Quantcast

SECTOR ELÉCTRICO

Endesa lanza una hipócrita campaña 'pro carbón' mientras cierra térmicas de mineral nacional

La antigua compañía eléctrica pública, en manos de la italiana Enel, lanza una campaña informativa en defensa de las centrales térmicas de carbón, cuando en sus previsiones descarta el mineral nacional y además ha condenado al cierre a la térmica de Compostilla.

imagen
A. Vega | 09/04/2018 - 12:24h.

La eléctrica Endesa es protagonista estos días de una gran campaña publicitaria llamada #Ahorayalosabes, supuestamente dedicada a informar a sus clientes y ciudadanos sobre la contaminación emitida por las centrales de carbón en comparación con otras fuentes como el tráfico.

La sociedad, a través de un portavoz, ha indicado a este medio que la campaña es informativa sobre aspectos del mundo de la energía que consideran necesario aclarar y que habrá más entregas sobre otros aspectos, siendo el carbón el primer asunto que aborda.

La campaña, de amplia difusión en múltiples medios, se produce en un momento de tensión sobre el futuro de las centrales térmicas. Así su principal rival, la teóricamente 'más verde' Iberdrola, ha optado por ordenar el cierre de las dos centrales de carbón que le quedan, las ubicadas en Velilla de la Reina (Palencia) y Sama (Asturias), lo que ha motivado un enfrentamiento con el Gobierno central, que quiere condicionar los cierres de las térmicas a ciertas situaciones de mercado.

Pero la propia Endesa, que informa que "los vehículos emitieron en Europa, en 2016, 1.153 millones de toneladas de CO2 frente a las más de 1.000 del carbón", ha condenado al cierre a varias centrales térmicas en su Plan Estratégico 2018-2020, entre ellas la de Compostilla ubicada en la localidad berciana de Cubillos del Sil. Pero lo llamativo es que Endesa sólo cierra las centrales cuya principal fuente de combustible es (era) el carbón nacional y deja abiertas las de Litoral (Almería) y As Pontes (A Coruña), que sólo funcionan con carbón de importación. En la información publicitaria se cita el ejemplo, de forma nada casual, la central de As Pontes de la que aseguran que "tratan de prolongar su vida contaminando menos. Una inversión de 200 millones de euros le permitirá reducir entre un 70 y 80% la emisión de dióxidos".

La falta de inversiones de Endesa en la central leonesa de Compostilla es, precisamente, el motivo que la obligará a cerrar al no poder cumplir con la Directiva Europea de Emisiones Industriales, toda una traición a sus orígenes ya que la empresa nació en el Bierzo precisamente con una central térmica ubicada en Cubillos del Sil.

La hipócrita campaña de Endesa, defendiendo el carbón sin mencionar que prefiere que sólo sea de importación según sus propios documentos y su dueña, la italiana Enel, se resume en un ataque al transporte como principal fuente contaminante y a su vez una llamativa defensa del ministro de Energía, Álvaro Nadal, que ha lanzado un proyecto de ley para regular los cierres de centrales eléctricas.

La compañía se pone de parte del Gobierno asegurando que "centrales térmicas de carbón no es cuestión de ir con un cerrajero y sellar las puertas" y citan el mineral como la cuarta fuente de energía actual asegurando que si se cerrasen las térmicas "los españoles verían cómo su factura de la luz pega un respingo del 15%". Eso sí, no especifican que según sus planes todo el carbón deberá ser de fuera del país y nada nacional. Ni que ellos han condenado al cierre a centrales como Compostilla. Unos 'olvidos' llamativos que convierten su campaña, informativa según la eléctrica, en una de las más falsas que se puedan recordar.

Aquí puedes ver el video de la campaña de Endesa:

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad