Quantcast

CELEBRACIÓN

Astorga conmemora el segundo centenario de la estancia del Regimiento Imperial Alejandro

Una recreación de este ejército y un acto institucional ponen de relieve las buenas relaciones entre España y Rusia.

imagen
Peio García / ICAL Una maragata rodeada de soldados en el acto oficial institucional del Bicentenario de la acogida del Regimiento Imperial Alejandro.
S.Gallo/ ICAL | 27/02/2016 - 16:25h.

La ciudad de Astorga vivió este sábado el acto de conmemoración del segundo centenario de la acogida del Regimiento Imperial Alejandro, un ejército de unos 3.000 soldados españoles, inicialmente en las filas del ejército napoleónico del que desertaron para pasar a enrolarse en el ejército ruso y que llegaron a la capital maragata donde fueron recibidos con los brazos abiertos por los astorganos. Esta celebración se conmemoró este sábado con una recreación y un acto institucional en el que participaron numerosas autoridades, entre ellas una delegación de la Embajada de la Federación de Rusia.

Los actos dieron comienzo a primera hora de la mañana, momento en el que la delegación rusa fue recibida en la plaza Mayor de la capital maragata por las autoridades, momento en el que se pasó revista a los recreadores, un acto que estuvo acompañado por bailes tradicionales. Posteriormente tuvo lugar el acto institucional en el que se puso de manifiesto la importancia de este hecho histórico para el devenir de las relaciones entre España y Rusia.

El embajador de la Federación de Rusia en España, Yuri P. Korchagin, explicó brevemente los hechos históricos que se conmemoraron y que dejaron "detalles interesantes" de las relaciones entre España y Rusia en las guerras napoleónicas. Por su parte, el alcalde de Astorga, Arsenio García Fuertes, también insistió en que España y Rusia fueron los dos países que "capitalizaron la resistencia contra el imperialismo agresivo napoleónico" que causó la muerte de medio millón de habitantes de una población europea de 12 millones.

Igualmente destacó la importancia de la actual Federación rusa y de su ejército en la historia europea y consideró que a Rusia "no se le ha reconocido el esfuerzo en las guerras del siglo XX", añadió. De la misma manera, puso de relieve la "humanidad y solidaridad" con la que los maragatos trataron a los compatriotas en el año 1812 y que gracias a la solidaridad rusa pudieron regresar a España.

Para la invasión de Rusia en el año 1812, Napoleón constituyó un gran ejército con soldados franceses pero también otros muchos llegados de numerosos países, entre ellos España. Un grupo de españoles, la mayoría de ellos prisioneros capturados durante la guerra contra Napoleón en España, comenzaron a desertar tras la batalla de Borodino, y a pasarse al ejército ruso.

En la primavera de 1813, muchos de estos soldados llegaron desde diferentes lugares de Rusia y reunidos en Memel y San Petersburgo, dando lugar a la creación del denominado Regimiento Imperial Alejandro, dirigido por el coronel O'Donell, oficial español de origen irlandés. Este ejército se ubicó en los cuarteles de Tsarkoye-Selo, que era la residencia de verano de la corte imperial del zar Alejandro y fue vestido con uniforme 'a la española' pero con equipamiento ruso.

El 2 de mayo de 1813, aniversario del levantamiento popular de los madrileños contra Napoleón, fue la fecha elegida para que los españoles prestasen el juramento al rey Fernando VII ante el embajador Eusebio de Azara y el ministro de la guerra príncipe Gortschakoff. El 18 de agosto de ese mismo año los soldados españoles fueron enviados hacia España, donde las primeras tropas desembarcaron en Santander el 30 de septiembre para incorporarse al final de la Guerra de la Independencia.

La falta de oficiales y mandos aconsejó al duque de Wellington que el Regimiento Imperial Alejandro permaneciera agregados al ejército de reserva de Galicia y de guarnición en diversas ciudades de León y Castilla la Vieja. Por ello, a principios de 1814 y hasta marzo de 1816 varias compañías de este regimiento estuvieron en tránsito y acuarteladas en Astorga, que ahora celebra el 200 aniversario de este hecho histórico.

Para finalizar el acto, y antes de proceder al descubrimiento de una placa conmemorativa de esta efeméride en el exterior del Ayuntamiento de Astorga, tuvo lugar el intercambio de regalos en el que el alcalde de la capital maragata hizo entrega al embajador ruso de un facsímil de un documento histórico de 1814 en el que se determinaba quién se haría cargo de los gastos de los hombres de ese regimiento. Por su parte, la delegación rusa hizo entrega al Consistorio leonés de unos sellos postales dedicados a la ciudad de Astorga y también de una jarra artesanal como muestra del arte ruso.

El acto tuvo un carácter multitudinario y a él acudieron el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, la subdelegada del Gobierno en León, Teresa Mata, el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, así como autoridades civiles, militares, eclesiásticas o regidores de la zona, entre otras.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad