Quantcast

Tecnología

El 'supercomputador' de León, ahora llamado Scayle, multiplica por 10 su capacidad inicial

La Junta destaca en unas jornadas la potencia de 229 teraflops de este ingenio ubicado en la Universidad leonesa, que ahora servirá además para el proyecto de Escuelas Conectadas que enlazará por fibra óptica 1.500 centros escolares de la Comunidad.

consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, Jornada Supercomputación Big Data directora general de Telecomunicaciones, Victoria Seco director del centro de Supercomputación Vicente Matellán calendula Scayle
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presenta la Jornada 'Supercomputación para la competitividad: Genética, Big Data y nuevos materiales' junto a la directora general de Telecomunicaciones, Victoria Seco y el director del centro de Supercomputación, Vicente Matellán. / Miriam Chacón / ICAL
ICAL | 08/06/2018 - 11:24h.

El Centro de Supercomputación de Castilla y León, antiguamente conocido como Caléndula, y ahora 'rebautizado' con las siglas de la Comunidad como 'Scayle', con sede física en la Universidad de León, ha multiplicado por diez su capacidad de cálculo y almacenamiento inicial que la que arrancó hace diez años, hasta alcanzar hoy los 229 teraflops, a pesar de la irrupción de la crisis económica. De esta forma evitó la obsolescencia puesto que la actualización de equipos es la "clave" para su supervivencia.

Así lo aseguró hoy el consejero de Fomento y Medio Ambiente, el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones, que presentó la Jornada 'Supercomputación para la competitividad: Genética, Big Data y nuevos materiales', que se celebró en la sede de su departamento en Valladolid. El foro contó con la asistencia de empresarios, investigadores y responsables de otros centros de supercomputación del país.

El titular de Fomento destacó la potencialidad en los cálculos intensivo y la simulación de procesos del 'Supercomputador' de Castilla y León, que inició su andadura en 2008 en el campus Vegazana de la Universidad de León. Entonces, recordó Suárez-Quiñones esta actividad estaba reservada a campos como la astrofísica o la meteorología, si bien ahora sus servicios se han extendido a otras actividades.

Al respecto, el consejero explicó que los servicios de la supercomputación se emplean en la actualidad en la biología, en la economía y en general en cualquier área que necesite de una máquina de altas prestaciones, tanto en el área de almacenamiento, como de cálculo. De hecho, el centro presta sus servicios no solo a empresas e investigadores, también a las administraciones.

Suárez-Quiñones indicó que Scayle destaca no solo por mantener sus equipos actualizados, sino también por la especialización de su personal. Además, forma parte de la Red de Centros de Supercomputación de España, compuesta por 13 entidades, y su actividad se inscribe en los objetivos de la Estrategia Regional de Investigación e Innovacion para una especialización inteligente, RIS3.

Igualmente, el centro se encargará de dirigir el proyecto de Escuelas Conectadas, que enlazará 1.500 centros educativos mediante fibra óptica. Además, ya es coordinador de la Red de Ciencia y Tecnología de Castilla y León, que forma un entramado entre los campus universitarios y centros de investigación.

Un 'hub' digital para León

También, el Centro de Supercomputación mantiene contactos con el Incibe (Instituto para la Ciberseguridad) con sede en León, de forma que conforman un 'hub' digital que será clave para la competitividad de la Comunidad y para la creación de empleo.

Por ello, la Junta celebró una jornada para presentar qué hace y cómo está dotado Scayle, que ha participado en un gran proyecto como es la construcción de un radiotelescopio de un kilómetro cuadrado que iniciará su actividad en 2024.

La jornada arrancó con la intervención de Suárez-Quiñones, a la que siguió la mesa redonda 'Aplicaciones presentes y futuras de la Supercomputación', con las intervenciones de Juan José Arranz Santos, del grupo de Mejora Genética Animal (MEGA) de la Universidad de León; Santiago Aparicio Martínez, del grupo de Análisis y Simulación Molecular de Fluidos de la Universidad de Burgos, y Aníbal Reñones, del Centro Tecnológico Cartif.

El segundo debate giró en torno al papel de los centros de supercomputación en la economía de la Comunidad. Además de la intervención del director general de Scayle, Vicente Matellán, tomó la palabra el subdirector Técnico del Centro de Supercomputación de Galicia (CESGA), Ignacio López Cabido; el director general del Centro de Supercomputación de Extremadura (CenitS-Computaex), José Luis González Sánchez, y el director de servidores y redes de Dell-EMC, Miguel Fajardo Casajús. El cierre de la cita corrió a cargo de Vicente Matellán.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad