Quantcast

MÁS SEQUÍA

Medidas drásticas para garantizar el agua en los grifos de León capital, Astorga y el Órbigo

La Comisión de la Sequía acuerdó hoy rebajar aún más los caudales ecológicos de los ríos que dependen de los pantanos de Los Barrios de Luna y Villameca, completamente extenuados, e pide al Ayuntamiento leonés que priorice el agua que llega del Porma a través de la depuradora. Con estas medidas, CHD afirma que se garantiza el agua de consumo hasta febrero incluso sin que caiga una gota más.

imagen
Un rudimentario columpio que la sequía ha dejado a la vista en el pantano de Luna, con el puente de Fernández Casado al fondo. / Foto María José Costales
ileon.com  | 06/10/2017 - 16:27h.

La Comisión Permanente de la Sequía de la cuenca del Duero se ha reunido hoy en la sede de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) en Valladolid para adoptar una serie de medidas, aún más drásticas, motivadas por la sequía, consistentes enla reducción del caudal circulante en determinados casos donde las escasas reservas de los embalses puedan comprometer a corto plazo -si no se registran lluvias abundantes- el abastecimiento humano.

Y en tal caso se encuentra la capital leonesa, Astorga y parte de la comarca del Órbigo, así como las ciudades de Palencia y Valladolid. En los casos de León, desde el mes de abril ya se viene alertando de la situación, entonces con recomendaciones ante previsiones preocupantes que los propios ayuntamientos tenían que asumir.

Según explican en una nota de prensa, en el caso de Astorga, con una población próxima a los 11.000 habitantes y un consumo medio estimado de 30 litros por segundo, se abastece del embalse de Villameca, en la cuenca del río Tuerto, que en la actualidad acumula tan solo 2,6 hectómetros cúbicos y apenas registra entradas de agua. Pero además, el bajo volumen provoca que el agua tenga una calidad deficiente.

Tras estudiar las circunstancias, la Comisión ha decidido disminuir el desembalse desde este mes excusivamente al caudal demandado por la ciudad de Astorga, es decir, los mencionados 30 litros por segundo. La medida se completa con una reducción del caudal ecológico del Tuerto hasta alcanzar los 60 litros por segundo, de manera que el abastecimiento quedaría garantizado al menos hasta febrero, incluso si no se produjeran lluvias.

Durante el encuentro, los técnicos de la CHD han señalado que de no llover de forma copiosa en los próximos meses pueden acaecer otras situaciones similares en los sistemas de la cuenca del Duero cuyos embalses retienen volúmenes más bajos, como el Órbigo, Carrión y Pisuega-Bajo Duero, para lo que hay previstas acciones concretas.

Respecto al río Órbigo, con 16 hectómetros cúbicos de reserva en el embalse de Los Barrios de Luna, la Comisión de la Sequía ha acordado reducir también su caudal ecológico en circulación desde los 3,2 metros cúbicos actuales hasta los 2,5, a la altura de la localidad de de Santa Marina del Rey.

Pero la situación también afectará a la ciudad de León, que se abastece parcialmente de este río. Por eso, CHD pide al Ayuntamiento que priorice el caudal de agua captado por su Estación de Tratamiento de Agua Potable desde el río Porma, para hacer frente a esta contingencia del Órbigo mientras no haya precipitaciones significativas que incrementen el volumen del citado embalse de Luna.

Cabe recordar que en el amplia área de la provincia perteneciente a la cuenca de la Confederación Hidrográfica del Sil, esta misma semana ya se ha activado igualmente la alerta por sequía tanto en la comarca del Bierzo como en la de Laciana.

Por otro lado, los asistentes al encuentro han estudiado las solicitudes de riegos adicionales presentadas en determinadas zonas de la cuenca para mitigar el efecto sobre los cultivos de altas temperaturas de las últimas semanas. El acuerdo pasa por autorizarlos en aquellos casos en que no se haya agotado la dotación asignada y no detraiga agua de los caudales ecológicos, por lo que no podrán aplicarse en los anteriores sistemas. Eso quiere decir que ni en el Órbigo ni en las zonas que dependan de Villameca habrá riesgos extraordinarios.

Palencia y Valladolid también

Ya fuera de la provincia de León, en el río Carrión –que suministra a Palencia, Medina de Rioseco y parte de Valladolid-, desde este mes de octubre se van a reajustar los caudales ecológicos desde el mes de noviembre, pasando de 2,5 metros cúbicos por segundo a 2, medidos a la altura de la localidad de Celadilla, ya que los dos embalses del sistema han concluido la campaña con 24 hectómetros cúbicos, dentro de los términos previstos.

El Pisuerga, con 35 hectómetros cúbicos almacenados a final de campaña en sus tres embalses -Requejada, Cervera y Aguilar- no presenta una situación acuciante. En la reunión de noviembre se valorará un descenso del caudal ecológico circulante a partir de diciembre, para asegurar el abastecimiento de la mitad de la capital vallisoletana Escasez de reservas

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad