INFRAESTRUCTURAS LOGÍSTICAS

El Corredor Atlántico aleja inversiones de León

Un informe de la Comisión Europea plantea 12 inversiones ferroviarias y viarias y tres terminales logísticas en la red principal del Corredor Atlántico que deberán estar terminadas antes de 2030.

imagen
Gráfico del Corredor Atlántico logístico / Fernando Sanchís / ICAL
J.A./Ical | 26/04/2015 - 12:53h.

La Comisión Europea (CE) ha detectado una quincena de 'cuellos de botella' en Castilla y León para que las mercancías viajen a través del Corredor Atlántico dentro de la Red Transeuropea de Transportes (RTE-T). Como solución, plantea 12 proyectos vinculados a la modernización del ferrocarril y la red viaria y el desarrollo de tres terminales en Valladolid, Pancorbo (Burgos) y Salamanca, que determinarán las actuaciones durante los próximos 15 años.

La cartera de proyectos de este macroanálisis, dirigido por el profesor italiano Carlo Secchi, afectará a la asignación de fondos del mecanismo 'Conectar Europea' (2014-2020) y constituye una fuente importante para la selección de las actuaciones que se financiarán con el plan 'Juncker' que prevé inversiones por importe de 315.000 millones de euros durante los próximos tres años para crear hasta 1,3 millones de empleos nuevos y sumar hasta 410.000 millones al Producto Interior Bruto (PIB) comunitario.

Igualmente, Europa ultima un plan de trabajo sobre los corredores, que presentará en breve al Parlamento Europeo, al Consejo y a la Comisión y que servirá de guía para completar los itinerarios de la Red Transeuropea de Transportes (RTE-T), que prevé tener operativa entramado básico o principal en 2030. Estas 'horas de ruta' deberán ser aprobadas por los estados miembros, que en los próximos meses pugnarán por lograr la mayor cantidad de fondos posibles del programa anual 'Conectar Europa'.

Este examen, a partir de una radiografía de todas las infraestructuras del Corredor Atlántico, pone el acento en la falta de electrificación del eje que comunica Porto (Portugal) con Castilla y León a través de Fuentes de Oñoro, y la necesidad de una conexión transfronteriza entre Lisboa y Madrid. También, advierte de que no se ha elegido el corredor "óptimo" para el tráfico de mercancías entre Madrid y Burgos, como "ruta interoperable". También considera un 'handicap' que no sean homogéneos los sistemas de peaje electrónicos entre España y el país luso.

Las autoridades europeas plantean optimizar el uso de la infraestructura a lo largo del Corredor Atlántico, especialmente a través de los sistemas de transporte inteligentes, la gestión eficiente y la promoción de soluciones de transporte limpio. En toda Europa, esta inspección a decenas de miles de kilómetros de carreteras, vías, aeropuertos y puertos calcula que será necesaria una inversión de 700.000 millones hasta 2030, de los que unos 17.000 corresponden a España, que asumirán el Gobierno, las comunidades y la Unión Europea (UE).

Proyectos

La Comisión Europea ha identificado 74 proyectos necesarios para el desarrollo de la red principal del eje Atlántico en España. De ellos, 14 se refieren a terminales de ferrocarril, incluyendo accesos ferroviarios y 34, casi la mitad, se ejecutarán en los próximos cinco años. El resto, con un plazo mayor, se iniciarán antes de 2020, para estar listos una década después, en 2030.

Castilla y León copa dos de cada diez actuaciones, especialmente, en materia de ferrocarriles. La Comisión considera una actuación "crítica" la electrificación, eliminación de pasos a nivel y renovación de la señalización de la línea Fuentes de Oñoro (Salamanca) a Medina del Campo (Valladolid), así como la instalación de vías de ancho internacional para garantizar la interoperabilidad de la red ferroviaria. Fomento espera terminar este año la instalación de la catenaria de Medina a Salamanca y ha iniciado la tramitación para continuar con las obras hasta la frontera portuguesa.

También en el eje Valladolid-Venta de Baños-Burgos, Europa reclama la construcción de la variante de mercancías de la capital vallisoletana o 'bypass', la instalación de doble vía en el Pinar de Antequera para mejorar la circulación de pasajeros y mercancías y la finalización del nuevo corredor de alta velocidad a la ciudad del Arlanzón, que contará con alta velocidad este año.

Entre Burgos y Vitoria, la Comisión apuesta por la construcción del corredor AVE para viajeros y la renovación de la línea convencional y sus túneles, con una inversión de 181,82 millones, así como la instalación de vías de ancho internacional. También apuesta por sustituir las traviesas y carriles de la línea El Escorial-Ávila-Medina-Valladolid-Burgos para que disponga de ancho UIC -1.435 milímetros-.

Terminales y carreteras

En materia viaria, Europa reclama la finalización del último tramo de la Autovía de Castilla (A-62), entre Fuentes de Oñoro (Salamanca) y la frontera portuguesa donde la red viaria conecta con la autopista lusa IP-5. Esta obras, que comenzaron hace semanas, supondrán una inversión de 19,68 millones ya que el Ministerio de Fomento se ahorró casi diez en el concurso, puesto que el presupuesto de licitación ascendía a 28,8 millones. Estos cinco kilómetros no estarán terminados hasta mediados de 2018, ya que tienen un plazo de ejecución de 40 meses.

En cuanto a las terminales, apuesta por dotar al centro logístico de Valladolid de conexiones ferroviarias de ancho internacional -obra crítica-, el impulso a la segunda fase del puerto seco de Pancorbo (Burgos), vinculado al muelle de Bilbao, con el objetivo de que disponga de enlace ferroviario y el desarrollo de otro puerto seco en Salamanca, conectado con los portugueses de Leixoes y Aveiro. Precisamente este proyecto se ha presentado a la convocatoria anual del mecanismo 'Conectar Europa'.

Corredor

El Corredor Atlántico unirá la Península Ibérica a Francia y Alemania, con las líneas ferroviarias de alta velocidad y las convencionales y prevé la continuidad de las redes entre Lisboa, Madrid, París, Estrasburgo y Mannheim. El objetivo de estos enlaces interoperables es mejorar las conexiones entre las zonas urbanas más importantes de la zona y fomentar el ferrocarril como medio de transporte para evitar la congestión de las carreteras.

La dimensión marítima desempeña un papel crucial en este corredor, que une y refuerza el papel de los puertos centrales más occidentales de Europa continental. En total, conecta 12 países bañados por el Atlántico cuya área de influencia representa el 30 y el 40 por ciento del PIB (Producto Interior Bruto) de la zona euro y es paso obligado de mercancías desde el corazón de Europa hacia el norte de África y de América del Sur.

En España, atraviesa seis comunidades autónomas, 20 provincias, y su área de influencia abarca cerca de 22 millones de habitantes, que suponen el 48 por ciento de la población española, que generan cerca de la mitad del PIB nacional.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad