ECONOMÍA

La nueva factura de la luz entra en vigor mañana: éstas son las claves para ahorrar

El cambio, muy criticado por Facua, persigue fomentar el ahorro, la eficiencia y el coche eléctrico, y ha sido diseñado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que aconseja no encender todos los aparatos a la vez, ajustar potencia y huir de las horas más caras.

bombilla luz economía factura gastos iluminación
Antonio M. Vélez / elDiario.es | 31/05/2021 - 18:13h.

El próximo martes entra en vigor, tras varios aplazamientos, la nueva factura de la luz. El cambio, diseñado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y muy criticado por la organización de consumidores Facua, llega en un momento de altos precios en el mercado mayorista que determina el coste de la energía consumida.

El Gobierno, que el martes prevé remitir al Congreso el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) que presentó en diciembre para sacar de la factura el coste de las renovables más antiguas y abaratarla un 13% en cinco años, prepara un anteproyecto para actuar contra los denominados "beneficios caídos del cielo" de hidráulica y nuclear.

El Ejecutivo dio luz verde al nuevo recibo que ahora se pone en marcha con una orden ministerial aprobada en abril por la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Lo justifica como una medida para fomentar el ahorro, la eficiencia, el autoconsumo y el despliegue del vehículo eléctrico.

¿Qué cambia?

La nueva tarifa aplica a todos los consumidores discriminación de precios con tres tramos horarios (punta, llano y valle) para la parte regulada del recibo por la energía consumida. Además, se podrán contratar dos potencias diferentes, con dos tramos de precios distintos.

La parte regulada a partir de ahora se divide en dos conceptos que suponen el 55% de la factura final: los peajes (para pagar las redes de transporte y distribución, cuyo coste determina la CNMC) y los cargos, que fija el Gobierno y que retribuyen las primas a las renovables más antiguas, los sistemas extrapeninsulares y las anualidades para pagar el déficit de tarifa (la bolsa de deuda acumulada porque en el pasado los ingresos no cubrían los costes).

El periodo punta, en el que los peajes y cargos serán más caros (un 95% más que el valle), irá de 10 a 14 horas y de 18 a 22 horas; el llano, con un coste intermedio (un 25% más barato que en punta), de 8 a 10 horas; de 14 a 18 horas, y de 22 a 24 horas; y la tarifa valle, la más barata, abarcará desde la medianoche a 8 de la mañana y todas las horas de fines de semana y festivos.

El periodo de punta comprende las 2.040 horas de más demanda eléctrica del año; el llano, las 2.040 horas de demanda intermedia, y valle, las 4.680 horas restantes. En total hay 88 horas valle a la semana, que suponen el 52% del total, por lo que una gran parte del consumo (frigoríficos, stand-by, aparatos conectados 24 horas), se seguirá haciendo en ese horario.

¿Qué pasa con la potencia contratada?

Con el nuevo sistema, todos los consumidores por defecto mantendrán su potencia actual. Pero la CNMC aconseja contratar dos diferenciadas en función del tramo horario, porque ahora se ponen en marcha dos periodos: punta y valle. La recomendación de la CNMC es intentar bajar la potencia punta, más cara, que irá de 8 de la mañana a 24 de la noche, y subir la valle, muchísimo más barata (1,42 euros por kW contratado), que se aplicará el resto de las horas en días laborables, y todas las horas de sábados, domingos y festivos nacionales.

¿Cómo se va a aplicar el cambio?

Será automático para los cerca de 10,7 millones de hogares acogidos a la tarifa semirregulada del precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), que es la más recomendada por los expertos y a la que pueden acogerse todos los suministros con hasta 10 kW de potencia contratada (la inmensa mayoría de hogares). En este caso, los comercializadores de referencia aplicarán directamente los nuevos peajes y cargos.

Para los consumidores que están en el mercado libre, que son la mayoría pese a que es más caro (más de 16 millones de suministros), el impacto dependerá de cómo les trasladen las empresas la variación del componente regulado de la factura. El comercializador "deberá comunicar los cambios con suficiente antelación y de forma clara y transparente", recuerda la CNMC. Sobre este aspecto ha expresado su preocupación la OCU: recuerda que todas deben repercutir los cambios (subir o bajar la factura en la proporción que corresponda), pero tienen libertad para aplicar los nuevos tramos horarios o mantener la situación anterior.

¿Dónde puedo mirar los precios?

El operador del sistema eléctrico, (REE), publicará cada día a las 20.15 horas en la web de eSios y en la app redOS los precios horarios de la electricidad del día siguiente adaptados a la nueva estructura de cargos y peajes. "Consultando la información de precios que ofrece Red Eléctrica de España, el consumidor acogido al PVPC puede decidir cuál es el periodo que más le interesa para consumir la electricidad", ha explicado este lunes la empresa.

¿Qué se recomienda para ahorrar?

Para lograr un ahorro respecto al anterior sistema, es muy probable que haya que modificar algunos hábitos de consumo. Según cálculos de la CNMC, si un consumidor medio doméstico (con una potencia contratada de 4 kW) recortase su potencia hasta 3,5 kW en el periodo de punta y la de valle hasta 2,3 kW, obtendría una reducción del componente regulado del 6,8% y un ahorro final de en torno al 3,4%, ya que esa parte regulada (formada por los denominados peajes y los cargos) supone en torno a la mitad del recibo.

Si el consumidor, además de ajustar su potencia, traslada una pequeña parte del consumo del periodo de punta a los de llano y valle, "el ahorro en el componente regulado de la factura podría superar el 15%", lo que implica un ahorro final del 7,5%. La CNMC recomienda por ejemplo desplazar el planchado (una de las actividades que más electricidad consumen) a periodos fuera de punta: así, planchar en periodo de llano en lugar de en punta "disminuiría el coste en 38 euros/año".

Competencia señala que evitar simultanear el consumo de los electrodomésticos "podría inducir un ahorro de entre 200 euros y 300 euros anuales, para un consumidor con alto equipamiento eléctrico", si ajustara la potencia contratada en las horas punta al nuevo modelo.

¿Cómo sé cuánta potencia necesito?

Los consumidores pueden consultar en la web de su distribuidora (y con el contrato a mano) los datos de su potencia máxima demandada y consumos. Pero quizá lo más práctico sea esperar a que llegue la primera factura con el nuevo modelo. La de los usuarios con PVPC, que va a ser más corta (dos páginas), incluirá la información de las potencias máximas que cada consumidor ha demandado en cada periodo horario del último año, para hacerse una idea del margen para ajustarla. Se incluirá, además, un código QR para acceder al comparador de ofertas de energía de la CNMC.

Para facilitar la adaptación, los consumidores podrán cambiar la potencia dos veces durante los primeros 12 meses, hasta el 31 de mayo de 2022. Luego, solo una vez al año.

Desde la consultora en asesoramiento de tarifas Selectra recomiendan mantener la potencia habitual durante las horas valle, al menos por el momento, e intentar desplazar consumo desde las horas punta (caras) hacia esas horas más económicas. "Al mismo tiempo, no perderás calidad de vida pudiendo utilizar distintos electrodomésticos durante el fin de semana sin necesidad de sufrir por si te saltan los plomos" al superar la potencia contratada.

¿Qué pasa si tengo el bono social?

Los descuentos para los consumidores que tengan concedido el bono social por ser considerados vulnerables (de un mínimo del 25% en la factura) seguirán aplicándose.

¿Esto va a abaratar la factura?

Transición Ecológica confía en una "cierta reducción" del recibo medio tras su puesta en marcha. Pero ha advertido de que el sistema "no busca reducir el precio de la electricidad de manera inmediata", sino dar "señales adecuadas" a los consumidores.

El impacto dependerá de cada caso. En términos generales, según la CNMC, para la mayor parte de domésticos el componente regulado del recibo se reducirá un 6,7%. Esto implicaría un ahorro final aproximado del 3,3% para unos 19 millones de consumidores. Es un ahorro muy pequeño: la facturación de peajes, cargos y pagos por capacidad se reducirá para el consumidor medio con potencia contratada inferior a 10 kW (actual peaje 2.0 A), aproximadamente, 17 euros al año, antes de impuestos.

Sin embargo, la factura aumentará "levemente", unos 2 euros al mes (24 euros al año) para los que ya estaban acogidos a los antiguos peajes con discriminación horaria: unos 10 millones de consumidores.

¿Por qué se hace este cambio?

El objetivo es incentivar el traslado del consumo eléctrico desde las horas de máxima demanda eléctrica a otras en las que las redes de transporte y distribución están menos saturadas, y facilitar la descarbonización de la economía con la electrificación que viene. Esto reducirá la necesidad de llevar a cabo nuevas inversiones. A la larga se traducirá en menores costes para los consumidores de electricidad, que son los que las pagan.

¿Hay modelos similares en otros países?

La propia CNMC reconoce que esta es una experiencia pionera, si bien la tendencia en Europa va hacia favorecer la eficiencia en el consumo. España ya innovó en su momento con los precios horarios de la energía consumida (vinculados a la cotización del mercado mayorista) del PVPC que el Gobierno del PP implantó en 2014.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad