EVEREST

Everest reduce su plantilla al mínimo para afrontar la liquidación de la histórica empresa editorial

El comité de empresa de Everest firma la extinción de 120 contratos y la plantilla se reduce a una veintena para labores de liquidación. Se establece una bolsa de trabajo a la que debería acudir un posible inversor que quisiera comprar la compañía.

imagen
Carlos S. Campillo / ICAL Los comités del grupo Everest y los trabajadores de la empresa se concentran en León para protestar por la situación de la editorial
Elena F. Gordón/Ical | 08/10/2015 - 19:06h.

El comité de empresa de Everest ha sucrito, previa ratificación en asamblea por acuerdo mayoritario, el acuerdo de extinción de contrato para unos 120 trabajadores del grupo editorial leonés. Así lo confirmó su presidente, Enrique Reguero, quien añadió que la empresa se queda únicamente ahora con unos 27 trabajadores que se dedicarán a labores de liquidación para obtener el máximo dinero posible destinado al pago de deudas de la compañía.

Concluido el ERE suspensivo vigente hasta el 30 de septiembre y vencido el periodo de consultas sin que ningún posible comprador haya depositado la 'fianza' de 100.000 euros planteada, se da este nuevo paso, tras la extinción el pasado mes de julio de buena parte de los contratos de los 320 que tenía la editorial.

Aunque nada, de momento, hace pensar en una posibilidad certera, los sindicatos no descartan que como ha ocurrido en otros casos, una vez que la empresa se ve 'libre' de cargas de personal aparezca ahora alguna compañía o grupo interesado en adquirirla. En el caso de Everest se habló hace tiempo del interés mostrado por un fondo inversión, que de momento no se ha traducido en hechos más allá de contactos con el administrador concursal.

"Nunca ha habido una propuesta firme", subraya Reguero, quien considera que en caso de producirse una oferta, la operación podría salir adelante. "Si alguien viene con el dinero, no creo que ni el juez ni la administración concursal se opongan", señala sin muchas esperanzas de que pueda ocurrir.

No obstante, y en previsión de una circunstancia que no es infrecuente en el mundo empresarial, el acuerdo de extinción avalado por la plantilla contempla la creación de una bolsa de empleo a la que debería acudir un hipotético nuevo propietario en caso de producirse esa oferta.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad