Castilla y León

La Junta plantea un borrador con más de 60 millones para el plan de choque por el empleo

Los sindicatos ven insuficientes algunas partidas y reclaman fondos adicionales para afectados por Erte y formación.

Concha Ortega / ICAL . Un trabajador del sector de la construcción durante la crisis sanitaria del coronavirus
.Un trabajador del sector de la construcción durante la crisis sanitaria del coronavirus. / Concha Ortega / ICAL
ICAL | 15/10/2020 - 08:13h.

La Junta de Castilla y León presentó ayer miércoles a los agentes del Diálogo Social, UGT, CCOO y Cecale, un borrador del plan de choque por el empleo ante la crisis del Covid-19, para el que proponen destinar más de 60 millones de euros en sus diferentes líneas para la reactivación del empleo y sectores como el comercio, la hostelería, la artesanía, los feriantes, y la industria, junto con instrumentos para mejorar la financiación de las empresas.

La reunión de este miércoles supuso, según fuentes de la negociación consultadas por Ical, un avance en los trabajos iniciados para la elaboración de este plan de choque, que constituye uno de los compromisos adquiridos por el Gobierno autonómico dentro del punto 25 del Pacto para la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social en Castilla y León, suscrito el 17 de junio por la Junta y cinco fuerzas políticas con representación parlamentaria –PSOE, PP Ciudadanos, Podemos y Por Ávila–.

En ese sentido, sindicatos y patronal analizarán de forma interna el detalle de la propuesta de la Junta en un plazo de dos días para el viernes por la mañana volverse a reunir todas las partes, con el fin de avanzar hacia un acuerdo, que de momento no está cerrado y que para los agentes sociales y económicos requiere de una mayor concreción y un compromiso sobre su cumplimiento.

En estas casi 48 horas, hasta la cita del viernes 16 de octubre, analizarán la distribución de las partidas, el montante para cada una de ellas, así como si con ellas es suficiente para atender la situación generada por el Covid-19 entre los trabajadores y las empresas afectadas por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte), así como sobre los sectores más castigados por la pandemia.

Por tanto, sindicatos y empresarios trabajarán en la propuesta presentada por la Junta, la primera que establece asignaciones presupuestarias para cada una de las líneas, con el objetivo de que si finalmente se alcanza un pacto, sea firmado y puesto en marcha cuanto antes, ante las perspectivas negativas que ha generado el coronavirus sobre el económica este otoño e invierno.

Además, las partes negociadores reconocen que este plan de choque por el empleo está afectado por la falta de nuevos presupuestos debido a que están en vigor los prorrogados de 2018 y que su desarrollo requería unas nuevas cuentas el próximo ejercicio. No obstante, la vocación de los agentes económicos y sociales es alcanzar un acuerdo con la Junta, tras el pacto político de junio.

Por su parte, el vicesecretario de UGT en la Comunidad, Evelio Angulo, explicó que el sindicato analizará el documento entregado en el encuentro de este miércoles, sobre el que se introdujeron modificaciones respecto al último. No obstante, consideró que se debe hacer un esfuerzo "mayor" para atender la situación de los trabajadores afectados por un Erte, pero también de las empresas que pasen por problemas de liquidez, para que puedan mantener y crear puestos de trabajo.

"Tenemos 45.000 trabajadores afectados por un Erte por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, desde luego se les tiene que complementar la prestación por desempleo desde marzo", dijo el dirigente de UGT, que añadió: "Está complicado, no es fácil, aunque tenemos voluntad de llegar a un acuerdo".

Además, Evelio Angulo reclamó garantías sobre el cumplimiento de lo acordado, después de un periodo de "desconfianza", en el que no encontraron "lealtad". Sin embargo, reiteró que la negociación no está siendo "tensa", ni está "rota", pero advirtió de que tampoco se puede dar por "resuelta".

Por su parte, el secretario de Empleo, Política Institucional y Diálogo Social de CCOO en Castilla y León, Saturnino Fernández, reconoció que se habían producido avances al contar con más datos sobre las diferentes líneas para los sectores más castigados, pero insistió en que existen dos condiciones que todavía no se han aceptado y que sin ellas su sindicato no firmará el acuerdo sobre el Plan de Choque.

Al respecto, indicó que reclaman que contenga medidas clásicas, junto a otras nuevas, para mantener el empleo, pero con un refuerzo de los mecanismos y fondos. Por tanto, el representante de CCOO indicó que exigen un programa de ayudas a trabajadores y empresas en ERTE por causas económicas, productivas, técnicas y organizativas, con el objetivo de completar la prestación por desempleo para favorecer el consumo primario y para atender las cuotas a la Seguridad Social que abonan las empresas.

También en materia de formación e inserción para el empleo, CCOO demanda a la Junta que precise las aportaciones adicionales para los desempleados, que apuntó van a crecer por las consecuencias de la crisis sanitaria. Saturnino Fernández recalcó que un plan de choque por el empleo debe reforzar las políticas existentes con recursos "a mayores" y completarlas con otras nuevas.

Además, indicó que se debe revisar la distribución de fondos para contar con una planificación "realista" y "ejecutable" porque detectó en un primer análisis que algunas líneas están "engordadas" en detrimento de otras. Confió en que en estos dos días se pueda encauzar el acuerdo para que el Plan de choque vea la luz cuanto antes.

Finalmente, fuentes de la patronal indicaron que estudiarán en los próximos días la propuesta entrega por la Junta y que se seguirá analizando en el marco de las reuniones previstas por los miembros del Diálogo Social.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad