Quantcast

LA MAYOR COMUNIDAD DE JUEGOS EDUCATIVOS

Cerebriti, la plataforma web creada por un leonés que 'engancha' al aprendizaje

El leonés Raúl Orejas ha creado una plataforma que permite a los usuarios transformar cualquier contenido educativo en un mini-juego interactivo en dos minutos y sin necesidad de programar. El objetivo de Cerebriti es "hacer de la experiencia de aprender algo entretenido, motivador y por qué no, adictivo", explica.

imagen
Alba Mañanes | 06/02/2016 - 10:25h.

Los mini-juegos a los que todos, o casi todos, nos hemos enganchado en algún momento, bien sea a través del móvil o la 'tablet' y también desde el portátil podrían haber dejado de ser una pérdida de tiempo que únicamente nos mantiene entretenidos un rato. Las largas esperas previas a las consultas médicas, las colas para acceder a un bar o el tiempo en el bus no tienen por qué ser tiempos muertos. Y es que un leonés, Raúl Orejas, ha creado una plataforma web cuyo principal objetivo es 'enganchar' a sus usuarios, pero hacerlo a juegos que también son educativos.

Con esta filosofía surgió Cerebriti, cuyo creador, un joven de 38 años nacido en León, explica que pretende "hacer de la experiencia de aprender algo entretenido, motivador y por qué no, adictivo". Para lograrlo, Raúl se valió de su experiencia personal, cuando iba al colegio uno de sus profesores se inventó un método a través de mini-puntos para evaluar a sus alumnos, sin exámenes, que consistía en preguntas cortas sobre el temario. A través de este sistema, algo diferente al habitual, el docente logró que todos los estudiantes fueran a clase muy motivados, e incluso aquellos que eran más difíciles.

Además de ser efectivo y lograr el entusiasmo de sus alumnos, el método era muy eficaz. "Yo me acuerdo mucho más de la materia que aprendí a través de los mini-puntos que de otras asignaturas en las que tuve que estudiarme el libro", explica Raúl. "Estabas jugando y no te dabas cuenta de que estabas aprendiendo, además de hacerlo de una forma mucho más profunda y, al mismo tiempo, divertida".

Por esta razón, Raúl relata que decidió adaptar esa forma tan eficiente de enseñar al presente, a la época de lo digital y de los videojuegos. Fue en ese momento, cuando se dio cuenta de que existen infinitas páginas de videojuegos en la red, pero que casi ninguna que aporta algún tipo de contenido educativo ya que en su mayoría servían únicamente de pasatiempo. Además, aquellos juegos que sí ofrecían contenidos educativos eran muy genéricos.

La segunda opción que este creador leonés valoró fue diseñar su propio videojuego. No obstante, este proceso requería mucho tiempo y dinero, por lo que desechó esta solución porque "tampoco era viable", dice. "Necesitaba una herramienta para crear esos juegos que no me llevase mucho tiempo, que no exigiese tener conocimientos de programación y lo más importante, que fuese gratis. Pero no la encontré, así que decidí crearla", apunta.

La mayor comunidad de juegos educativos

Y así nació Cerebriti, Raúl se puso en marcha y creó esta plataforma que ha llegado a convertirse en la mayor comunidad de juegos educativos y de conocimiento en español creados por los propios usuarios. "Queríamos crear una solución educativa que 'enganchase'  a la persona que está aprendiendo con la misma intensidad que cuando juegan a su videojuego favorito", añade.

 

Con todo, esta iniciativa permite a los propios usuarios crear sus propios contenidos. Cerebriti permite a los usuarios transformar cualquier contenido educativo en un mini-juego interactivo en dos minutos y sin necesidad de programar. De forma muy sencilla y pensada para que incluso los alumnos de Primaria puedan hacerlo.

La comunidad ha subido más de 8.000 juegos y la página supera ya los cinco millones de partidas jugadas por las más de 100.000 personas que visitan la web cada mes.

Lo que diferencia a esta plataforma de otras es, según Raúl, que ofrece el mayor catálogo de juegos educativos y de conocimiento en español. "Se podría decir que es como una Wikipedia de juegos educativos", precisa.

La web incluye una herramienta, muy sencilla de manejar, para convertir cualquier contenido en un juego interactivo en dos minutos y sin programar, lo que permite que cada usuario pueda aportar su granito de arena creando juegos y compartiendo sus conocimientos para que el resto de usuarios puedan aprender jugando.

Además, añade al proceso elementos de 'gamificación', que incluye dinámicas típicas de los videojuegos como ránkings, retos y méritos, algo que permiten al docente convertir sus clases en un juego para hacerlas más entretenidas.

Reflejo en la educación

Además, este proyecto tiene vocación de reflejarse en la educación y que beneficie tanto al profesor como a sus alumnos. Al docente le ayuda a atraer el interés de sus alumnos hacia la materia que está enseñando y, al mismo tiempo, hace que el aprendizaje del alumno sea más entretenido y lo por tanto, más eficaz.

"Con Cerebriti los estudiantes no sólo aprenden jugando, también lo hacen creando sus propios juegos y compartiéndolos con sus compañeros. Esto permite que los alumnos mejoren sus resultados, que aprenden hasta un 30% más rápido que con los métodos tradicionales", según Raúl.

Recientemente la familia de Cerebriti ha crecido con el nacimiento de Cerebriti Edu, una herramienta exclusiva para centros educativos que se está probando en 80 centros educativos a nivel nacional, entre los que se incluye el colegio Peñacorada de León.

Raúl precisa que "todavía es pronto para conocer el resultado de este proyecto piloto", pero que de momento los primeros resultados son alentadores. "El feedback por parte de los docentes está siendo muy bueno, que destacan la buena acogida que está teniendo entre los alumnos que según nos comenta están enganchadísimos a la plataforma", explica. Además, es algo que coincide con los datos que están recogiendo los responsables del proyecto.

En enero se presentará la versión inglesa de Cerebriti en el Bett Show de Londres, la feria más importante del sector educativo a nivel mundial, donde la empresa que desarrolla Cerebriti ha sido seleccionada como una de las 30 startups educativas más innovadoras del mundo.

El creador de Cerebriti es un leonés que estudió en los Jesuitas y se licenció en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Pontificia de Salamanca. Después se trasladó a Madrid para trabajar como redactor en varias agencias de publicidad y como consultor en estrategias digitales.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad