenaria y sistemas de seguridad y comunicaciones. Fomento aseguró que a finales de septiembre se licitaría mediante el modelo de colaboración público-privada estos trabajos, necesarios para reactivar las obras de este corredor que llevará la alta velocidad hacia el norte. La plataforma lleva ya varios años prácticamente finalizada, a la espera de que Adif contrate el resto de elementos pendientes.

Pastor aseguró hace cuatro meses que el Gobierno trabaja para finalizar "cuanto antes las obras del AVE a León" y añadió que este año este tramo ha contado con 215 millones de euros, que según recordó, se suman a los 134 millones que se invirtieron en 2012 para finalizar la plataforma, sobre la que se coloca las vías, raíles y sistemas eléctricos. Por tanto, los trabajos pendientes tendrán una nueva oportunidad en el Consejo de Administración del día 25.

El Ministerio ya no da fechas para su puesta en servicio, prevista por el anterior gobierno para finales de 2012, con el objetivo de unir León con Valladolid en menos de una hora y la capital leonesa y Madrid en unos 120 minutos. Cinco años después de iniciarse las obras, presupuestadas en 725,7 millones, la línea acumula un sobrecoste de unos 250 millones. Actualmente, los trabajos se centran en el nudo de Venta de Baños. También, se están dando los últimos remates a la infraestructura de 162 kilómetros y 14 metros de anchura, casi ya lista para la colocación de las vías.

Seguridad y comunicaciones

Igualmente, septiembre era la fecha dada por Fomento para licitar el sistema de seguridad y comunicaciones del tramo Olmedo (Valladolid)-Zamora de la Línea de Alta Velocidad a Galicia. El departamento de Ana Pastor había previsto recurrir a la fórmula de la colaboración público-privada para acometer estas obras, los últimos trabajos pendientes para poner en servicio estos 95 kilómetros que se conectarán con el tronco del corredor norte que parte de Madrid.

Por tanto, de momento no se despeja el camino para la su apertura al tráfico ferroviario. Aunque el Ministerio ha impuesto la máxima de no dar plazos, fuentes del Ejecutivo avanzaron que se abriría al tráfico ferroviario al inicio del próximo año. Además, el compromiso del Gobierno con la Xunta de Galicia es que los 550 kilómetros de la línea estén operativos en 2018, lo que reducirá a unas tres horas el tiempo de viaje entre Madrid y Santiago de Compostela.

Venta de Baños-Burgos

A mediados de año, el Ministerio reconoció que estudiaba las diferentes vías para adjudicar en uno o varios macrocontratos todos los trabajos pendientes de la Línea de Alta Velocidad Venta de Baños-Burgos, ante el "avanzado" estado de las obras de plataforma. Una de las opciones por las que se decantó fue la fórmula de la colaboración público-privada, aunque la licitación no se ha producido de momento.

Adif ya cuenta con los proyectos constructivos para el acopio de balasto (piedra triturada), la colocación de traviesas, carril, la línea aérea de contacto, así como para dotar al corredor de las subestaciones y centros transformadores de energía, de los puntos de telemando y telecomunicaciones GSM-R.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad