Quantcast

Historias femeninas en las celdas

Miradas, letras, historias y palabras ‘a las olvidadas’

¿Qué libro le regalarías a una mujer que cumple condena? La iniciativa feminista 'A las olvidadas' consigue acercar 445 libros dedicados a las reclusas de la cárcel de Mansilla de las Mulas, en León. Un respiro a todas las mujeres que están encarceladas, la mayoría en módulos femeninos de cárceles para hombres. Y también una llamada a la reflexión y a la empatía que acerca a la sociedad en general a la realidad de las reos.

Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas
Foto de alasolvidadas.org
Marta Cuervo | 05/10/2019 - 16:32h.

"En España sólo hay 3 cárceles de mujeres y 39 módulos de mujeres en cárceles de hombres. En los módulos de mujeres, las mujeres están todas mezcladas por falta de espacio: jóvenes, adultas, preventivas, penadas, primarias, reincidentes. La mayoría de los delitos de las mujeres están relacionados con el hombre: dependencia, encubrimiento, violencia, engaño. Ante un mismo delito, a una mujer se le juzga más duramente que a un hombre".

 

Estas injusticias sociales han despertado un sentimiento de acción en las conciencias que forman el colectivo de 'A las olvidadas', que desde que un día lanzaron la pregunta: ¿qué libro le regalarías a una mujer que está en la cárcel?, se desplazan por el territorio español cargadas con todos los libros dedicados que consiguen recaudar para entregárselos a mujeres reclusas. La última visita ha sido este verano, cruzando con 445 obras literarias las rejas del Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas,  una experiencia "bonita y turbadora a la vez, como siempre", tal y como señala María, la impulsora de la idea.

'A las olvidadas' es una iniciativa feminista, cultural, poética, solidaria y transformadora dentro y fuera de las prisiones que pretende llegar hasta uno de los grupos más marginales, creando conciencia

Puntuales, de buena mañana en el centro de la capital madrileña con una furgoneta alquilada para la ocasión, el grupo de la iniciativa, formado por mucha gente voluntaria que ayuda a María a sacar el trabajo adelante en cada convocatoria hasta que encuentren financiación, consiguió después de algunas complicaciones pasar las puertas de Villahierro.

Allí les esperaban cerca de sesenta internas, que recibieron al grupo muy cariñosas. "Grabamos los relatos de 5 mujeres, lo que nos dio tiempo", apunta María. Cinco historias de mujeres protagonizadas, como casi siempre, por la droga y la violencia de género.

Las historias de la mujeres presas siempre se repiten y giran en torno a la droga y a la violencia de género

Curiosamente, tal y como apunta María, los títulos de los libros que llegan a sus manos también se repiten en cada ocasión. Sobre los perfiles de las personas que regalan estos libros a las mujeres presas, la mayoría de las personas que mandan libros también son mujeres, aunque también hay hombres. Sobre todo, y cada vez más, participan asociaciones feministas.

"En cuanto a personas que hayan venido a traer libros esta última convocatoria, recuerdo con especial cariño la visita de Carmen Martí Fabra y su hija. A Carmen la trajo su hija porque sola no podía venir, por la edad y una degeneración macular. Trajo su libro, 'Ese sol de la infancia',  y dictó a su hija la dedicatoria para que la escribiera. Pero antes de eso nos contó un montón de anécdotas. Carmen fue maestra y debió ser de las buenas", comenta María.

Por otro lado, las reclusas, son más o menos siempre las mismas: "mujeres normales como tú y como yo, pero que tuvieron menos suerte, nacieron en una familia complicada o la vida las llevó por un camino del que no pudieron salir. Hay de todo. Como en la calle", confiesa la organizadora de 'A las olvidadas'.

El origen de 'A las olvidadas'

María recuerda que surgió en una librería (Tipos Infames) en Madrid. "Al quejarme de la cantidad de libros que tengo en casa, una señora en voz alta me dijo que los donara a una biblioteca o a una cárcel. La señora se llamaba Mercedes y me regaló esa palabra, cárcel, cuando la escuché se me iluminó todo el proyecto", argumenta María.

Pero este plan va mucho más allá. Además de los libros dedicados a las mujeres que se encuentran en la cárcel, también existe la iniciativa de Teaming para donar 1 euro y ayudar a la autofinanciación del proyecto. "Solas no podemos, con 1€/mes de la gente, sí, aunque de momento somos muy pocas personas. El perfil de teaming no es de 'A las olvidadas' sino de Teta & Teta, la marca social que está detrás de A las olvidadas, activista y feminista, una asociación sin ánimo de lucro especial", aclara.

 

En total, 'A las olvidadas' ya ha repartido 3.200 libros, y las voluntarias no dejan de preparar próximas visitas para cumplir su objetivo: llevar libros dedicados a todas las cárceles y módulos de mujeres de España. "Como hizo Lorca con La Barraca pero en vez de llevar teatro a los pueblos, queremos llevar libros dedicados por la gente a las cárceles y módulos de mujeres de España", explican en su web.

Foto de alasolvidadas.org
Foto de alasolvidadas.org

 

Además, otra de sus anhelos es editar un libro memoria con una selección de dedicatorias, para donar los beneficios a una asociación de reinserción social y laboral de reclusas, y hacer un documental. "¿Y si un director o directora se enamorara del proyecto? Molaría", desafían desde el colectivo.

'A las olvidadas' en Facebook

'A las olvidadas' en Instagram

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad