Quantcast

POLÉMICA AGROALIMENTARIA EN LA PROVINCI

El garbanzo 'Pico Pardal' es de todos, dictamina un juez

La Promotora Pro Garbanzo 'Pico Pardal' ha recibido el primer espaldarazo judicial con el reconocimiento de que el nombre de la legumbre pertenece a la cultura leonesa y no a la empresa 'Legumbres Luengo' que lo registró como marca en 1998. El Juzgado Mercantil de Burgos ha fallado a favor de la promotora declarando la nulidad de la marca 'Pico Pardal'. La fábrica envasadora ha recurrido la sentencia.

imagen
El garbanzo 'Pico Pardal' es la base del cocido maragato y varieda autóctona por excelencia de la provincia.
Astorgaredaccion.com | 17/06/2015 - 18:01h.

Al titular del Juzgado Mercantil número 2 de Burgos no le cabe ninguna duda de que ha quedado "probado el uso de los términos 'Pico Pardal' antes de la comercialización por Vegas Bañenazas (Legumbres Luengo) y de la solicitud de registro de la marca", señala en la sentencia, en la que el juez indica que por las pruebas aportadas por el abogado de la promotora y las declaraciones de los testigos "queda acreditado y se declara el uso general en el comercio delimitado en la región de la Maragatería-Astorga de los términos 'Pico Pardal', para designar unos garbanzos cultivados en dicha área geográfica y por ende su carácter descriptivo anterior a la comercialización bajo ese nombre de garbanzos por 'Vegas Bañezanas' [Legumbres Luengo] y su solicitud de registro. En consecuencia, y por todo ello, procede estimar la reconvención y declarar la nulidad absoluta de la marca registrada".

Una de las claves argumentales de la sentencia se encuentra en el artículo 5 de la Ley 17/2001 de 7 de diciembre, en la que se especifica que no podrán registrarse como marca los  "signos o indicaciones" que se hayan convertido en habituales para designar productos o servicios "en el lenguaje común", un aspecto que quedó claro en el juicio gracias a las declaraciones de los testigos y a la documentación aportada por el abogado de la promotora, al incluir las 'Actas del Congreso de Gastronomía Popular Leonesa' editadas por la Diputación de León en el año 1994 y el libro 'Gastronomía Popular del País de Maragatos' escrito por Inocencio Ares Alonso y editado también 1994, donde se alude a la denominación popular 'Pico Pardal' cuatro años antes de que la empresa envasadora registrara la marca.

La fábrica bañezana, en cambio, ha sostenido en todo momento que hasta la fecha de solicitud de registro de la marca "ni en la actualidad no existía ni existe la variedad de garbanzo autóctono", además la variedad de legumbre no está inscrita "ni en el Registro de Variedades Vegetales Protegidas ni en el Registro de Variedades Comerciales ni en el Centro Nacional de Recursos Fitogenéticos", a lo que el juez responde "y qué importa, ese no es el tema" que "aquí" se está juzgando.

El titular del Juzgado Mercantil de Burgos ha consideraddo que ha quedado probado el uso de los términos 'Pico Pardal' antes de la comercialización y registro de la marca por parte de 'Legumbres Luengo' ya que ese uso se daba en Maragatería y parte de la provincia, "resultando acreditado que el alcance de su uso en aquel momento podía calificarse como uso generalmente empleado en dicho ámbito comarcal y/o local para designar a ese tipo de producto".

La Promotora Pro Garbanzo 'Pico Pardal' ha mostrado su satisfacción con el fallo porque "el juez lo entendió perfectamente y nos dio la razón retirándole a 'Legumbres Luengo' la marca 'Pico Pardal' que vuelve a ser patrimonio de todos como nombre propio de nuestro garbanzo". Con la moral muy alta por haber ganado en primera instancia la demanda judicial, la asociación se prepara para responder al recurso de apelación que la empresa ha planteado y que se dirimirá en la Audiencia Provincial de Burgos.

Según la asociación, en el recurso de apelación la envasadora "a falta de mejores argumentos, vuelve a insistir en que no existe tal variedad de garbanzo. Esperemos que el nuevo juez vuelva a decirle lo mismo que el anterior, que: "aunque así fuera no es esa la cuestión, que de lo que se trata es de 'que no tienes derecho a apropiarse de algo que es de todos', ni siquiera de un nombre", señalan los responsables de la promotora.

A partir de ahora, la asociación iniciará una nueva campaña de recogida de fondos para poder financiar los alrededor de 5.000 euros que costará el proceso judicial que comienza tras el recurso de apelación presentado por la empresa.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad