Quantcast

JUZGADOS

Dos años de cárcel y multa a un empresario por no querer pagar un despido

El juzgado de lo Penal número 1 de León condena al administrador de dos sociedades por negarse a pagar a un empleado despedido al que abonó parcialmente la deuda el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) tras considerar que su reiterada actitud es responsable de un delito de Insolvencia Punible.

ileon.com | 06/04/2015 - 12:10h.

Dos años de cárcel, 4.200 de multa, las costas del proceso e indemnizar con casi 18.400 euros a un trabajador despedido en diciembre de 2010 es la durísima sentencia que emitió este 1 de abril el Juzgado Número 1 de lo Penal de León contra Luis Froilán Sutil González, un empresario al que se le acusa de descapitalizar varias empresas para no pagar indemnización y salarios a un trabajador y que ésta fuese asumida por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

Según el responsable del despacho de abogados del trabajador, Pablo Roberto Herrero, el empresario "no sólo se negó a pagar la indemnización y salarios del trabajador sino que constituyó nuevas empresas con el fin de que el Fogasa asumiese sus deudas y no sus empresas como correspondía". Esta sentencia, según el directivo de la Asesoría Legal Robher Asesores, que llevó la acusación particular del proceso iniciado a instancias del trabjador y ratificada íntegramente por el Ministerio Fiscal, "abre el camino para que el Fondo de Garantía Salarial pueda reclamar los más de 16.000 euros al empresario que constituyó varias empresas para continuar su actividad bajo la apariencia de insolvencia de las anteriores, cuando queda demostrado que no sólo no era cierta tal insolvencia sino que su actitud es perfectamente punible como afirma el magistrado en la sentencia".

Los hechos se iniciaron el 27 de diciembre de 2010 cuando Luis Sutil despidió a dos trabajadores, uno de ellos el afectado –actualmente en paro, casado con hijos y una ayuda de 426 euros para subsistir–, de su empresa original Luis Pinturas Sutil, S.L. Esta empresa y una posteriormente constituida por el empresario, fueron condenadas en sentencia firme un año después a indemnizar al trabajador con casi 34.000 euros por su despido improcedente, así como los salarios de tramitación dejados de percibir; más otros cuatro mil euros adicionales por "incumplimiento empresarial grave" en el cumplimiento de la sentencia de despido tras su negativa a la readmisión en ninguna de las dos empresas. A pesar de ello, Sutil procedió a crear otra nueva y tercera empresa "con la intención de frustrar el cobro", según indica la resolución judicial.

El propio empresario afirmó en la sala de este juicio en vía penal que había creado la empresa Sucab Pinturas, S.L, a instancias de su asesor "porque la anterior tenía una traba por los impagos a la Seguridad Social" y "tuvo que constituir otra que estuviera libre de trabas" ya que "era incapaz de pagar los salarios", aduciendo que "las sociedades no las hicieron desaparecer, simplemente no podía trabajar con ellas".

Contrató más empleados cuando se negaba a pagar al despedido

Sin embargo, la sentencia explica en sus Fundamentos de Derecho, que se valió de la Comunidad de Bienes Ancla Decoración "con la misma maquinaria y bienes de las anteriores", contratando incluso nuevos trabajadores para seguir con su actividad empresarial. Además, queda también demostrado que se vendió una furgoneta vieja mediante una supuesta "dación en pago" según manifestó el empresario, probablemente simulada, para comprar acto seguido otra más moderna a nombre de la empresa nueva "dos días antes" de vender la anterior y sin justificación aparente alguna.

También advierte que queda claro que la tercera sociedad tuvo un creciente volumen de negocios durante los dos años de la disputa judicial entre empleador y asalariado y que además "nunca existió para Ancla Decoración, C.B. una fase de captación de cartera de clientes o de adaptación al mercado de pinturas", con lo que queda demostrado que las dos empresas, Sucab y Ancla, eran la misma que la original pero con otro nombre.

El juez del juzgado de lo Penal número 1 de León concluye ante los hechos que "el conjunto de la prueba muestra una intención descapitalizadora de la empresas" y que "el acusado no ha aportado a los autos medio de prueba alguno de que las herramientas y maquinaria [...] se hayan destinado al pago de otros créditos" que para él debían haber servido "de garantía para el cumplimiento de los créditos laborales".

Así concluye que existió "ocultación real o ficticia de activos", "ánimo específico de defraudar las legítimas expectativas de los acreedores de cobrar sus créditos, bastando que el sujeto activo haga desaparecer de su patrimonio uno o varios bienes". La sentencia confirma que la "existencia, vencimiento y exigibilidad" del denunciante "está fuera de toda duda, en virtud de la abundante documentación presentada por él" y que "no es menos evidente" que la insolvencia de la primera empresa Pinturas Luis Sutil, S.L. "reconocida de manera implícita por el acusado", no era real "porque pagaba a otros empleados con Ancla Decoración".

Aún sigue sin pagar tras cuatro años de proceso

De resultas de todo ello, y tras cuatro años de procesos judiciales, Luis Froilán Sutil González, sigue sin haber abonado la correspondiente indemnización a un extrabajador en paro, casado y con dos hijos. "Su temeridad es notable –afirma el responsable de Robher Asesores– algo que desgraciadamente está sucediendo muy habitualmente en los últimos años de crisis que han supuesto que el pago de importantes deudas salariales hayan sido abonadas por el Fogasa, mientras el empresario constituía otra empresa paralela con la finalidad de continuar la actividad sin deuda. Gracias a esta sentencia se abre el camino que facilite la recuperación de lo abonado en éste y otros casos similares por parte del Fogasa, asumiendo las deudas los incumplidores y no una Administración Pública".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad