Quantcast

medio ambiente

FAPAS prueba con éxito un nuevo sistema de protección de árboles en zonas de montaña

Durante un año, el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes ha probado una nueva técnica de protección de árboles, eficaz contra los daños que producen en las plantaciones la fauna silvestre o la doméstica.

Ciervos y caballo
ileon.com  | 12/08/2018 - 11:53h.

Las plantaciones de árboles frutales para favorecer la mejora del hábitat del oso pardo en la Cordillera Cantábrica y que FAPAS lleva a cabo en zonas de alta montaña  desde hace veinte años, han chocado siempre con la presencia de la fauna silvestre o el ganado doméstico que causan grandes daños o las destruyen por completo.

Ciervos, corzos y jabalís, y  caballos, vacas o cabras son un auténtico azote para los trabajos de plantación en  fincas o  zonas de montaña. Hasta tal punto que en muchos lugares resulta totalmente incompatible  llevar a cabo actuaciones de plantación a causa de la presencia  de los animales en las montañas.

Las protecciones tradicionales, sufren, en especial en zonas donde hay ciervos, los árboles son destruidos al  rascarse con ellos o simplemente los aplastan para poder acceder a los brotes tiernos de los árboles que sobresalen por la parte superior de los  protectores

Durante un año, FAPAS ha desarrollado un trabajo experimental de plantaciones en una zona de alta montaña donde hay una  fuerte presencia de fauna silvestre, ciervo, corzo y jabalí, así como una manada de caballos que pasta en libertad en las fincas plantadas.

Para ello, ha utilizado un nuevo sistema de protección de sencilla instalación que ha tenido un resultado eficaz. Ningún árbol ha sido destruido por los animales, lo que permite asegurar la supervivencia de los árboles que se plantan,  cuya destrucción al utilizar  otros sistemas tradicionales  como son los tubos protectores  de plástico, suponen una gran pérdida de esfuerzo y coste económico.

El nuevo sistema que se utiliza por primera vez en Asturias,  está compuesto por una tela metálica especialmente diseñada con  púas electro soldadas que impiden a los animales acercarse a la protección, garantizando que la planta en su interior se desarrolle sin ningún riesgo.

Recuperar y potenciar el medio rural abandonado

En Asturias, miles de fincas de excelente suelos de tierra  se encuentran abandonadas o simplemente sus propietarios permiten   para su limpieza la entrada de ganado, con una notable pérdida de riqueza económica

FAPAS, ha presentado ya este innovador  modelo de protección a empresas del sector agrario asturiano, así como al SERIDA dependiente del Principado de Asturias, pues con seguridad nos encontramos ante un sistema ideal para favorecer plantaciones de árboles con fines comerciales, haciendo a su vez compatible esas plantaciones con el mantenimiento del ganado en las fincas.

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad