Quantcast

PATRIMONIO

Tapan en tiempo récord las catas de la Plaza del Grano salvo una en que aparecen esqueletos

Al menos dos cuerpos completos de un aparente enterramiento aparecieron el lunes en apenas 40 centímetros de profundidad en la calle Mercado, junto a la iglesia del mismo nombre. Hoy ya se han retirado.

imagen
Los dos cuerpos en la cata de la calle Mercado de León, tumbados en paralelo y en dos niveles diferentes, a muy poca profundidad. / Carlos J. Domínguez
C.J. Domínguez | 29/11/2016 - 10:53h.

Un total de cuatro puntos fueron excavados desde que la semana pasada comenzaran las catas arqueológicas en la tradicional Plaza del Grano previas a la ejecución del polémico proyecto municipal de adecuación y accesibilidad. De ellos, siete días después, tres han sido ya supuestamente examinados y tapados con evidente celeridad -algunos de ellos en la misma mañana del lunes y en apenas unas horas-.

Pero una cuarta excavación, la última abierta, en concreto en la calle Mercado que desemboca en la plaza, ha deparado la mayor sorpresa aparente. Porque a escasos 40 centímetros de la línea de la calle original, y en dos alturas diferentes, han aparecido los dos esqueletos completos, en apariencia correspondientes a seres humanos adultos. Algunos vecinos hablan de un tercero pero a simple vista no parecía apreciarse.

Los cuerpos en la zanja abierta, muy cerca de la Plaza del Grano (atrás). / Carlos J. Domínguez
Los cuerpos en la zanja abierta, muy cerca de la Plaza del Grano (atrás). / Carlos J. Domínguez

Los restos humanos permanecieron durante casi cinco horas en la mañana del lunes a la vista, aunque a última hora de la mañana del lunes fueron examinados por uno de los arqueólogos de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, según pudo confirmar iLeon. Labores que continuaron esta mañana del martes pero ya para proceder a la retirada de los restos óseos.

De momento, se desconoce el origen y el resto de detalles, aunque algunos vecinos no se mostraron excesivamente sorprendidos por el hallazgo, dada la proximidad con la iglesia del Mercado de la Plaza del Grano. De hecho, una de ellas recordaba que en el inicio de la década de los años 80 del pasado siglo, cuando se realizaron las obras de adecuación del entorno exterior del atrio de la iglesia, "aparecieron varios esqueletos y algunos metidos en sarcófagos de piedra". Y es que los enterramientos en sagrado -dentro o en las inmediaciones de los templos católicos- eran lo común en tiempos medievales.

Sin embargo, no hay que dar por hecha una datación antes de los correspondientes análisis. No hay que olvidar que la aparición hace sólo una década, en 2006, de dos esqueletos en la cueva de La Braña-Arintero de Valdelugueros, que podrían haber pasado desapercibidos de no publicarse en prensa, acabaron desvelando el genoma del hombre del Mesolítico tras las analíticas en Harvard, y con ello el posible aspecto de los leoneses de hace unos 7.000 años. Para más información de aquella aportación de la arqueología leonesa a la Historia, aquí la enlazamos.

Está por ver si el resultado de las catas arqueológicas modificará en algún modo los planes municipales para ejecutar el proyecto de reforma y mejora de la Plaza del Grano y su entorno, proyecto que incluye la reforma de esta calle donde han aparecido los esqueletos humanos.

Pero amén de los restos de lo que parecieron antiguas construcciones en la actual traza de la plaza, cuyo origen y datación está por ver si podrían ser romanas –muy poco probable- o medievales, el mayor condicionante sí puede ser el resultado del análisis detallado de los cuerpos encontrados en la calle Mercado.

Apenas cuatro horas separan estas imágenes de una de las catas arqueológicas en la Plaza del Grano.
Apenas cuatro horas separan estas imágenes de una de las catas arqueológicas en la Plaza del Grano.

Algo que sin embargo, en no pocas ocasiones no ha sido impedimento para continuar un proyecto, como por ejemplo ocurriera con agria polémica en la reforma iglesia de Palat de Rey, datada en el siglo X, en la que pareció hace dos décadas una auténtica necrópolis con decenas de cuerpos. Y aún así la Junta de Castilla y León decidió tapar todos los restos y continuar los trabajos, argumentando que era la mejor manera de conservarlos.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad