Quantcast

INCENDIOS FORESTALES

Sindicatos y Podemos piden a la Junta un operativo antiiencendios activo todo el año

UGT reclama más medios que mantengan "limpios" los bosques; CSI-F exige una ley marco de agentes medioambientales y Podemos acusó a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de "improvisar" en una campaña que está siendo "devastadora".

imagen
Foto @briftabuyo
Ical | 17/10/2017 - 16:38h.

El sindicato UGT exigió hoy más medios para la prevención y extinción de incendios forestales en Castilla y León y lamentó los "terribles" fuegos desatados en las últimas horas en Galicia y que afectaron también al oeste del Bierzo, en Sobrado y Balboa. Aseguró que no se combaten, sino que se deben prevenir con una política forestal "integral y sostenida en el tiempo", que mantenga "limpios" los bosques.

"Es preciso que se inviertan los términos actuales de manera que el 80 por ciento de los recursos se inviertan en la prevención de los incendios, y el resto, en la extinción, manteniendo el operativo de la lucha contra incendios los 365 días del año", aseguró UGT, que reclamó además que se mejoren los recursos técnicos actuales, con mayores dotaciones de equipos, personal "especializado" y medios de transporte "adecuados".

En ese sentido, la organización sindical consideró que deben aumentar las plantillas de las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF), así como el número de efectivos con que actualmente cuenta el operativo (4.350), de los que solo 1.913 se dedican a la extinción propiamente dicha. De ellos, 467 pertenecen a las cuadrillas helitransportadas, 1.223 profesionales de cuadrillas terrestres, dedicadas a tratamientos selvícolas, extinción y patrullaje, y 223 en tripulaciones de medios aéreos (aviones y helicópteros) y maquinaria pesada.

"Tan importante es dimensionar adecuadamente los efectivos como mejorar sus condiciones de trabajo y empleo, aspectos ambos íntimamente ligados a la calidad del empleo", explicó UGT, que denunció "serios incumplimientos", tanto en las medidas de seguridad y salud de estos trabajadores como del convenio colectivo vigente desde enero de 2016.

Finalmente, advirtió de que mejorar el operativo de prevención y extinción de incendios pasa necesariamente por "dignificar" las condiciones de trabajo de estos trabajadores, asegurarles mayor estabilidad en el empleo y mayor reconocimiento social de una labor "dura" y "peligrosa".

CSI-F

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclamó por su parte a la Junta de Castilla y León la creación con "urgencia" de un operativo contra incendios público, que se mantenga todo el año, con personal "suficiente" y unas condiciones laborales reconocidas y dignas. También exigió una ley marco de agentes medioambientales, o la creación del cuerpo que se integre totalmente en el 112 de Emergencias. Además, insistió en la necesidad de reforzar el papel de los agentes medioambientales como policía administrativa y judicial, para investigar los incendios provocados.

Asimismo, demandó un operativo "real" de prevención y extinción de incendios para todo el año, que sea un "verdadero servicio esencial", como así está definido en la Ley de Protección Ciudadana de Castilla y León. "Son muchos los trabajadores del operativo que denuncian que se han visto obligados a seguir de servicio, rozando la legalidad con interminables jornadas para cubrir las necesidades de extinción de incendios; mientras que muchos otros, paradójicamente, se iban al paro el pasado 30 de septiembre".

La administración, según el sindicato, tiene que asumir las alteraciones climatológicas que, por desgracia, cada vez son más comunes y que provocan incendios durante todo el año, lo que exige una prevención adecuada y con una dotación de recursos suficientes, para extinguir con eficacia y contundencia los incendios en su inicio y no dejar que se extiendan", afirmó CSIF, que reclamó que la inversión de la Junta en prevención se acerque, al menos, a la media de otras comunidades, "puesto que Castilla y León es la última en inversión por hectárea con cinco euros. Galicia siete veces más, o Cataluña 14 veces más".

Prospuso que las plantillas estén al 100 por 100 de ocupación, cubriendo todas las vacantes de todas las categorías del operativo de extinción de incendios por concurso-oposición. "Esto supone estabilidad y profesionalización para el personal de un servicio esencial, en el que se debe acabar con el actual empleo precario, con contratos de tres y cuatro meses como máximo, para trabajos con mucho riesgo, responsabilidad y peligro. Los contratos deben tener un mínimo de seis meses, tendiendo progresivamente a durar los 12 meses del año".

Para CSIF, es necesaria una ley marco de agentes medioambientales y una modernización y organización de estos y de los celadores de medio ambiente; o la creación del cuerpo de agentes medioambientales, que debe incorporarse de manera integral al 112 de emergencias. Además, dado su carácter de policía administrativa y judicial, se tiene que potenciar su papel y su trabajo en la investigación de los incendios provocados, y en las denuncias y atestados. "Todo esto es prevención", reafirma esta organización sindical independiente.

"Defendemos la formación en seguridad y el establecimiento de la segunda actividad para la plantilla de la Junta de Castilla y León, que está envejecida por la falta de Oferta de Empleo Público. No es de recibo que personal que ha dado los mejores años de su vida en la extinción de Incendios se tenga que ir a la calle por un reconocimiento médico a los 50 años,", critica CSIF.

"Creemos necesaria la creación de la categoría de bombero forestal (como existe en Andalucía, Galicia, La Rioja y Extremadura); o bien el reconocimiento de unas brigadas de emergencia, como hay en la Comunidad de Valencia", recalcó. "La modernización de los vehículos, que han quedado obsoletos, y de los medios materiales, que son insuficientes y no han sido repuestos en los últimos diez años, es otra de las urgentes reivindicaciones que afectan a la operatividad de las acciones anti incendios y a la seguridad de los trabajadores".

En definitiva, CSIF exigió la actualización del Plan de Protección Civil ante Emergencias por Incendios Forestales en Castilla y León (Infocal), de 1999; la modificación del Real Decreto sobre la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales; y la mejora de las condiciones y refuerzo de la plantilla de empleados públicos, que ahora es mucho más escasa y está envejecida.

El sistema 'flexible' que parece defender la Junta de Castilla y León no garantiza la consolidación de empleo de calidad, vinculado a la propia defensa contra los incendios forestales y al medio rural, según CSIF, como sí ocurre en comunidades vecinas como Extremadura, La Rioja o Galicia.

"En CSIF queremos un servicio que asuma la prevención y defensa contra incendios forestales de forma integral, estable, pública, que esté debidamente formado y dimensionado, y que permita consolidar el empleo del personal afectado que desempeña estas peligrosas funciones, que afecta a los agentes medioambientales y forestales, celadores, conductores, bomberos forestales fijos-discontinuos e ingenieros forestales y de montes".

Podemos

El portavoz del Grupo de Podemos en las Cortes, Pablo Fernández, solicitó que la prevención en materia de incendios se lleve a cabo durante todo el año con limpieza y desbroce de montes y acusó a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de "improvisar" en una campaña que está siendo "devastadora" en Castilla y León. "Han expirado contratos del personal para extinguir los fuegos en octubre y la gente que participa en estas tareas lo está haciendo en condiciones de precariedad extrema", aseguró.

Para Podemos, es preciso que exista una "mayor diligencia" dado que la campaña de extinción de incendios está siendo "devastadora" en Castilla y León y aprovechó para mostrar su apoyo a todas las brigadas y el operativo desplegado. "Les enviamos a todas estas personas nuestro ánimo por que están haciendo todo lo que pueden para apagar los fuegos con medios precarios", apuntó.

A su vez, Pablo Fernández sostuvo que aunque la "culpabilidad" de la proliferación de los fuegos en la Comunidad "es de los pirómanos", la responsabilidad de la falta de prevención "y las políticas de parches" que impiden una planificación adecuada "es de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, por más que el consejero intente negar la mayor, vendernos la moto y hacernos comulgar con ruedas de molino".

"Las imágenes vistas ayer de los incendios en El Bierzo eran terroríficas y apocalípticas y es lamentable que el consejero acuda en traje solo para hacerse la foto", criticó, al tiempo que señaló que se debe poner en marcha un paquete de medidas globales para evitar que se repita un año plagado de montes quemados desde hace varios meses.

Así citó la posibilidad de que se trabaje todo el año y especialmente en verano para prevenir incendios; apostar por la ganadería extensiva también como forma de prevención al eliminar vegetación; establecer programas de repoblación de las zonas que más se queman para cuidar los montes; realizar una labor de "concienciación absoluta" para que no se produzcan incendios intencionados; y que la ley del suelo no permita en ningún caso que se urbanice a los pocos años en zonas que han sido quemadas.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad