Quantcast

Política leonesa

El cáncer poblacional de la Región Leonesa le dejará con 4 procuradores menos las próximas elecciones

El Colectivo Ciudadanos del Reino de León advierte que en 2019 León y Salamanca verán desaparecer al menos sendos parlamentarios en las Cortes autonómicas, sumados a otros dos ya cedidos desde 1983, mientras Castilla habrá ganado un asiento allí donde se ejerce el poder de la actual Comunidad autónoma.

imagen
Foto: Bomberos de León
ileon.com  | 16/12/2017 - 19:00h.

El cáncer poblacional sigue causando estragos en las provincias leonesas, dentro de la Región Leonesa, hasta el punto de que, en comparación con las primeras elecciones autonómicas de 1983, en las próximas elecciones de 2019 solo habrá tres provincias en las Cortes autonómicas que hayan disminuido su número de representantes. Se tratará, precisamente, de todas las provincias leonesas, es decir, León, Zamora y Salamanca, según explica en un comunicado el Colectivo Ciudadanos del Reino de León (CCRL).

En el lado opuesto, añaden con las cifras en la mano, se sitúa la provincia de Valladolid, que ha aumentado un procurador en el Parlamento autonómico desde que la comunidad de Castilla y León iniciase su andadura en 1983, fruto de su aumento poblacional. Por su parte, las provincias castellanas de Ávila, Burgos, Palencia, Segovia y Soria mantendrán en 2019 el mismo número de representantes que poseían en los primeros comicios autonómicos.

"De esta manera, se puede afirmar que, dentro del Parlamento autonómico, la Región Leonesa cada vez pinta menos y Castilla cada vez pinta más", lamentan desde el Colectivo Ciudadanos del Reino de León en el comunicado de prensa. Así, en comparación con las primeras elecciones autonómicas, en las próximas habrá al menos 4 representantes menos de las provincias leonesas, mientras que por Castilla habrá un representante más; una situación que incluso podría ser peor si el actual ritmo de despoblación aún se acrecienta.

El reparto de la 'tarta'

Esto supone que, si en 1983 los representantes elegidos por la Región Leonesa suponían el 40'5% del total autonómico, en 2019 pasarán a ser solo el 37'0%. En sentido opuesto, la parte castellana de la autonomía tiene cada vez más voz en el parlamento autonómico, habiendo pasado de representar el 59'5% en 1983, al 63'0% que representará en las próximas elecciones autonómicas.

Si a eso se suma que Valladolid ya ostenta prácticamente todo el poder, y la abrumadora mayoría del empleo de la máquina administrativa autónomica, la situación es poco alagüeña para una Región leonesa en la que cada vez hay menos personas y que tendrá menos capacidad de presión de cara al futuro.

Estos hechos son consecuencia directa de la despoblación de la Región Leonesa o País Leonés tras los últimos datos de población que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE), dado que el reparto de procuradores se hace desde un número fijo de 3 por provincia, más otros que varían en función de la población, en base a las porciones de 45.000 habitantes que tenga cada provincia (o porciones superiores a 22.500 para fijar el último procurador).

"Castilla y León es un mal negocio para la Región Leonesa"

De esta manera, la pérdida de más de 130.000 habitantes entre las tres provincias leonesas desde su inserción en la autonomía de Castilla y León en 1983, ha conllevado que León, Zamora y Salamanca hayan ido perdiendo representantes en las Cortes autonómicas a medida que han bajado de las porciones poblacionales fijadas en el Estatuto para el reparto de procuradores.

Por ello, desde el Colectivo Ciudadanos del Reino de León (CCRL) consideran estos datos "la evidencia de que la autonomía de Castilla y León es un mal negocio para la Región Leonesa. Cada vez tenemos menos población y perdemos más peso en todos los sentidos, mientras la Junta mira hacia otro lado. Se hace necesaria una autonomía propia que englobe a Salamanca, Zamora y León, de manera que podamos gestionar nuestros recursos directamente, sin tener que pasar por caja en Valladolid".

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad