Quantcast

POLÉMICA: OBRAS EN LA PLAZA DEL GRANO

El Ayuntamiento incumplió 23 años la prohibición de circular por la Plaza del Grano de León y la obligación de arreglarla

El estado actual de la tradicional plaza acusa el tránsito indiscriminado, aparcamiento, carga y descarga y hasta el paso diario de camiones municipales de basura, prohibidos expresamente por Patrimonio de la Junta en 1993 y que el Consistorio leonés jamás respetó. También hizo caso omiso de la obligatoriedad de arreglar cada uno de los desperfectos en el empedrado que el tráfico provocaba.

imagen
Estampa nada extraña de ver durante años y años en la Plaza del Grano de León.
ileon.com  | 14/02/2017 - 10:15h.

Los actuales rectores del Ayuntamiento de León, como hiciera el anterior equipo de Gobierno, aducen para justificar el polémico proyecto de intervención sobre la patrimonial Plaza del Grano de León la situación de decrepitud que presenta su tradicional pavimento de canto rodado.

Lo que el Ayuntamiento no reconoce, ni lo ha hecho en los últimos 23 años, es que gran parte de la culpa y la totalidad de la responsabilidad de ese estado lamentable es de esta misma administración.

El documento de 1993 que demuestra las prohibiciones incumplicas durante 23 años.
El documento de 1993 que demuestra las prohibiciones incumplicas durante 23 años.

Y es que hace esa friolera de años, 23, que la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León ya advirtió que estaba obligado a impedir que los vehículos de todo tipo, cuyos daños ya eran evidentes en el año 1993, a pesar de que su restauración tradicional e integral del empedrado había concluido sólo tres años antes.

Un documento de la época, firmado por el entonces máximo responsable de Patrimonio de la Junta en León, Enrique Hermida, el 5 de marzo de 1993 comunicaba al Consistorio leonés que era su obligación vigilar "la circulación en dicha plaza, de suerte que impida la entrada de vehículos a la Plaza del Grano".

El mismo documento ya obligaba, hace los mismos 23 años, a que el Ayuntamiento leonés "disponga lo suficiente para reponer los cantos rodados desprendidos", reta textualmente el escrito oficial. La decisión se había tomado en la Comisión Territorial de Patrimonio del 25 de febrero de ese año tras la queja planteada por Javier Ramos Guillart.

Vehículos aparcados en la zona habilitada sólo para el paso a garajes pero también dentro de la zona prohibida. No es un estampa inusual.
Vehículos aparcados en la zona habilitada sólo para el paso a garajes pero también dentro de la zona prohibida. No es un estampa inusual. Archivo ileon.com

Ramos Guillart era entonces fuera arquitecto de Patrimonio Cultural de la Junta desde nueve años antes, miembro de Icomos (Comisionado de la Unesco para Patrimonio) en España –el mismo organismo que exigió en 2015 al Ayuntamiento no ejecutar el actual proyecto en la Plaza del Grano-, y posteriormente secretario general de Vivienda del Ministerio de Vivienda de 2004 a 2010, poseedor de numerosos premios internacionales.

Ya entonces, este arquitecto censuraba que "en la Plaza del Grano siguen entrando y circulando coches y camiones, con el consiguiente deterioro del suelo de canto rodado y se observan varios cantos desprendidos sin que sean reparados los desperfectos". Por tal motivo, la Comisión aprobó la tajante prohibición dirigida al Ayuntamiento.

Sin embargo, el Consistorio leonés ha hecho caso omiso desde 1993, sometiendo así a la Plaza del Grano a la misma enorme presión denunciada entonces, con el resultado del actual estado de la misma.

Tanto bajo gobierno municipal del PP, con Mario Amilivia, Emilio Gutiérrez y Antonio Silván como alcaldes,  como del PSOE, con Francisco Fernández de regidor, como con UPL en el cogobierno de ambos en diversos momentos, jamás se tomaron las medidas exigidas en 1993.

iLeon.com ha denunciado en reiteradas ocasiones, con abundancia gráfica de todo tipo, que todo tipo de vehículos acceden a la plaza son total impunidad, incluso camiones de reparto de gran peso.

Pero lo más grave ha sido que hasta hace apenas unos pocos meses, cuando era inminente el inicio de las actuales polémicas obras, todos los días los camiones de recogida municipal de basuras atravesaban el delicado empedrado para la recogida diaria de residuos. Las constantes denuncias, públicas y de diversos colectivos como Ecologistas en Acción o algunos partidos políticos en momentos puntuales, fueron sistemáticamente desoídas.

El resultado es el evidente destrozo de décadas en el valioso pavimento, único a la total falta de intervención alguna para ponerle freno, ya que desde la restauración de los hermanos Seoane que culminaron en 1990 no ha vuelto a haber ninguna reparación, siquiera puntual.

Un camión de pesados contenedores de obra atraviesa el empedrado la semana pasada tras descargar uno de ellos.
Un camión de pesados contenedores de obra atraviesa el empedrado. Archivo ileon.com
publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad