Quantcast

campaña de crowdfunding para ayudar a un diseñador leonés

Pixo: el sueño de un leonés en Londres, de atracción magnética

Óscar Díaz pide ayuda para hacer realidad su invento Pixo, una pinza magnética que permite conectar una tableta a un ordenador y así utilizarla como segunda pantalla. La iniciativa ha sido lanzada a través de la plataforma de crowdfunding Kickstarter.

imagen
Oscar Diaz by Amandine Alessandra
M.C. | 19/04/2016 - 10:19h.

La mayoría de los usuarios de tabletas dejan estas pantallas 'abandonadas a su suerte' cuando el ordenador arranca sesión. Pero, ¿y si combináramos el trabajo entre tableta y PC, haciendo que la primera constituyese una extensión de nuestro ordenador? Óscar Díaz, diseñador gráfico leonés afincado en Londres, no paró de darle vueltas a la idea hasta que su ingenio desembocó en la creación de Pixo: una pinza magnética que permite conectar una tableta a un ordenador y así utilizarla como segunda pantalla.

"Se puede utilizar por si sola o en conjunto con programas que sincronizan el contenido. Esto te permite, por ejemplo, cuando estan conectadas, utilizar la tableta para poner los utensilios y paletas del programa", explica el creador de Pixo.

Según añade el leonés, la mayoría de tabletas tienen una pantalla de gran calidad pero no se usan mucho, sobre todo cuando estamos sentados delante del  ordenador, ya que la pantalla de este es mucho mas confortable para trabajar. "Esto es lo que intentamos cambiar con el proyecto Pixo. Añadir valor a la tableta al permitir a la gente usarla en en una situación que de otro modo no harían", añade.

Al ser magnética Pixo permite conectar tabletas de distintos tamaños y marcas sin problema. Pero para que Pixo se materialice en un invento real, Óscar necesita financiación. Con este objetivo, Pixo ha sido lanzado a través de la plataforma de "crowdfunding" Kickstarter, que hasta el momento lleva 222 patrocinadores y 8.777 libras alcanzadas, a 29 días de que finalice la campaña de recaudación de fondos.

Más sobre Óscar Díaz

Óscar Díaz estudio diseño en la Escuela de Bellas Artes de Burdeos, en Francia, y tras finalizar trabajo para Matali Crasset en Paris durante dos años colaborando en numerosos proyectos de mobiliario y objetos para clientes como Artemide, Danese, o Edra entre otros.

 

En el 2004 se translada a Inglaterra para estudiar un Master en Diseño de Producto en el Royal College of Art en Londres de donde se gradua en el año 2006. Tras la graduación en el Royal College of Art, viaja a Japón y trabaja durante varios meses en Gifu, diseñando mobiliario.

En paralelo a su actividad como diseñador, ha impartido cursos de diseño en universidades como el ECAL en Suiza y también el Royal College of Art donde del 2013 al 2015 dirigió una unidad de enseñanza experimental sobre nuevas aplicaciones tecnológicas. Su trabajo no se define por un estilo, si no por una manera de entender y cuestionar los objetos en función del contexto en el que se utilizan y cuenta entre sus clientes marcas bien conocidas como Veuve Cliquot, Muji o Hermès entre otros.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad