Quantcast

TECNOLOGÍA

¿Qué hace HP en León? Los entresijos de un centro de referencia para todo el mundo

Después de nueve años de trabajo tecnológico de alta calidad, ileon.com se ha introducido en las oficinas de HP en el Parque Tecnológico, donde casi trescientas personas conforman uno de los centros de alta calidad en España y Europa, en el que se desarrollan desde programas informáticos para gestionar hospitales hasta las interfaces de las impresoras de gran formato de HP en todo el mundo; y, desde este año, de las de impresión 3D de alta calidad.

imagen
La oficina de HP SCDS en León, donde trabajan 'cacharreando' con impresoras de Gran Formato.
Jesús María López de Uribe | 28/05/2016 - 10:30h.

Si le dicen a un leonés que en el alfoz de su ciudad se programan las impresoras de gran formato que HP vende en el mundo, casi seguro diría que le están tomando el pelo. Y si le cuentan que esa empresa está buscando gente para contratar porque no la encuentra, y preferentemente en la provincia, posiblemente pensaría que se están cachondeando de él. Pues precisamente eso mismo, aún por increíble que parezca, es lo que hace HP Inc. en su centro del Parque Tecnológico de León.

Es cierto, poquísima gente sabe que sabe que todas las impresoras de gran formato de HP —la empresa formada por los ingenieros Bill Hewlett y David Packard el 1 de enero de 1939 en Estados Unidos, y que comenzó vendiendo osciloscopios dedicados preferentemente a los técnicos de radio, y que se hizo multinacional al crear la primera calculadora electrónica de bolsillo, la HP-35 en 1972— se diseñan, programan y fabrican en España. Todas. Sin excepción. Es cierto que la fábrica y el centro I+D de HP Inc. está en San Cugat del Vallés (Barcelona), pero en León las hacen funcionar al codificar los programas internos (que se denominan 'Firmware') que las controlan, los 'drivers' (o programas que los conectan al sistema operativo de los ordenadores) y la correcta funcionalidad de su interfaz (vamos, las teclas y pantallas con las que se controlan).

En León unos sesenta ingenieros informáticos, la inmensa mayoría de ellos leoneses, han encontrado su 'paraíso' a lo Silicon Valley en HP Inc. porque pueden cacharrear al gusto, e incluso poner a prueba todos los fallos habidos y por haber (lo que en argot se llama, con perdón, 'putear') los prototipos que les envían.

La oficina de HP SCDS en León, donde trabajan 'cacharreando' con impresoras de Gran Formato.
Una de las impresoras de gran formato con las que trabajan en HP SCDS, subsidiaria de Inc. en León (nótese a la izquierda que dispone no de cuatro, sino de ocho tintas).

Por cada proyecto que les destinan desde San Cugat hay trabajo para año y medio. Un tiempo en el que tienen que estar absolutamente seguros de que una máquina que como mínimo cuesta 5.000 euros, no falle a los clientes. ¿Lo mejor de todo? No sólo trabajar en tu propia tierra, justo al salir de la Universidad, con alta tecnología, las mejores prácticas de codificación y por un sueldo más que digno si avanzas en la compañía; sino que la dirección busca todos los años gente para contratar porque se encuentran con una falta endémica de técnicos para sus proyectos. Y cada año tienen más, porque además la empresa ha entrado en el sector de la Impresión 3D y España es el país elegido para fabricar máquinas de este tipo de gran formato y alta calidad. León, junto a San Cugat, también será líder en todo el mundo con el sistema Jet Fusion 3D a partir de finales de este año.

Nueve años de consolidación y apoyo social en León

Nada más entrar al edificio Zarzuela de HP en el Parque Tecnológico de León, uno se encuentra tras la recepción un pasillo con dos grandes estancias a los lados. A la izquierda, la sección de Hewlett Packard Enterprise, donde trabaja el CDS ('Customer Delivery Services', o "Servicio de Entrega a Clientes"), que administra Centros de Procesos de Datos, Servidores y desarrolla programas a medida como el que gestiona gran parte de los hospitales españoles y está repleta de informáticos (unos doscientos). A la derecha, HP SCDS ('Solutions Creation & Development Services', o "Creación de Soluciones y Servicios de Desarrollo" en castellano), subsidiaria de HP Inc., con un montón de máquinas y cables y sus técnicos propios de programación y cincuenta ingenieros a los que apoyan otros diez en diversos lugares de España.

Hewlett Packard lleva instalada nueve años en León, en la que ha consolidado decisivamente su presencia en el polo tecnológico leonés. No es baladí que vaya a cumplir diez años en la ciudad, ya que fue una apuesta personal del entonces presidente de HP Iberia José Antonio de Paz (que es astorgano), tras crear José Luis Rodríguez Zapatero el Inteco (hoy Incibe) hace exactamente esos mismos años. Hoy otro leonés, Miguel Ángel Turrado, director general de HP SCDS, lleva las riendas. Y la mayoría de sus empleados son leoneses. Es el gran hito de la tecnología en la provincia, crear empleo de calidad y futuro.

Una de las piezas del Museo Tecnológico de HP en León: la HP-35, la primera calculadora electrónica de bolsillo de la Historia.
Una de las piezas del Museo Tecnológico de HP en León: la HP-35, la primera calculadora electrónica de bolsillo de la Historia.

El hoy mánager de HP SCDS Miguel Ángel Fernández, estudió en la Universidad de Salamanca, y lleva ya seis años en la capital leonesa. Fernández explica que la compañía ha querido siempre "involucrarse en la vida de León". "Nos importan los temas sociales, más cuando ya nos hemos asentado profundamente aquí", señalando que la filosofía de HP es desde que comenzó en Estados Unidos es "estar orientado a los clientes y estar con un pie en la vida real".

La empresa ha venido colaborando en estos nueve años con el Banco de Alimentos de León y con la Universidad de León y ha ofrecido este año charlas en ella y además este año otras dedicadas a 'Buenas Prácticas en Internet' en el Instituto Lancia y el Colegio Virgen Blanca. Este mayo pasado abrieron sus puertas a estudiantes para que fueran a conocer una de las joyas más importantes de la tecnología que existen en León: un museo promovido por Miguel Ángel Turrado con todo tipo de productos HP, desde los primeros osciloscopios de la empresa, pasando por las primeras calculadoras (incluida la de bolsillo), puestos de trabajo de los años 80, las primeras impresoras de gran formato, ordenadores portátiles, medidores portátiles de Red e impresoras personales, entre otras maravillas.

Apuesta por la Educación en Tecnología

A partir de ahora el Centro de Referencia de León quiere ser "más proactivo" su cabe, según su mánager, y hoy acoge la primera edición de 'CodeWars', un evento educativo para que los alumnos de entre tercero de la ESO y segundo de Bachillerato aprendan a resolver problemas y a trabajar en equipo. Parecerá poco, pero León es la tercera sede europea en acoger este programa que lleva 18 ediciones en Estados Unidos, pero sólo dos en nuestro continente (comenzó hace dos en Newcastle y hace uno en San Cugat). El centro de León ha contactado con todos los centros educativos leoneses y durante la mañana de hoy ha acogido unas pruebas para ellos y unas charlas para sus profesores. Fundamental conseguir que los pequeños leoneses aprendan a disfrutar con la tecnología.

HP es consciente de que va a aumentar su línea de negocio en este centro del Parque Tecnológico y está "buscando talento"

Pero no sólo León. HP es consciente de que va a aumentar su línea de negocio en este centro del Parque Tecnológico y está "buscando talento". Hace años creó un Observatorio de Proyectos de Fin de Carrera en las Universidades de León, Oviedo y Salamanca que en 2016 revisó una treintena, y sobradamente más de un centenar desde que comenzó. Esta es una de las líneas de descubrimiento de ingenieros con ingenio, pero también tienen un programa de formación y empleo directo como el LFPS ('Large Format Printing School', una escuela de formación sobre las tecnologías que usan sus Impresoras de Gran Formato).

En el mes de septiembre HP, dentro de este último programa, se acerca a la Universidad de León y escoge diez alumnos que han terminado su ingeniería, o están con el Proyecto Fin de Carrera, para enseñarles en sus instalaciones principalmente técnicas de programación en C++ y C# durante cinco semanas de forma intensiva. Este programa lo tiene la Universidad de León en exclusiva. Cuatro de ellos se quedan en la empresa cada año con contrato indefinido. En las dos ediciones que lleva activa, ocho alumnos leoneses han conseguido trabajo "incluso alguno antes de terminar la formación", según cuenta Miguel Ángel Fernández. "Al final nosotros tenemos cada vez más trabajo y necesitamos gente, no la encontramos y por eso tenemos que ir a buscarlos", explica.

HP, en León para conseguir paro cero en informática

"La informática, la programación, es el trabajo del futuro, los puestos no se acaban, sino que cambian de sector". Fernández pone como ejemplo el almacén de Benetton, "en el que hoy trabajan sólo cinco personas, que manejan la línea de expedición y los robots, con lo que están muy especializados; pero para poder conseguir hacer funcionar este almacén tecnológico han tenido que trabajar muchos otros técnicos, ingenieros e informáticos para crearlo. El trabajo del futuro no está en los almacenes, sino en desarrollar la tecnología que los maneja".

El edificio de HP en León está situado en un paraje sosegado en el Parque Tecnológico.
El edificio de HP en León, situado en un paraje sosegado en el Parque Tecnológico.

"Es verdad que tenemos un bendito problema, que el Polo Tecnológico de León es desconocido, y que tenemos más proyectos que personal que los puedan afrontar. Realmente no se hace nada parecido a esto y es necesario encontrar gente que esté preparada y sea proactiva para trabajar en ello". La intención de futuro de la compañía es "mantener cuatrocientos empleos de calidad en León" y el deseo de Fernández es que "consigamos el paro cero entre los informáticos no solo de aquí sino en todo el noroeste de España".

Al ver el Edificio Zarzuela de HP y conocer sus entresijos es fácil que le venga a uno a la mente la frase legendaria de la película Campo de Sueños, "si lo construyes, él vendrá". Es notable que hay una gran posibilidad de conseguir un buen empleo en él. Es justo como un paraíso incluso para su mánager: "Aquí encontré el trabajo que deseas y que crees que es una utopía".

¿Pero cómo es entrar en HP de forma indefinida?

El itinerario de un joven estudiante que haya conseguido superar el proceso de selección, por ejemplo con la LFP School (y los que no lo hicieron, aparte de tener en el curriculum la formación por parte de HP, todavía podrían conseguirlo si aumentara el flujo de trabajo con nuevos proyectos en León), es comenzar a cobrar unos 15.000 euros brutos al año. Unos mil euros limpios al mes. Pero son empleados 'junior' que si lo van haciendo bien —y buenos son los que escogen—, van subiendo de categoría cada año. Así que en cinco años tienen un sueldo más que digno y en su propia ciudad donde el nivel de vida no es el de Madrid o Barcelona. Y para trabajar con prototipos y cacharrear con ellos. Incluso al periodista que escribe de tecnología se le ponen los dientes largos.

"Hacemos amigables las máquinas para el ser humano"

El trabajo que el centro de Hewlett Packard realiza en León viene especificado desde la Central en Estados Unidos y España. En la parte de programación y servidores (la oficina de la 'CDS' de Hewlett Packard Enterprise), programar, solventar incidencias en el software y gestionar flujos de Internet. En la sección de HP SCDS, la subsidiaria de HP Inc. (la de las impresoras de gran formato), programar, comprobar electrónicas y varias cosas más que se resumen en "hacer amigables las máquinas para el ser humano".

Miguel Ángel Fernández explica que "León recibe los requisitos de cada proyecto para afinar el Firmware, el código de control interno de la máquina, y los de los interfaces de usuario que vienen predefinidos por los equipos de márketing. Hay que tener en cuenta que cada una de ellas tiene unos usos y costumbres diferentes, no es lo mismo un gabinete de diseño o arquitectura que una empresa de cartelería, depende mucho de si el usuario está sentado o trasladándose de pie entre ellas".

El objetivo de León es dar soluciones a desarrollos y prototipos que provienen de la planta catalana San Cugat del Vallés, donde trabajan ingenieros industriales, electrónicos, mecánicos y químicos (las impresoras usan tintas, y la tinta es un producto químico que si se mejora puede ahorrar mucho dinero al usuario; hay que recordar que éstas se consideran en el acervo popular informático "más caras que la sangre de unicornio"). O de lo que les ordenen desde las sedes de Madrid o la central de Estados Unidos. Los ingenieros informáticos e industriales leoneses se dedican a ser una extensión del laboratorio de I+D de Barcelona que les envía los 'cacharrines' (o más bien 'cacharrones') ofreciendo, gracias a ser una ciudad tranquila, una visión más reposada y sosegada de las soluciones que se requieren para que todas las impresoras de gran formato de HP en el mundo funcionen a la perfección.

Las salas de reuniones de la oficina SCDS subsidiaria de HP Inc. en León se llaman 'Astorga' y 'Riaño'.
Las salas de reuniones de la oficina SCDS en León se llaman 'Astorga' y 'Riaño'.

En la sala de HP Inc. en León, cualquier aficionado a la tecnología disfrutaría como un enano. Al fondo los 'coders' (los programadores) y una serie de máquinas sobre las que otros trabajan. Y si es leonés, más aún, puesto que hay fotografías murales de monumentos y paisajes leoneses y la salas de reuniones se llaman 'Astorga' y 'Riaño' e incluso los trabajadores hacen un concurso de fotografías sobre temática leonesa. Claro, son de aquí.

Entre esas máquinas se ven cosas enormes, con ocho tintas, con rodillos de metros de largo, e incluso una con 48 cabezales en 8 bancadas de seis cada una. Una 'pequeñez' llamada DesingJet Wide XL, como la otra docena que se reparten por la sala. Pero también se ve gente sonriente y atenta a su trabajo. Y a las siete y pico de la tarde.

Preguntado 'al asalto', uno de los técnicos que anda trasteando con la máquina anterior si es feliz y como se siente en HP Inc. no duda en contestar: "¿Cómo me voy a sentir? Totalmente feliz, ten en cuenta que hace siete años me escogieron para trabajar aquí y yo soy de León. Cacharreo con las máquinas, tengo un buen sueldo y estoy en mi ciudad. Esto jamás lo hubiera pensado viendo cómo están las cosas en la provincia hasta que me pasó. Y además me lo paso genial, es el trabajo para una vida".

"Aquí encontré el trabajo que deseas y que crees que es una utopía"

— ¿Pero esto no lo dices porque está delante el jefe y estás a punto de irte para casa?

— Llevo más tiempo que él aquí, y si te soy sincero es cierto que uno está cansado y necesita ir a casa a descansar, pero lo que me pasa es que lo único en que pienso es en volver mañana. Este trabajo es realmente muy divertido y no lo cambiaría por nada del mundo.

Va a ser cierto que HP debe ser el paraíso en la tierra del informático. Y también para León si sigue creando empleo de alta calidad y futuro. Pese a lo doloroso del asunto, no parece mal negocio para este siglo XXI cambiar la minería del carbón por la ingeniería informática y la tecnología. Quien sabe si algún día un tecnólogo consigue conjugar las dos para conseguir reabrir la primera. Desde luego, sin ellos aquí sería infinitamente más difícil. Y parece que hay seguridad de que haya trabajo en HP para muchos, muchos años.

Y de conseguir un buen empleo duradero si los niños (y niñas, que tienden a ser diferentes en esto de programar, lo cual es una cualidad muy valorada, y deben perderle el 'miedo') leoneses apuestan por estudios tecnológicos. Que tomen nota padres e instituciones educativas.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario