Quantcast

sociedad

Las asociaciones ciudadanas leonesas convocaron durante 2017 186 concentraciones

Las protestas continúan bajando en Castilla y León y el pasado año cayeron hasta niveles previos a la crisis.

imagen
Concentración por unas pensiones dignas frente al Edificio Botines de León capital.
Ical | 11/08/2018 - 12:47h.

Las asociaciones ciudadanas ganaron el pasado año el protagonismo en la calle a los sindicatos y fueron las responsables de cuatro de cada diez manifestaciones convocadas en Castilla y León. En concreto, este tipo de colectivos convocaron 556 concentraciones, el 39 por ciento del total, mientras que los sindicatos estuvieron detrás de 452 concentraciones (31,7 por ciento).

Pero esta situación no es nueva en los últimos años. Aunque en 2016 y 2015 los sindicatos encabezaron las protestas con 764 y 787 concentraciones, respectivamente, los dos ejercicios anteriores las asociaciones ciudadanas se había situado a la cabeza con 1.271 concentraciones en 2014 y 1.221 en 2013.

Después de estos colectivos, pero a mucha distancia, se encuentran los partidos políticos, que el pasado año llamaron a la movilización ciudadana en 57 ocasiones, los comités de empresa (37), las asociaciones ecologistas (16) y los colectivos de estudiantiles (14).

Tras el récord alcanzado en 2012, donde la conflictividad laboral, los recortes y el movimiento 15-M dispararon el número de manifestaciones convocadas en Castilla y León hasta las 3.124, esta cifra se ha ido reduciendo progresivamente y desde entonces ha disminuido más de la mitad, hasta las 1.425 del pasado año. Así, mientras hace cuatro años se celebraban en la Comunidad una media diaria de 8,5 manifestaciones, media en 2013 y 2014 se sitúo en 7,5, el pasado año bajó hasta las 3,9, según datos del Ministerio de Interior a los que ha tenido acceso a la Agencia Ical.

Por provincias, Valladolid se situó el pasado año a la cabeza con 344 concentraciones, el 24,1 por ciento del total, por delante de Salamanca, con 260 (18,2 por ciento) y Burgos, con 218 (15,2 por ciento). En el lado opuesto se situó Ávila, con 38 manifestaciones, por detrás de Soria (56), Palencia (72) y Zamora (99). En León se contabilizaron 186 y en Segovia 152.

En cuanto a motivaciones, por delante de los asuntos laborales (370), que concentraron el 26 por ciento de las protestas, se situaron las manifestaciones contra medidas legales y políticas (301), que representaron el 21,1 por ciento. A mucha distancia se encuentran los asuntos vecinales (77), las protestas contra la violencia de género (62), las concentraciones reclamando mejoras del sistema sanitario (53) y enseñanza (49).

La mayor paz social en la calle tuvo su reflejo en el Primero de Mayo, que sacó por las calles de las principales ciudades de Castilla y León a unas de 27.000 personas este año, casi la mitad de las 50.000 contabilizadas en 2014, mientras que la mareas blancas reclamando mejoras en la sanidad pública tuvieron un gran protagonismo a lo largo de todo el año, en especial en la primera mitad, registrándose masivas manifestaciones en todas la capitales de provincia. En el caso de Salamanca, la concentración del 8 de enero llegó a congregar a 8.000 manifestantes.

La educación también tuvo su protagonismo y el 9 marzo miles de castellanos y leoneses salieron a la calle en todas las provincias de Castilla y León para reivindicar la recuperación de los recortes sufridos por la educación en los últimos años. Un día antes, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, las calles de las ciudades de la Comunidad se inundaron del color morado para reivindicar la igualdad real de la mujer y condenar la violencia machista.

Importante también fue la manifestación celebrada el 30 de agosto en Valladolid, donde las organizaciones agrarias Asaja, UCCL y La Alianza UPA-COAG concentraron en las calles de Valladolid a miles de agricultores para reclamar ayudas directas a los profesionales del campo para paliar los efectos de la sequía y reivindicar la implicación de las Administraciones públicas. También tuvieron bastante repercusión las concentraciones convocadas a raíz de la consulta celebrada en Cataluña el 1 de octubre y apoyo al papel realizado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Evolución

En la última década el menor número de concentraciones en Castilla y León se registró en 2007, cuando sólo se contabilizaron 333, mientras que a partir de 2008, y a excepción de 2010 cuando se bajó hasta las 778, siempre se ha superado el millar. El récord se alcanzó en 2012, con 3.124, y desde entonces han descendido de forma progresiva, especialmente entre 2015 y 2016, cuando se registró una caída de casi el 23 por ciento, al pasar de 1.748 a 1.425.

La evolución de la Comunidad ha sido similar la registrada en el conjunto de España, dado que de las 8.400 movilizaciones que se celebran de media en los últimos años antes del inicio de la crisis, se pasó en 2012 a 44.233, según datos del Ministerio del Interior. En este periodo el año menos conflictivo fue 2005, cuando tuvieron lugar 6.774 concentraciones. En 2014 se alcanzaron las 36.679 y el pasado año se bajó a 29.091.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad