Quantcast

ABUSOS SEXUALES EN LA DIÓCESIS DE ASTORGA

El obispo de Astorga asegura que la investigación sobre los abusos sexuales en La Bañeza sigue abierta

El prelado recalca no obstante que el cura José Manuel Ramos Gordón es un "caso cerrado" porque "nadie puede ser juzgado dos veces por los mismos actos". La Diócesis pondrá en marcha un nuevo protocolo de prevención y actuación en caso de abusos.

imagen
El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, en una imagen de archivo. Foto: astorgaredaccion.com
ileon.com/ical | 25/01/2018 - 17:20h.

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, ha comparecido este jueves en Ponferrada en un desayuno con la prensa, su primera comparecencia pública desde que salió, con la cara pixelada, en el programa de Salvados dedicados a los abusos sexuales habidos en la diócesis astorgana.

Además de abordar otros asuntos el responsable católico respondió a preguntas sobre los abusos sexuales habidos en el antiguo Seminario de La Bañeza y que valieron una condenaal sacerdote Ramos Gordón de "privación del oficio de párroco durante un periodo no inferior a un año (...) y desarrollará labores asistenciales a favor de los sacerdotes ancianos e impedidos, así como otras tareas caritativas". Y todo a raíz de una denuncia realizada directamente ante El Vaticano por un antiguo seminarista, que obligó a la diócesis astorgana a abrir una investigación.

Según el obispo el caso del cura Ramos Gordón se trata de un "caso cerrado", porque "nadie puede ser juzgado dos veces por los mismos actos".

Además, Menéndez defendió la "investigación exhaustiva" de los hechos que se ha llevado a cabo en la Diócesis, con la recepción de los exseminaristas y de los exalumnos del colegio por parte del obispo aunque los afectados denunciaran recientemente que desconocían el transcurso de la misma.

Esta investigació, según el obispo, aún se encuentra en marcha de acuerdo con los protocolos dictados por la Santa Sede, por lo que Menéndez apeló al "secreto pontificio" para no ofrecer detalles al respecto. Sí recordó en cambio, que los sacerdotes y catequistas que se relacionen con menores deberán acreditar con un certificado de penales la ausencia de delitos de este tipo en su historial. Además, aseguró la Diócesis pondrá en marcha un nuevo protocolo de prevención y actuación en caso de abusos.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad