Quantcast
publirreportaje

Benavap, tu espacio para ‘vapear’ en León

La historia del 'vapeo' suma un capítulo más en la capital leonesa con la llegada de esta tienda de cigarrillos electrónicos que nace como un club social, en el que compartir experiencias y sabores de líquidos. Gabriel, su propietario dejó de fumar hace dos años gracias a este método y ahora organiza catas de aromas nuevos y quedadas para animar a otros a que dejen el mundo del tabaco.

imagen
Marta Cuervo | 23/02/2018 - 10:18h.

El cigarro electrónico tiene dos objetivos: convertirse en un sustituto del tabaco e intentar ayudar a quienes quieren dejar de fumar. Bajo estas dos premisas nace 'Benavap León', una tienda de cigarrillos electrónicos, de recambios, accesorios y líquidos, que ha abierto sus puertas el pasado 5 de enero, en el barrio de Santa Ana de la capital leonesa, calle Cantareros, 20.

Gabriel, el emprendedor de este negocio, se lanzó a la venta de cigarrillos electrónicos para contribuir con el "fin del tabaco". "Era fumador, consumía dos paquetes de tabaco todos los días, demasiado. Por  mediación de mi hermano, empecé con el 'vapeo'; lo probé y no he vuelto a fumar. Esta experiencia tan positiva me animó a abrir una tienda en Benavente, donde no había ninguna, y de ahí viene el nombre de Bena –Benavente- y vap –'vapeo'-. El negocio funcionó tan bien que ahora, un año después, nos lanzamos con esta nueva apertura en León", confiesa el joven.

Un paso más allá en el mundo de los cigarrillos electrónicos

De esta forma, Benavap León se dirige a las personas que fuman y quieren reducir su dosis diaria de nicotina, pero también a las que quieren 'vapear' en el local charlando con amigos, ver vídeos de música, tomar un café o un refresco, o compartir experiencias de sabores. "Los productos son diferentes a los que estábamos acostumbrados a ver hace cinco años con el boom de los cigarros electrónicos. Al ser mecanismos electrónicos, las cosas van avanzando. Ahora la  forma de 'vapear' es distinta. Antes se trataba de aparatos muy simples que se quedaban muy justos de autonomía, y cada poco los tenías que cargar", apunta el ex fumador desde hace dos años. "Los líquidos también han evolucionado en muchísimos sabores, son más intensos y sacian más las ganas de un fumador. También puedes elegir la cantidad de nicotina, ya que cuando tienes una adicción la tienes que ir quitando poco a poco; vas bajando hasta que la dejas del todo y luego ya decides si quieres seguir 'vapeando' por el sabor. Es como ir al kiosco a comer gominolas", aclara Gabriel.

Cigarrillo electrónico versus cigarro tradicional

A nivel saludable, Gabriel enumera una serie de ventajas en virtud del cigarrillo electrónico frente al tradicional, el de combustión.

"El cigarro tradicional contiene 4.000 sustancias químicas, de las cuales 600 son cancerígenas, mientras que el cigarro electrónico tienen solo tres. Una de ellas, la más perjudicial, es la nicotina, sustancia de la que somos conscientes, y la responsable de la adicción. De esta manera, con el cigarro electrónico, se puede calmar esa ansiedad que tenemos los fumadores, pero sin ingerir los otros componentes perjudiciales del tabaco tradicional", argumenta el propietario de Benavap León.

Otras: "están libres de alquitrán y otras sustancias cancerígenas, son inofensivos a los demás y al medio ambiente y permiten dejar de fumar sin efectos secundarios, de una manera paulatina en un plazo de tiempo razonable", añade.

La acogida por parte del público en León ha sido buena, tal y como asegura Gabriel, a quien le anima escuchar los testimonios de gente que lleva muchos años 'vapeando' con balances muy positivos.

Otra cuestión a tener en cuenta es el dinero que se puede ahorrar un fumador si decide cambiar de método. Si tenemos en cuenta que una cajetilla de tabaco ronda los cinco euros, con el 'vapeo' se ahorra dinero. "Un kit de inicio, con el líquido, son 30 euros, para una persona que quiere dejar de fumar".

Pero, ¿cuánto duran la autonomía y los líquidos de un cigarrillo electrónico? La respuesta a la pregunta es sencilla: depende del uso que se le da. "Al principio, cuando un fumador se hace con un kit, si sólo va a usar el 'vapeador' sin volver a fumar un cigarro tradicional, gastará más líquido porque el mono de la nicotina se lo pedirá". A pesar de ello, la nicotina que lleva un bote de líquido no se asemeja ni por asomo a la que contiene un cigarro. "Un cigarro tiene 18 miligramos de nicotina. Aquí se empieza con botes de entre 6 o 12 miligramos de nicotina en 10 mililitros de producto, por lo que en el tanque de un cigarrillo electrónico, que es de 2 mililitros, se está echando mucho menos de un cigarro, y te dura toda la mañana", explica Gabriel.

Mucho más que una tienda: quedadas y catas de sabores

Benavap León está concebido como un espacio que va mucho más allá que el concepto de una tienda tradicional, casi hasta convertirse en un club social. Un rinconcito está dedicado a una especie de salón, con sofá y cafetera, para que los clientes que acudan se puedan sentar tranquilamente y pasar el rato con amigos, intercambiando sabores de líquidos.

Además, Gabriel organiza quedadas y catas de nuevos sabores en su local, de cuya convocatoria avisa a través de las redes sociales.

En cuanto a los sabores de los líquidos, los hay para todos los gustos. "Afrutados, mentolados, de sabor a tabaco, de sabor a postre, de chocolate con vainilla, de coco, de donut con canela, de arroz con leche, de pipas, de regaliz, de sandia, de Redbull... en Benavap tenemos una gama increíble". Los botes, que pueden ser españoles, americanos, italianos, franceses o malasios, por ejemplo, van desde los 4'5 euros los de 10 mililitros, hasta los 15 y 25 euros los de 60 mililitros.

Los cigarrillos también tienen variedad en cuanto a colores, formas, y baterías.

Benavap León está situado en la calle Cantareros 20, y permanece abierto de lunes a viernes de 10 a 20.30 horas en horario ininterrumpido; y los sábados de 10 a 14 horas. Además, Benavap León dispone de tienda online.

 

publicidad
publicidad
publicidad