Quantcast

polémica: cierre vestas

Los empleados de Vestas fían su única esperanza a las gestiones de la Junta y el Gobierno con la matriz danesa

La acampada frente a las instalaciones de la planta de Villadangos cumple su tercer día montando guardia para evitar el desmantelamiento.

Trabajadores atrincherados de Vestas
Peio García / Ical. Campamento de los trabajadores de la fábrica de Vestas en Villadangos del Páramo.
D. Álvarez/ Ical | 30/08/2018 - 14:17h.

Los trabajadores de la factoría de la multinacional Vestas en Villadangos del Páramo confían su "único hilo de esperanza" a las gestiones puestas en marcha tanto por la Junta como por el Gobierno de España para evitar el cierre de la planta y la desaparición de los empleos. "Esperemos que dé sus frutos", aseguró el secretario general de Fica-UGT en la provincia, Francisco Romero, que confió en que la "presión en común" que puedan ejercer las dos administraciones consiga "revertir la situación y que la empresa pueda continuar".

En esa línea, Romero avanzó que la eventual solución tendrá que producirse gracias a un acuerdo "a nivel de la compañía en Dinamarca y el Gobierno de España". Esas negociaciones, además, están "pendientes de los plazos del expediente de extinción" que la compañía tendrá que presentar a la representación de los trabajadores en los próximos días. "Nuestra prioridad es que Vestas continúe su actividad en Villadangos con los puestos de trabajo, no vemos otra posibilidad alternativa", aseguró el dirigente sindical, que recordó que la planta "ha sido modelo durante mucho tiempo" y lamentó que su cierre supondrá "un palo muy fuerte para la provincia".

Tercer día de acampada

Frente a las instalaciones de la factoría, la acampada que mantienen los trabajadores cumplió hoy su segunda noche y, según avanzan los días, la rabia que siguió a la comunicación definitiva del cierre de la factoría deja paso a "un grado de indignación muy alto, pero no de sorpresa". Romero recordó que los empleados llevaban dos meses en huelga ante los "indicios" de que la decisión del cierre "estaba tomada desde hace mucho tiempo". "No nos contaban la verdad", lamentó.

Desde el lunes, un grupo de trabajadores hace guardia a las puertas de la fábrica y mantiene durante las 24 horas del día su presencia ante las instalaciones. "Somos conscientes de que la empresa tiene una cuantía económica importante dentro de las naves y que querrá llevarse todo lo que tienen ahí, pero si no quieren contar con los trabajadores, que dejen lo que tengan aquí", remarcó el líder sindical, que recordó que la empresa ha recibido durante estos años "cuantiosas ayudas de todos nosotros". "Estamos en la obligación de defender lo que hemos pagado e intentaremos que no entre ni salga nada de allí", concluyó.

Gestiones políticas

La portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, subrayó hoy que tanto el Gobierno autonómico como la Administración central del Estado mantienen abiertas "todas las vías" para intentar mantener la actividad empresarial de la multinacional danesa Vestas Wind en su factoría de Villadangos del Páramo. "La situación es difícil, pero no imposible, por eso seguimos insistiendo en la necesidad de celebrar una reunión urgente, al máximo nivel, para explicar la viabilidad que las dos administraciones consideramos que tiene la planta", subrayó.

En ese sentido, insistió en el "profundo desacuerdo" del Gobierno autonómico con la situación actual, que el próximo lunes 3 de septiembre podría derivar en la presentación de una solicitud por parte de la compañía de un ERE extintivo de la actividad. "Nuestro objetivo final es que no se cierre la planta, que no se presente el ERE y que se nos escuche en una reunión con los máximos responsables ejecutivos. No han querido escuchar la estrategia energética del país ni el esfuerzo que estén dispuestos a ofrecer los trabajadores, cuando para poderse entender lo primero es hablar", lamentó.

Tras agradecer el "esfuerzo compartido" y el "trabajo coordinado" con el Ministerio de Industria, aseguró que no dudarán en llevar el caso a las instancias europeas, ya que "todos los países de la UE tienen que saber que esta empresa danesa, que ha recibido hasta 13 millones de euros para mantener su actividad y generar beneficios en la Unión, una vez ha cumplido el plazo en que tenía que devolver esas ayudas ha determinado el cierre y la extinción laboral de su compromiso".

Así, aludió a que los fondos europeos recibidos "no solo obligan a la generación de actividad económica, sino que también conllevan una responsabilidad social" que en este caso Vestas está incumpliendo. "Por responsabilidad social y por viabilidad económica, consideramos desde todos los ámbitos que debemos reclamar y exigir esa reunión, que no se presente el ERE y que se revierta la decisión por parte de la empresa", sentenció.

Así lo apuntó mientras daba a conocer la carta conjunta que se envió, formada por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y la ministra de Industria, Reyes Maroto, al presidente del Consejo de Administración de la multinacional, donde le trasladan la "grave decisión" que ha adoptado la firma con el supuesto cierre de "una de sus principales unidades productivas en Europa", que solo en Castilla y León tiene implantadas capacidades eólicas por encima de los 1.000 MW. En la misiva, se recalca la petición "con urgencia" de una reunión conjunta con los máximos responsables del grupo industrial para "analizar y explorar la situación y las alternativas industriales para el mantenimiento de la actividad productiva y del empleo diretco e indirecto sobre el que Vestas ha desarrollado con éxito en Villadangos durante más de doce años".

"Exigimos que no se presente el ERE porque hay margen para trabajar, dialogar y hablar. Así se ha hecho con todas las empresas que han llegado a una situación similar, se han buscado alternativas. No sabemos qué ha cambiado en dos meses para que se plantee el cierre absoluto de la factoría de Vestas en León", señaló la vicepresidenta.

Según explicó, aún confían en que la reunión solicitada tenga lugar, y de no producirse estudiarán la situación, puesto que "lo que haya que hacer se hará para intentar ayudar a los trabajadores, a la industria de Castilla y León, y para desenmascarar a una empresa que percibe ayudas con fondos europeos y persigue fines que no pasan por el desarrollo económico de los países de la Unión". En ese sentido, expuso que en el caso de la situación de Lactalis la Junta ya se dirigió a la Comisión Europea para que evaluaran las líneas de ayudas, los términos en que se conceden, y asegurar que los fondos que van destinados al desarrollo económico de una zona y que, una vez cumplidos los plazos, el desarrollo persista en esa zona".

Cuestionada sobre la supuesta obsolescencia de los productos fabricados en Vestas para el actual mercado (uno de los argumentos para intentar justificar el cierre de la planta por parte de la empresa), la vicepresidenta explicó que "si van a instalar máquinas nuevas para producir productos nuevos en otro país, que lo hagan en Castilla y León, en Villadangos, donde ya tienen la infraestructura y ya han recibido las ayudas para ello. Lo razonable es que, teniendo capacidad productiva, los aerogeneradores se produzcan en España", detalló.

"Esperamos que esta iniciativa conjunta de Gobierno central y autonómico haga reflexionar a Vestas y retrasar y paralizar el proceso. Queremos que al menos se nos escuche, que haya una reunión al máximo nivel ejecutivo con quienes tienen capacidad de decisión para revertir esta decisión, injusta a todas luces", remachó.

En ese sentido, concluyó que harán "todo lo que esté en nuestras manos dentro del marco legal" y explicó que "expropiar no es una de las competencias", una opción que consideró "una barbaridad". "Una cosa es lo que a todos nos gustaría hacer y otra lo que se puede hacer. No vamos a incumplir igual que lo están haciendo otros", aclaró.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad