Quantcast

Las infraestructuras pendientes

El AVE llegará a León con el sistema de frenado menos seguro y limitará la velocidad a 200 kilómetros

Los trenes de alta velocidad carecerán del moderno sistema ERTMS y se limitarán al antiguo Asfa, que al no ser automático deja la seguridad en manos de la atención de los maquinistas, como ocurrió en Santiago en 2013.

imagen
Obras en la pérgola de Torneros (León) de la Línea de Alta Velocidad Valladolid--León / Carlos S. Campillo / ICAL
ileon.com | 03/02/2015 - 10:36h.

El AVE llegará desde Madrid a León en pruebas en el mes de marzo y con plena operatividad comercial en mayo -días antes de las elecciones-, pero lo hará muy cojo. Y no sólo porque desde Valladolid a León circulará por una única vía, al haber recortado el Ministerio de Fomento de la lógica opción de la doble vía para ahorrar costes y acelerar la implantación de la alta velocidad ferroviaria hasta la capital leonesa.

Lo más grave de esa 'cojera' se refiere a los sistemas de seguridad que Fomento ha ordenado implantar desde el momento mismo del inicio de la circulación de trenes entre Valladolid y León. En concreto, los convoyes que recalarán en la capital leonesa utilizarán exclusivamente el viejo sistema de frenado Asfa y no el más moderno sistema de frenado automático ERTMS, mucho más seguro, informa hoy InfoLibre.

Esto significa que el Ministerio ha decidido que el viaje a León se haga exclusivamente de un sistema que requiere un mayor grado de atención personal de los maquinistas y que, aunque seguro, tiene un menos porcentaje de fiabilidad garantizada porque se basa en una serie de señales luminosas y acústicas que se transmiten a la cabina. De hecho, la dependencia del Asfa y la ausencia del ERTMS, junto a un cúmulo de casualidades, fue la causa del accidente ferroviario ocurrido en verano de 2013 en Santiago de Compostela, que acabó con 79 muertos al acometer una curva a 195 kilómetros por hora por la que debería haberse limitado la velocidad a 80 como máximo.

Con el ERTMS, esto no hubiera ocurrido, dado que este dispositivo permite transmitir una información en tiempo real de la velocidad del tren en todo momento y pone en marcha el freno del mismo cuando se produce cualquier exceso sobre el límite establecido en ese tramo, de manera que no deja margen alguno a un posible error humano. Lo cierto es que los AVE a León, y de León a Valladolid, sí dispondrán del sistema más moderno y seguro pero aún no ha superado las pruebas y no podrá estar operativo como poco hasta final de este mismo año. Con suerte.

Otro problema importante que supone esta decisión del Ministerio de Fomento es que la carencia del moderno sistema de frenado automático impedirá a los AVE a León superar los 200 kilómetros de hora de velocidad, a pesar de estar capacitados para circular a 300. Esta considerable limitación supondrá un incremento de tiempos para el viaje entre León y Madrid, tal y como ocurrió desde su puesta en marcha con el AVE entre Madrid y Alicante.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad