Quantcast

Incendios forestales

Los rayos provocaron hasta siete incendios forestales este fin de semana en la provincia

Afectaron a las comarcas de Maragatería, el Bierzo y la Montaña Central, donde aún continúa uno en Villasimpliz.

imagen
Helicóptero de extinción de incendios de la Junta de Castilla y León
ileon.com  | 14/07/2019 - 19:50h.

Tras un arranque de la campaña de verano de incendios forestales inusualmente muy tranquila en la provincia leonesa, este fin de semana la tendencia se ha roto. Y la 'culpa' principal ha sido de las fuertes tormentas, todas ellas con abundante aparato eléctrico. De hecho, Aemet contabilizó sólo en la tarde de ayer un total de 377 rayos caídos en diferentes puntos de la provincia.

Un total de siete siniestros se han iniciado este fin de semana por culpa de las tormentas. Seis de ellos a lo lardo de la tarde de este 13 de julio, obligando a la Junta de Castilla y León a intervenir, y otro este domingo. Incendios que prendieron en los municipios de Lucillo, en la comarca de Maragatería; Priaranza del Bierzo, Vega de Espinareda, Sancedo, y Páramo del Sil, dentro de la comarca del Bierzo; y Soto y Amío y La Pola de Gordón, en la Montaña central leonesa.

A última hora de este domingo, la Junta informaba de que de los iniciados el sábado habían conseguido ser extinguidos en todos los casos excepto el de los montes de Villasimpliz, en Pola de Gordón, que se considera controlado pero no apagado aún y cuya superficie no se ha contabilizado.

El originado en Maragatería, en concreto, afectó a montes de la localidad de Lucillo, según el parte oficial de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, y comenzó poco después de las cuatro de la tarde, controlándose una hora y media después con la ayuda del helicóptero con base en Rabanal, los bomberos forestales de una brigada helitransportada, una cuadrilla de tierra y dos agentes medioambientales.

El riesgo se trasladó al Bierzo prácticamente a la misma hora. Así, otro rayo prendió fuego en la localidad de Villalibre de la Jurisdicción (Priaranza), a partir de las 16.17 horas, obligando a intervenir a personal del propio ayuntamiento con ayuda de una automomba y un agente medioambiental.

Con otro intervalo de diez minutos, a las 16.27, la alarma saltó en Vega de Espinareda, en plena celebración de sus fiestas del Carmen, en este caso llegando a quemar 0,20 hectáreas de monte en un siniestro en el que intervinieron el helicóptero con base en El Cueto, transportando a una brigada completa, con apoyo de dos cuadrillas de tierra y hasta tres agentes medioambientales.

Por último, en Sancedo otro rayó prendió a las 17.35 horas, considerándose controlado a las 18.12 horas, tras intervenir parte de los medios que provenían de Vega de Espinareda. La superficie total quemada, según ha detallado este domingo la Junta, fue de apenas 0,01 hectáreas quemadas, aunque eso sí, de superficie arbolada.

En ambos casos antes de las seis de la tarde, tuvieron lugar los dos últimos episodios originados por rayos en la Montaña Central. En el de los montes de la localidad de Carrizal (Soto y Amío) participó el helicóptero con base en Camposagrado con los agentes de una brigada helitransportada, una autobomba y dos agentes medioambientales. Informan hoy de que se dio por extinguido poco después de las ocho de la tarde, habiendo quemado 0,10 hectáreas de pasto, principalmente.

Y en el de la localidad de Villasimpliz, en La Pola de Gordón, el helicóptero de Sahechores, bomberos forestales de otra brigada y una cuadrilla de tierra fueron los efectivos participantes.

1,75 hectáreas en Anllares del Páramo

Este domingo 14 de julio se originó el séptimo siniestro en montes de Anllares del Páramo (municipio de Páramo del Sil9, igualmente originado por rayos, y en el que trabajaron dos helicópteros con base en Rabanal y El Cueto, dos brigadas helitransportadas, una cuadrilla de tierra y tres agentes medioambientales. De momento permanece controlado, habiendo quemado 1,75 hectáreas de mattorral.

El único incendio provocado por la mano del hombre, es decir, intencionado, tuvo lugar esta tarde en el pueblo de Castellanos (municipio de Santa María del Monte Cea), extinguido en unas dos horas con apoyo de una automomba y un agente medioambiental.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad