Sanidad

Los pueblos temen que la Junta use la pandemia como excusa para imponer su criticado plan de consultas sin médico

Se redrudece la polémica sobre la implantación 'de facto', que la Junta niega por activa y por pasiva, de la reestructuración anunciada hace un año y que en principio se iba a poner en modo de prueba sólo en una comarca zamorana, con consultas con médico sólo concentradas en municipios más grandes y desplazamientos de los enfermos rurales.

Protesta Sanidad Astorga consultorios
Protesta en un consultorio de la provincia por la falta recurrente del médico, archivo.
ileon.com  | 13/06/2020 - 18:45h.

"Es importante que (en los pueblos) se mentalicen de la necesidad de la cita previa a partir de ahora, independientemente del coronavirus". Porque "la cita previa tiene que ser un mecanismo habitual aunque se reinicie la actividad presencial" de los médicos. "Como en las ciudades".

Todos estos entrecomillados corresponden a frases textuales de la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado. Las lanzó este jueves en rueda de prensa y esconden a duras penas una estrategia clara de su departamento: que la pandemia y la paulatina desescalada rural vaya siendo utilizada por las autoridades sanitarias para poner en marcha de manera generalizada su más que polémico plan de consultorios sin médico estable y diario en los pueblos, con llamada de cita previa y posterior viaje de los vecinos enfermos, habitualmente muy mayores, a centros en las cabeceras de comarca.

La Junta parece defender así que busca aprovechar la actual situación, con los consultorios todavía no operativos, para irlos reabriendo ya con el desarrollo real de la remodelación de la sanidad rural que anunció en octubre del año pasado. Al menos, eso sospechan numerosos partidos políticos, plataformas de la defensa de la sanidad pública y alcaldes, de todos los colores políticos, e incluso del PP.

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante la rueda de prensa portarior al Consejo de Gobierno extraordinario celebrado para abordar la gestión del Coronavirus. / Rubén Cacho / ICAL
El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ambos médicos. / Rubén Cacho / ICAL

 

No se olvida que aquel plan provocó una lluvia de críticas y que la Junta finalmente decidió implementar, también con gran contestación, en la comarca zamorana de Aliste a modo de prueba piloto. Este plan piloto apenas se desarrolló al llegar en marco la crisis del coronavirus.

En su comparecencia, la consejera Casado, que a finales del año pasado defendió a capa y espada la remodelación del sistema, junto a su compañero de partido (Ciudadanos), el vicepresidente Francisco Igea, quien había criticado abiertamente que se dieran servicios médicos in situ a "municipios con 50 personas", quiso relatar una anécdota que la desescalada de la Covid-19 dejó en un pueblo de la Comunidad, el cual no identificó.

Un caso criticado por la consejera

Según las propias palabras de la consejera, en un pueblo con 46 cartillas abrió esta semana el consultorio. Y el médico se encontró a los 46 vecinos esperándole. "Eso no puede ser", recalcó, aún asegurando entender la importancia que para los habitantes de los pueblos tiene la atención personal y cercana.

Casado insiste en la posibilidad de aprovechar la fórmula de la cita previa que se está imponiendo en la desescalada del coronavirus para la futura reestructuración de la asistencia sanitaria rural.

Protesta virtual

El llamamiento de la consejera llega también unas horas después del anuncio de una manifestación virtual el sábado 20 de junio a través de Youtube enmarcada en las protestas contra la aplicación de la reforma sanitaria rural trazada antes de que la crisis del coronavirus condicionara la agenda política de los últimos meses.

También esta misma semana, los procuradores socialistas evidenciaron la aparente estrategia de la Junta para imponer su reforma, la llamada "Reestructuración de la Atención Primaria en el medio rural", temiendo que no reabran los consultorios tras el fin del estado de alarma, lo que cifran en un cierre de 740 de la provincia, que atienden a una población sanitaria de 40.000 personas.

El PSOE teme "recortes salvajes"

Hoy sábado, la secretaria de Organización del PSCyL, Ana Sánchez, expresó su "sospecha" de que la Junta pretende "aprovechar la crisis de la Covid-19 para consolidar sus recortes salvajes en el medio rural, para exportar el Plan de Aliste a toda Castilla y León y mantener cerrados los consultorios legales", a pesar de que en el último Pleno de las Cortes autonómicas se aprobó por unanimidad "la reapertura de los consultorios rurales y de la garantía de atención presencial" en ellos.

Los alcaldes del PP de la zona de Sahagún.
Los alcaldes del PP de la zona de Sahagún.

 

El PP de Sahagún, al ataque

No es una sospecha únicamente socialista. Los alcaldes del PP de toda una comarca rural de León, la de Sahagún, advirtieron esta semana que no admitirán que no se reabran los consultorios de los pueblos de la zona de salud. Y encabezaba la queja el actual senador por León Javier Santiago Vélez, censurando a su propio partido que los vecinos continúen sin consultas presenciales en 46 de los 53 centros sanitarios de los pueblos.

También hoy, la Plataforma por la Sanidad Pública de Astorga y su comarca defendía en una nota de prensa la exigencia de reapertura de los consultorios, para 'sacudir' a la administración y que "no se olviden de los consultorios que no se han abierto, no se van a abrir y las alcaldías no defienden".

"Se cerraron los consultorios médicos" por la Covid-19, recuerdan, "la planificación se estructuró en un centro abierto por demarcación y sus 'satélites' cerrados, igual de inaccesible en el medio rural que los grandes centrales; ¡Qué casualidad! Es la misma propuesta sobre la que nos abalanzamos unos meses antes. Así se suprimirán las consultas médicas diarias en los pequeños pueblos. Esto es un cierre encubierto, o más bien muy al descubierto, de los consultorios rurales", afirman.

Con estas y otras sospechas y realidades, ya se ha convocado la primera protesta sanitaria presencial de la provincia, en Ponferrada, el próximo sábado 20 de junio. La protesta tendrá lugar a las 12.00 horas en la plaza Lazúrtegui y forma parte de la convocatoria general lanzada por la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS).

Mañueco: "Nunca han estado cerrados, ni se van a cerrar"

La bola crece tanto que el propio presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha tenido que salir a final de esta semana a repetir insistentemente el mantra de la consejera de Sanidad: los consultorios no están cerrados, sino que se abren a demanda. "Los consultorios nunca han estado cerrados, ni se van a cerrar, que quede claro", remarcaba, acusando a "quienes ponen en riesgo la salud y la seguridad con propuestas irresponsables".

Rubén Cacho / ICAL. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y la consejera de Empleo, Carlota Amigo, durante la reunión del Consejo del Diálogo Social
Rubén Cacho / ICAL. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y la consejera de Empleo, Carlota Amigo, durante la reunión del Consejo del Diálogo Social.

 

Así, reiteró que la atención en los consultorios está garantizada pero siempre desde las premisas de seguridad y protección a los pacientes y a los sanitarios, por lo que recordó que el "virus está vivo y sigue circulando" y que los centros sanitarios son "los lugares de máximo riesgo" en la trasmisión del patógeno.

De esa forma, remarcó que la Junta cumple con los protocolos de las sociedades científicas y del Ministerio de Sanidad en los que se prima la asistencia telefónica y telemática en Atención Primaria y recordó que se trata de "evitar aglomeraciones en las salas de espera", si bien subrayó que la consulta presencial se desarrolla siempre que el médico así lo decida.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad