Sanidad

Casado confirma que "los consultorios (de los pueblos) se abrirán si hay cita; si no la hay, no"

La consejera de Sanidad admite abiertamente por primera vez que la Junta aplica su controvertida reforma sanitaria rural planteada, entre grandes críticas, a finales de 2019, y que se acabaron lo tiempos de disponer en días fijos de médico y enfermera.

consejería sanidad junta modelo reforma sanitario consejera verónica casado consultorios
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, en la presentación del nuevo modelo de atención sanitaria en los pueblos que se criticó en 2019 y se implanta ahora. / Rubén Cacho / ICAL
C.J. Domínguez | 09/06/2021 - 13:43h.

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, confirmó hoy que tras la pandemia sanitaria la Comunidad aplica ya de facto y plenamente la reforma sanitaria que había propuesto, con enorme contestación y polémica, para la atención médica en los pueblos.

Eso significa en la práctica que se acabó eso de acudir al centro médico del pueblo ante síntomas de cualquier dolencia, como siempre ha ocurrido en las zonas rurales, pudiendo ser visto por el facultativo o la enfermera en días fijos de apertura de la consulta a la semana. Desde ahora no se mantendrá abierto más un consultorio médico rural -que son propiedad de los Ayuntamientos o juntas vecinales- si no hay previa y obligatoriamente una cita solicitada por el paciente. Aunque, como suele ser habitual, la fecha de la cita sea varias jornadas después de la reserva, como ocurre de manera generalizada incluso en los centros de salud de grandes poblaciones.

En aquel llamado Nuevo Modelo de Asistencia Sanitaria en el Medio Rural, dado a conocer en noviembre del año 2019, ya se aclaró que el Gobierno autonómico de la coalición de PP y Ciudadanos quería suprimir las consultas médicas diarias en los pequeños pueblos, que serían sólo por cita previa.

Aunque al principio esta interpretación fue negada oficialmente, posteriormente se fue abriendo esta posibilidad poniéndolo a prueba y para ello Sanidad planteó impulsarlo de manera piloto en la comarca zamorana de Aliste, pasando a denominarlo 'Plan Aliste', el cual no se llegó a desarrollar por la incidencia del coronavirus en marzo de 2020.

Sin embargo, ahora ese plan ya está en pleno vigor, en toda la provincia leonesa y en toda la Comunidad. No dejó lugar a dudas hoy la propia consejera Casado al afirmar textualmente que "el consultorio (de los pueblos) se abrirá si hay cita pedida, y si no la hay, no".

Eso sí, aseguró que la novedad o mejora que la Junta sí permite en las zonas rurales "porque lo han pedido muchos alcaldes y presidentes de Diputación" es que esa cita no tenga que ser obligatoriamente a través de teléfono con una máquina al otro lado o a través de la App 'Sacyl Conecta' por Internet. En los pueblos se está permitiendo hacerse "en persona", a pesar, dijo de que muchas veces algunos ancianos muy mayores dan "muchas sorpresas" porque demuestra que "se maneja" con las aplicaciones.

La consejera afeó que antes de la pandemia de la covid, en los "muchísmos consultorios" rurales tenían "más del 90% de presencialidad", algo que ya no ocurrirá a partir de ahora, tal y como pretendía la controvertida reforma. "La clave está en pedir cita, no tanto si está el consultorio abierto o cerrado", afirmó, a pesar de que la Junta siempre ha insistido en que los consultorios no han estado cerrados durante esta crisis sanitaria.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad