Quantcast
psicología

Explorar nuestra sexualidad

El próximo martes, 7 de marzo, comenzará este curso, que se llevará a cabo por José Manuel Diez, antropólogo social y cultural y Miguel Ángel Cueto, psicólogo clínico y director de Cepteco, a quienes entrevistamos.

imagen
ileon.com  | 01/03/2017 - 08:24h.

El día 7 de marzo comenzará el curso titulado 'Explorar nuestra sexualidad' que se llevará a cabo por José Manuel Diez, antropólogo social y cultural y Miguel Ángel Cueto, psicólogo clínico y director de Cepteco, a quienes entrevistamos:

¿Qué objetivos tiene este curso?

Pretende enseñar nuestro mundo y expresión sexual explorando los caminos de nuestras emociones, ideas y conductas sexuales desde el punto de vista psicológico y antropológico. Generar un mayor conocimiento de nuestra sexualidad y la diversidad cultural en torno al hecho sexual humano desde el propio ciclo vital, afirma Miguel Ángel Cueto.

Aspira a ser un foro donde se pueda hablar de la sexualidad desde una perspectiva científica y cultural, incluyendo la diversidad de comportamientos y de significados.

¿A quién va dirigido?

Tanto al público en general como a profesionales y especialistas. A personas mayores de edad interesadas en el conocimiento sexual, en mejorar sus relaciones sexuales y de pareja y en tratar de dilucidar (sin diagnosticar) con qué tipos de personas convivimos en sociedad e intimidad. Parejas que deseen una mejor comunicación y un mayor conocimiento de su sexualidad.

Para profesionales y especialistas (psicólogos, médicos, terapeutas, antropólogos, trabajadores sociales, profesores, educadores...) para ampliar sus conocimientos y que les sean útiles en su actividad profesional, afirma el director de Cepteco. Está avalado por la Sísex (Sociedad Internacional de Especialistas en Sexología) de la que también es Director.

¿Cuándo comienza, dónde, qué método va a desarrollar y cuál va a ser el coste?

Lo llevaremos a cabo en Cepteco. Comenzará el martes, 7 de marzo, y se llevará a cabo los martes siguientes (14, 21 y 28 de marzo y el 4 y 11 de abril) en horario de 19,30 a 21 h.

Este curso se configura como charlas y encuentros con reuniones dialógicas con participación de los asistentes después de una introducción sobre cada tema. Así mismo, en los diferentes días se proyectarán secuencias y fragmentos de películas que servirán de ilustración al tema tratado y que serán objeto de debate y comentarios. Pretende crear un ambiente propicio, al margen de las urgencias cotidianas, fomentar la puesta en común y estimular la expresividad y el diálogo abierto y sin prejuicios. Se ayudará a superar mitos y a mejorar nuestro conocimiento sexual.

Se ha pretendido un coste social dado que será de 50 euros por persona, 75 euros por pareja, y para estudiantes y parados 25 euros. Lo llevaremos a cabo en un grupo reducido.

¿Cuál es el punto de vista antropológico desde el que 'Explorar nuestra sexualidad'?

Los antropólogos, afirma José Manuel Díez, estudiamos la cultura humana y la sexualidad es un aspecto fundamental, que no pocas veces los científicos sociales han descuidado y velado en sus estudios. Como dice José Antonio Nieto, no hay sociedad sin sexualidad, ni tampoco concebimos sexualidad sin una perspectiva social. A los antropólogos nos corresponde estudiar la diversidad cultural, cómo los grupos humanos ofrecen distintas respuestas, cómo hay una gran variedad de opciones y, por lo tanto, de decisiones, tanto colectivas como individuales, acerca de nuestra sexualidad.

¿La sexualidad no es algo natural, algo común a toda la especie?

Sí y no. Veámoslo a través de una analogía con la alimentación. Todos los humanos necesitamos comer, todos somos omnívoros. Sin embargo, qué gran variedad de culturas culinarias, de tabúes, preparaciones, alimentos, ¿verdad? Desde la primera decisión, la de comer o no comer, hasta qué y cuándo comer... Con la sexualidad es muy similar. Hay muy diversas formas de entenderla y de vivirla, afirma el antropólogo.

Desde el punto de vista psicológico, ¿qué objetivos pretende este curso?

Conocer la respuesta sexual humana y sus fundamentos biológicos durante el ciclo vital, procurar herramientas teóricas y prácticas para explorar nuestros horizontes sexuales, invitar a la reflexión sobre el tema sexual y de la pareja en general y del amor en particular, incidiendo en los aspectos que más le conviene a nuestro bienestar personal y salud mental, afirma el psicólogo.

Amamos como nos han amado, mejoramos en las relaciones de pareja en función de nuestro crecimiento personal y nuestra sexualidad polimorfa nos hace seguir una serie de cauces personales para mejorar o complicarnos nuestra relación afectiva.

Póngame un ejemplo de esa diversidad cultural en el aspecto sexual.

Mire, un clásico: los huaorani, en la Amazonía ecuatoriana, viven en pequeñas comunidades, casas largas, y son muy sensuales, son proclives al contacto físico, no centran su placer en la actividad genital y sus relaciones íntimas están poco erotizadas. Por el contrario, la actividad, digamos, coital heterosexual, está fundamentalmente orientada hacia la procreación, son "dos haciendo", "dos que duermen como uno". Es una perspectiva que difiere notablemente de la que suele ser normativa en nuestras sociedades, comenta José Manuel Diez.

En la sexualidad, ¿todo vale?

De manera similar a otros ámbitos de la vida en común, afirma José Manuel Diez. En cuanto a las prescripciones, los consejos, las prohibiciones, hay sociedades que pautan y constriñen más la sexualidad que otras, lo que conlleva una tensión entre el deseo individual y la sexualidad prescrita, prohibida o pautada, lo que está bien y lo que está mal, lo que debe hacerse y lo que no, y con quién. La cultura consiste en esas convenciones, que pueden ser normas explícitas, como las leyes, o implícitas, no escritas y con un mayor grado de indeterminación. La cultura no es, como ha podido plantearse desde un tipo de funcionalismo, un todo homogéneo y pacífico. La cultura se contesta, también desde dentro. Fíjese por ejemplo en las reivindicaciones de los últimos decenios, acerca del matrimonio homosexual, las identidades sexuales emergentes, los derechos de las personas transgénero, intersexuales, etc. Las convenciones cambian, no sin esfuerzo y dificultades. Lo interesante es apreciar la plasticidad cultural, los márgenes, el cambio, los conflictos, la variedad de posibilidades.

¿Qué contenidos se van a llevar a cabo en este curso?

Comenta Miguel Ángel Cueto que vamos a analizar los conceptos del sexo, el género, los vínculos afectivos y sexuales que hacen que una pareja se una, la diversidad sexual, la respuesta sexual humana y los fundamentos biológicos que la sustentan, los estilos sexuales y las relaciones sexuales y de pareja.

¿Qué le puede ofrecer un antropólogo a alguien que desee explorar su propia sexualidad?

José Manuel Diez afirma que pretende acceder a un corpus de conocimiento, a los estudios de los antropólogos que han tratado la sexualidad. Y, con ello, valorar la diversidad. Las culturas no pueden ser cárceles, ni son islas. La cultura es una herramienta fabulosa, inherente a nuestra condición humana, con la que dar formas variadas a la acción social y a nuestras prácticas, en este caso sexuales. La variabilidad cultural es una característica de nuestra especie. Conviene conocer las naturalizaciones a las que sometemos unas prácticas que son convencionales, aunque no por ello arbitrarias. Ello nos permite desembarazarnos de los determinismos y de los esencialismos, y abrirnos a nuevas posibilidades, individuales y grupales. No es tanto que otras formas de sexualidad sean posibles, sino que son, existen, han existido y existirán, y, aunque tenemos unas limitaciones, en ese terreno de juego podemos jugar el partido de la sexualidad con estilos diversos.

Más información

Teléfono 987261562

publicidad
publicidad
publicidad