Quantcast

sociedad

8.450 leoneses recibirán 192.724 kilos de alimentos a través del Plan de Ayuda del Gobierno

El importe total de la cantidad destinada a León es de 177.717 euros.

Banco de Alimentos de León
Ical | 14/06/2019 - 15:26h.

En total, 51.281 personas de Castilla y León en riesgo de pobreza y exclusión social recibirán un millón de kilos de alimentos, a través del Programa de Ayuda a los más necesitados del Gobierno central, que cumple ahora 32 años. Como novedad, en esta primera fase, cuyo reparto se realizará a lo largo de este mes de junio y en la que se ha invertido un millón de euros, en la cesta se incluyen segundos platos, como carne de magro de cerdo en conserva, así como sardina en aceite, garbanzos cocidos, macedonia de verduras y batidos de chocolate. Además, la cifra de beneficiarios se mantiene, lo que indica que la pobreza no crece y se cronifica, según explicó durante la presentación de la campaña el presidente autonómico de Cruz Roja, Carlos Santos.

A esta primera fase, se unirán una segunda en el mes de octubre, y una tercera, en marzo de 2020. Las tres fases sumarán una inversión de unos 3,5 millones de euros, de los más de 92 que contempla el programa para toda España, según explicó la delegada en funciones del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín Juárez, durante la presentación del programa. En total, se repartirán 15 productos. Además de los citados, aceite de oliva, arroz blanco, conserva de atún, fruta en conserva en almíbar ligero, galletas, leche entera UHT, pasta alimenticia tipo espagueti, tarritos infantiles de fruta, tarritos infantiles de pollo y tomate frito en conserva. Se trata de alimentos de carácter básico, lo que permite que las personas desfavorecidas puedan preparar fácilmente una comida para una persona o para una familia con varios miembros, incluidos bebés, incidió Martín.

Empresas de Castilla y León

En la configuración de la cesta, se incluyen alimentos de tres empresas de Castilla y León, que son Galletas Gullón, de Palencia; Siro, en Venta de Baños (Palencia), que aporta la pasta alimenticia, y Legumbres Luengo, de León, que proporciona garbanzo cocido, explicó la delegada del Gobierno, que precisó que los objetivos del plan son "promover la cohesión social, reforzar la inclusión social y, por lo tanto, contribuir a alcanzar el fin de erradicar la pobreza en la Unión Europea", con el fin de reducir a menos de 20 millones el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social, de conformidad con la Estrategia Europa 2020.

Los alimentos se han recibido durante el mes de mayo en los centros de almacenamiento y distribución de Cruz Roja Española y de los Bancos de Alimentos de las distintas provincias. Durante los meses de junio y julio, se iniciará su entrega a las entidades de reparto, las cuales los harán llegar a los beneficiarios finales durante los meses siguientes.

El programa incluye también medidas de acompañamiento, dirigidas a favorecer la inclusión social de las personas más desfavorecidas destinatarias de la ayuda alimentaria, según destacó Carlos Santos, quien incidió en la importancia de avanzar en una integración más completa de estas personas, porque "donde hay una necesidad alimentaria hay necesidad de empleo".

Petición de nuevos productos

Por su parte, el presidente de la Fundación Banco de Alimentos, Jesús Mediavilla, explicó que es un honor contar con estos productos, y más en un momento como el verano cuando las campañas de los bancos escasean. Valoró la incorporación de nuevos alimentos, pero reivindicó que se incluyan otros básicos como cereales, cacao en polvo y leche de continuación, necesarios para una dieta completa.

Los beneficiarios últimos del programa, que reciben de forma gratuita los alimentos, son las personas más necesitadas, incluidas las familias o los grupos compuestos de tales personas, cuya situación de dependencia social y financiera está registrada o reconocida con arreglo a los criterios que se adopten con este fin.

Desde 1987

El programa de ayuda alimentaria a las personas más desfavorecidas de la UE tuvo su origen a finales de los años 80 como consecuencia de las olas de frio que azotaron Europa en 1986 y 1987 y que afectaron principalmente a la población más desfavorecida y con menos recursos. Por ello, la Comisión Europea decidió hacer uso de los productos almacenados en los organismos de intervención de los estados miembros para transformarlos en alimentos destinados a las capas más desfavorecidas de la sociedad.

En España, el Ministerio de Agricultura, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha implementado los planes de ayuda alimentaria desde el año 1987 de forma ininterrumpida, planes éstos que, hasta 2013, han estado financiados al cien por cien con fondos procedentes de la Política Agrícola Común de la Unión Europea.

El Programa de Ayuda Alimentaria entronca ya desde 2015 en un nuevo marco financiero de la UE (período 2014-2020), por lo que se financia dentro de la política social y de cohesión de la UE, con cargo a un nuevo instrumento financiero, como es el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD). Este fondo aporta un 85 por ciento del coste total de programa y el 15 por ciento restante se completa con los presupuestos de la Administración General del Estado.

El programa comprende la compra de alimentos adquiridos por el FEGA mediante procedimiento de licitación pública, su suministro a los centros de almacenamiento y distribución de las organizaciones asociadas de distribución (OAD). Estas, Banco de Alimentos (FESBAL) y Cruz Roja (CRE) en Castilla y León, los distribuyen entre las organizaciones asociadas de reparto autorizadas (OAR) para que, a su vez, lo entreguen gratuitamente a las personas más desfavorecidas.

Las delegaciones y subdelegaciones de Gobierno en cada provincia, actúan como organismos de control de todo el proceso así como de coordinación del programa conjuntamente con las Organizaciones Asociadas de Distribución (FESBAL Y CRE).

Reparto por provincias

Los 51.281 beneficiarios a los que llegará la comida se distribuyen entre los 3.835 de la provincia de Ávila, que recibirán 81.037 kilos de alimentos, por valor de 74.699 euros; los 5.250 de Burgos, 100.558 kilos, valorados en 92.717 euros; los 8.450 de León, con 192.724 kilos por importe de 177.717 euros; los 2.033 de Palencia, con 50.282 kilos y 46.350 euros; los 7.562 de Salamanca, con 159.191 kilos y 146.773 euros; 2.986 de Segovia, con 67.036 kilos y 61.813 euros; los 2.064 de Soria, que contarán con 44.694 kilos, por importe de 41.213 euros; los 16.648 de Valladolid, con 345.641 kilos y 350.809 euros, y los 2.483 beneficiarios de Zamora, con 53.057 kilos por un importe de 48.895 euros.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
LO + VISTO
publicidad