Quantcast

conflicto laboral

Los trabajadores de los buses urbanos de León acusan a la empresa de negarse a negociar

Arrancan los paros intermitentes que han tenido un seguimiento de en torno al 75%, según con los convocantes.

Protesta de trabajadores de los autobuses urbanos de León frente al Ayuntamiento.
Protesta de trabajadores de los autobuses urbanos de León frente al Ayuntamiento.
ileon.com  | 13/05/2019 - 12:48h.

Un 75 por ciento de los trabajadores del servicio urbano de autobuses de la empresa Alesa Sau secundaron a primera hora de este lunes el primero de los paros intermitentes en su primera jornada de huelga, en la que "el otro 25 por ciento que no lo secundó fueron personas contratadas que llevan pocos meses en la empresa y que ni les va y ni les viene".

Así lo aseguró uno de los trabajadores miembro del comité de huelga, José Antonio Ferreras, que avanzó que denunciarán al Ayuntamiento porque, aunque anunciaran un 50 por ciento de servicios mínimos, "casi se llega tranquilamente al 90 por ciento en algunos casos", ya que "hay líneas con un solo autobús en las que la solución ha sido que siga trabajando". Asimismo, aseguró que el Consistorio ha establecido "decretos bajo cuerda" y les han obligado a que los parones no se hagan en el centro, de manera que "en una hora de paro se tarda media hora en llevar al autobús a su lugar", algo que calificó de "más que abusivo".

Por su parte, Jonatan Aveledo, delegado sindical de CCOO, ha asegurado que pese a estos paros la empresa permanece "inflexible" y se niega a negociar con los trabajdores. También ha querido responder a la dirección de Alesa, que aseguró que los empleados tenían unas "excelentes condiciones de trabajo", algo que ha aseverado es falso.

"Hace 15 años ganábamos más dinero que ahora. Llevamos un proceso de pérdida de calidad laboral cada vez mayor. Tenemos atribuciones laborales sin reconocimiento, congelación, recortes y una bajada del 5% en el salario que se llevó a cabo en connivencia con el Ayuntamiento de León", ha agregado.

Esta primera jornada de huelga, que contará con paros de una hora y media por turno, que se repetirán de lunes a viernes hasta el próximo 24 de mayo, persigue "reivindicar puestos de trabajo perdidos porque se han amortizado" y que "impide realizar las funciones correctas a la hora de finalización de la jornada", así como "una bolsa de trabajo para que la gente contratada pueda tener seguridad para que les puedan llamar año tras año, porque hay gente con ocho o diez años de contrato que nunca les acaban de hacer fijos".

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad