EL FIN DE UN HITO INDUSTRIAL

Un día histórico para León: Antibióticos liquidado

El auto judicial, aunque recurrible, pone fin a la agonía provocada por la gestión de la actual dirección y al mismo tiempo abre la alternativa para la compra de las instalaciones libre de cargas. Los sindicatos, como siempre, también divididos en la valoración de este hito de nuestra industria.

imagen
Danielle Pucci, propietario de Antibióticos, en primer término. / ICAL
ileon.com | 05/02/2014 - 13:55h.

El auto de liquidación de la compañía Antibióticos S.A. emitido por el juez responsable del proceso concursal, que se conocerá con detalle a lo largo del día, sitúa la fecha de hoy, 5 de febrero de 2014, como un hito histórico: el primer día en que una empresa referente del sector industrial y farmacéutico de la provincia leonesa, con 65 años de historia, inicia el proceso de desaparición tal y como se ha conocido hasta ahora.

Aunque esta decisión, solicitada reiteradamente por los administradores concursales, convierte también el día de hoy en el Día D para que Antibióticos explore la única salida posible que le queda: un traspaso de propiedad sin cargas. La oportunidad que esperaban varias compañías para hacerse con la propiedad, pero sobre todo con las instalaciones, de una fábrica que mantiene casi intanta su enorme capacidad productiva en materia de fermentación, entre las mejor dotadas de Europa. La también leonesa Gadea es sólo una de las muchas interesadas, sólo que esta firma del empresario Gerardo Gutiérrez es la que lo ha intentado más públicamente.

Otra cosa más significa el día de hoy y la resolución para liquidar la compañía: la quiebra a la que quedó abocado el buque insigna biotecnológico de León en manos de la familia Pucci, a través de la empresa 'Calidad en la Elaboración' que se hizo con ella en 2009 tras la compra del total de sus acciones por el precio simbólico de un euro. Cinco años después, las dedudas acumuladas con proveedores, plantilla y administraciones públicas puede superar los 50 millones de euros, aunque sigue siendo un misterio para una compañía que no ha rendido cuentas desde 2010.

Panorama insostenible

Para más agonía en este panorama insostenible, los trabajadores encadenan en la actualidad el cuarto ERE, la mayor parte de sus directivos y técnicos han ido dando una lógica 'espantada' y hace exactamente año y medio que se realizó en las instalaciones fabriles de Anbióticos la última fermentación: en julio de 2012.

Pese a este panorama desolador, los Pucci (Daniele y su hija Gloria) llevan encadenadas multitud de promesas, anuncios de inversión, garantías de producción, planes de productividad salvadores, operaciones de compra de parte de sus acciones y supuestos acuerdos con acreedores que, a la vista de lo ocurrido, han sido en su mayor parte un cúmulo de espejismos.

¿Dónde está el dinero?

Eso por no mencionar otro tipo de maniobras para dilatar lo más posible este momento de la quiebra definitiva de Antibióticos, como recusaciones a los administradores concursales y hasta al juez. Todo ha valido para dinamitar el interés mostrado por otras compañías para adquirir la empresa, o mejor dicho, sus instalaciones en León, que siguen estando a la cabeza de la capacidad fermentadora de toda Europa.

Está por ver el perjuicio que esas maniobras de paralización del proceso concursal han causado a la compañía, y por eso la siguiente pregunta que surge es qué grado de responsabilidad, incluso penal, podrían tener los Pucci, según justifiquen o les sea imposibe hacerlo qué ha sido de las cuantiosas subvenciones públicas recibidas, por poner sólo un ejemplo. O cómo permitirán que se vayan dejando el agujero en las cuentas de las administraciones públicas que mantienen millonarias deudas con la compañía (desde la Seguridad Social a Hacienda, pasando por el Ayuntamiento de León).

Sindicatos, espalda contra espalda

La importante novedad judicial, eso sí, ni siquiera consigue unir a los diferentes sindicatos en los agónicos momentos finales de la empresa. Los mayoritarios en el comité de empresa, encabezados por UGT, siguen aferrándose a una posible soluciónin extremis de la mano de Pucci y sus hipotéticos 'inversores sorpresa'. Aunque admiten que el plazo ya no puede ser más escaso: apenas los 5 días que habrá de plazo para recurrir el auto de liquidación definitiva.

En el lado contrario, USO, cuyo portavoz, Néstor Santos, siempre defendió "una liquidación cuanto antes". "Hoy es un día muy triste, es el principio de la desaparición final de una gran compañía, y al mismo tiempo es la única manera de que esto pueda resurgir de sus cenizas". En todo caso, el sindicalista no deja de insistir en que "con esta propiedad era imposible" una salida real.

De la estabilidad al 'pelotazo'

Así que hoy, 5 de febrero  de 2014, es inevitable echar la vista atrás, cuando nacía ante notario en 1949 la original Industria Española de Antibióticos, que comenzó su producción en León en 1954, convirtiéndose en una industria puntera incluso a nivel internacional y con una plantilla consolidada que era la envidia del panorama económico y por supuesto del sector farmacéutico. Visitas como la de Francisco Franco (en la foto) dan buena muestra de ello.

Entre sus hitos más conocidos, la dirección y el pelotazo que con su venta consiguió Mario Conde en 1987, a través de la venta a Montedison o, lo que es lo mismo, el inicio de la entrada de los italianos en su accionariado mayoritario. En permanente convulsión, de Montedison a Sir Fidia y de Si Fidia a 'Calidad en la Elaboración' de Pucci, una empresa que nació el mismo año de su última venta (2009) y que aparece con un capital social de 3.006 euros.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad