¿De qué está formada una página web? Te lo contamos

youtube imagen de archivo
ileon.com  | 08/07/2021 - 13:56h.

Aunque muchos negocios se negaban a aceptarlo, la pandemia lo ha corroborado: disponer de una página web es indispensable para cualquier comercio. Las cifras de los años 2020 y 2021 demuestran que el comercio digital se ha mantenido mejor que el comercio tradicional, razón por la que las pequeñas y medianas empresas han optado por crear una página web.

Pese a ello, crear y diseñar una página web precisa de una pequeña inversión inicial. No obstante, esta inversión puede disminuir drásticamente si optamos por crear nuestra propia página web. En realidad, una web posee una serie de elementos que, coordinados entre sí, dan forma a su apariencia externa y mejoran su posicionamiento.

Elementos que componen una web

Es importante comprender que, antes de tomar ninguna decisión, el proyecto digital debe estar analizado y definido de antemano. Dependiendo de la idea original, necesitarás ayuda externa o podrás diseñar todo por tu cuenta. Así, una tienda precisará de una mayor potencia y un mejor diseño que un blog personal, por ejemplo.

1. Elige el hosting

Antes de dar de alta tu dominio, piensa en el hosting que vas a contratar para alojar tu web. En líneas generales, un hosting es un espacio digital que contratas, una plataforma que te ofrece diversas funcionalidades a cambio de un precio estipulado.

Para poder disponer de una página web es necesario contratar un hosting. En el mercado existen muchos adaptados a las diferentes características de los clientes. Como ejemplo, Webempresa, uno de los hosting más conocidos y utilizados en nuestro país, oferta diferentes planes que permiten manejar diversos sitios web o distintas velocidades para cada cliente.

2. Dominio

En realidad, el dominio o nombre de la web es algo que debe estar decidido cuando se comienza un sitio web. Ello se debe a que, a la hora de crear una página web, el nombre depende directamente de la idea inicial (tienda online, blog personal, medio de comunicación, etc.). En cualquier caso, nosotros lo colocamos en segundo lugar porque muchos hostings permiten su contratación directamente a través de su plataforma, de modo que contratas 2 servicios en 1.

Cuando hablamos de dominio nos referimos al registro del nombre del sitio web. Su precio es muy económico y su contratación permite disponer del dominio durante un año.

3. Plataforma de la web

Una vez contratados el hosting y el dominio de internet solo nos quedaría decidir la plataforma web. Aunque Wordpress es la más conocida, existen diversas plataformas que permiten crear una página web. No obstante, si nunca has trabajado con páginas web, nuestra recomendación es que escojas una plataforma sencilla e intuitiva para aprender a manejar sus funcionalidades.

La contratación de la plataforma es totalmente gratuita y los hostings están adaptadas a estas. Esto significa que, una vez dispongas de estos tres primeros elementos, habrás construido los muros de la vivienda digital y el sitio web ya estará disponible. A partir de aquí comienza el trabajo duro.

4. Plantillas web

Las plataformas web ofertan una serie de plantillas de diseño que, aunque son predeterminadas, pueden personalizarse. Prácticamente todos los diseñadores web trabajan con plantillas, aunque la mayoría contratan plantillas ajenas a la plataforma. De hecho, existen muchas empresas que venden plantillas profesionales a un precio muy económico.

Si prefieres no invertir en una plantilla, puedes utilizar un diseño gratuito de los que ofrece la plataforma por la que te hayas decantado. Sea cual sea tu elección, tu página web debe poseer una serie de elementos para estar bien posicionada.

Gama cromática

Selecciona una gama cromática que aporte personalidad a tu página web y la diferencie de la competencia. Si indagas por internet en las diferentes webs que sigues, comprobarás que cada una posee unos colores determinados. Por lo tanto, decide el color de fondo, los títulos, el texto principal o los hipervínculos, entre otras.

Menú principal

Es la barra superior de toda página web. Posee pestañas que redirigen a los distintos apartados. Dependiendo de tu negocio, ofrecerás diversas pestañas. No obstante, recuerda disponer siempre de una pestaña de blog para publicar contenido.

Imágenes

Las imágenes, además de ayudar a posicionar, permiten a los usuarios contemplar una página web profesional y bien estructurada. Recuerda que tu diseño debe responder a un diseño específico, por lo que las fotografías seleccionadas deben encajar en el mismo. De igual modo, utiliza imágenes sin derechos, ya sea de creación propia o de bancos de imágenes gratuitos.

Hipervínculos

La presencia de hipervínculos que enlacen con diversas partes de tu sitio web y de otras páginas te permitirá aparecer entre los primeros resultados de Google.

5. Otros elementos

Por último, si quieres que tu sitio web parezca profesional, te recomendamos que añadas pluggins, formularios u otros elementos de las diferentes funcionalidades que facilitan las plataformas. Al igual que ocurre en un negocio convencional, los pequeños detalles son los que acaban por aportar la imagen de profesionalidad.

Además, no olvides actualizar tu página web cada cierto tiempo y crear contenido original y de calidad. Todo ello es preciso para obtener una página web que atraiga a los clientes o consumidores

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad