Quantcast

MEDIO AMBIENTE

El carea leonés ya es pura raza española

El reconocimiento oficial del también denominado perro leonés de pastor es una vieja reivindicación que se hizo realidad este mismo martes, tras la publicación en el BOE de su inclusión como raza pura española

imagen
ileon.com  | 10/08/2016 - 16:02h.

El carea leonés, también denominado perro leonés de pastor, un animal autóctono de la provincia de León, es desde ayer, martes, una raza pura española. Un reconocimiento que lleva años haciéndose esperar y que, por fin, se oficializó este mismo martes tras su inclusión en el BOE (Boletín Oficial del Estado) en esta denominación, que también han obtenido el podenco paternino y el podenco valenciano.

El reconocimiento oficial del carea leonés es una vieja reivindicación que desde años se ha intentado lograr desde distintas instituciones, entre ellas la Real Sociedad Canina Española, que ya incluyó a este perro dentro de los grupos étnicos españoles.

 

Este can, de tamaño medio y con una alzada en cruz entre 48 y 55 centímetros en machos y 45 y 52 centímetros en hembras, es activo y siempre alerta, ágil y ligero. De pelaje completamente negro o leonado en el rostro y hocico prominente, la función principal de este animal es la del manejo y guía de los rebaños. Tanto es así, que incluso la Real Academia Española de la Lengua (RAE) en su diccionario reconoce el verbo carear como "dirigir el ganado hacia alguna parte".

Esta raza, cuyo rostro refleja una expresión que denota viveza e inteligencia, se dedica principalmente a controlar el ganado porque tiene una disposición innata para ello, además de gran capacidad de atención y aprendizaje. Son también incansables en su trabajo,  pese a las condiciones climatológicas adversas a las que tienen que enfrentarse en la provincia de León, tanto por frío como por calor. Dentro de su temperamento, destaca su apego al dueño y la obediencia a sus órdenes, y la defensa y protección del rebaño.

Una vez logrado este reconocimiento, el carea leonés o perro leonés de pastor se enfrenta ahora a otro reto, quizás incluso mayor, ya que su futuro puede verse amenazado por la imparable reducción del número de rebaños o ganado ovino en pastoreo y también por la posible inclusión de otras razas extranjeras que pudieran sustituirle en sus labores.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad