Quantcast

martes 27 de febrero

'La magia curativa del silencio', nueva charla en Cepteco por el bienestar emocional

El próximo martes 27 de febrero tendrá lugar en Cepteco la segunda charla dentro del III ciclo de charlas-coloquio gratuitas con el título genérico 'Por el Bienestar Emocional'.

imagen
ileon.com  | 19/02/2018 - 14:48h.

El martes 27 de febrero tendrá lugar en Cepteco la segunda charla que se realiza dentro del III ciclo de charlas-coloquio gratuitas con el título genérico Por el Bienestar Emocional que este centro está organizando. Esta segunda charla-coloquio tiene el título de La magia curativa del silencio y se llevará a cabo por Valentín Turrado, instructor de meditación y voluntario del Teléfono de la Esperanza desde su nacimiento en la ciudad de León, y que este año cumple 10 años de presencia, a quien entrevistamos:

¿Por qué es tan importante el silencio?

Vivimos en una sociedad de ruidos, algarabías. Nos sobran muchas palabras, muchas ideologías y muchas creencias, que lo único que hacen es enfrentarnos y dividirnos.

¿Y eso por qué es así?

Por algo muy simple: el ser humano está empeñado en buscar la felicidad fuera de sí. Si tengo un trabajo determinado, un coche de alta gama, una casa amplia, una buena cuenta corriente, una pareja hermosa, un buen prestigio social, seré feliz.

¿Y?

No hay que ser muy lince para comprobar que eso es una gran mentira que parece que todos nos acabamos creyendo. La felicidad que viene del exterior no es más que un chupa chups. No tiene alcance. Es efímera. Frágil. Pasajera.

¿Y qué ofrece el silencio, la meditación?

Una revolución inevitable y necesaria. Te invita a cambiar de perspectiva. De horizonte. Todo el interés de mirar fuera se traslada a mirar dentro. Nada hay de más largo alcance que la meditación, que no es patrimonio de nadie. Nos pertenece a todos. ¿Por qué todas las revoluciones han vuelto atrás? Nacieron desde la rabia, la injusticia y el rencor, no lo hicieron desde el interior, desde la verdad o desde el amor.

¿Por qué inevitable?

Cuando prende en ti ese anhelo interior ya no te deja. Te mueve y te remueve. Te envuelve. Detrás está un deseo infinito de amor, felicidad, paz, energía... del que inevitablemente toda la sociedad se va a beneficiar.

¿Hasta dónde?

Sin límites. Todo lo espiritual no tiene fronteras. Es inmenso. Y te abre a una perspectiva de unidad. Desde el silencio caen todos los nacionalismos o dejan de existir las guerras o los refugiados, primeros o terceros mundos carecen de sentido.

Dices que ahí hay una magia...

Sí, la magia de las cosas grandes y bellas. La alquimia de darte cuenta que hay que desandar nuestras mentiras, desaprender tantas tonterías inútiles, para que aflore una nueva forma de ver y de vivir la vida, de adentro a fuera.

¿Y eso cura?

Por supuesto, pero sin esperarlo, sin pretenderlo, sin buscarlo. Las universidades americanas ya han constatado en sus laboratorios de alto nivel que bastan 8 semanas de meditación diaria para que se produzcan cambios bioquímicos, emocionales, conductuales y modificaciones en nuestro cerebro.

Pero es importante ir al silencio sin pretender un nuevo refugio, un nuevo talismán o una nueva huida. ¡Cuánto ahorro se podría hacer en la sanidad pública simplemente practicando meditación diaria! Ahorro en ansiolíticos, antidepresivos, hipnóticos y otros medicamentos, porque mejora la salud de forma holística, global.

¿Y qué ocurre en el silencio, en la meditación?

Parafraseando al simpático de Sancho Panza, en el silencio sale lo que al silencio llevas. Si traes malestar va salir el malestar, pero para ser drenado, acogido, integrado. Si traes calma, ésta se va a multiplicar por cien. Todo ello en un proceso lento, pausado y armónico. Sin prisas.

Algunos verbos claves para ese proceso...

Soportar. Aceptar. Atravesar. Transcender...

¿De despedida...?

La compasión amorosa con uno mismo.

Eso es egoísmo

Eso es sabiduría de la grande.

Más información

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad