BOTÁNICA

La Universidad de Oviedo elabora el primer listado completo de la flora silvestre de la Cordillera Cantábrica

La investigación recopila un total de 2.338 especies y subespecies, lo que representa un 40% de la flora peninsular y sitúa la Cordillera Cantábrica entre los tres principales centros de diversidad florística de las montañas ibéricas, junto a los Pirineos y Sierra Nevada. El estudio, coordinado por el investigador de la Universidad de Oviedo y director del Jardín Botánico Atlántico, Borja Jiménez-Alfaro, concluye que la Cantábrica es un área de máxima importancia para las plantas y actúa como punto de encuentro con la flora europea.

Pyteuma orbiculare, especie típica de las montañas del sur de Europa en la Cordillera Cantábrica
Pyteuma orbiculare en la Cordillera Cantábrica. // Universidad de Oviedo
ileon.com  | 03/11/2021 - 20:00h.

El equipo científico del Jardín Botánico Atlántico de Gijón, dirigido por Borja Jiménez-Alfaro, investigador Beatriz Galindo de la Universidad de Oviedo, ha elaborado el primer listado completo o checklist con 2.338 especies y subespecies de flora silvestre de la Cordillera Cantábrica, un esfuerzo que había quedado pendiente en favor de revisiones tradicionalmente basadas en provincias administrativas o comunidades autónomas, según informa de ello la Universidad de Oviedo.

El trabajo ha contado con el apoyo de 16 botánicos de las universidades de Oviedo, Lugo y León, junto a otros expertos conocedores de la flora cantábrica. El estudio se ha centrado en un área de 15.000 kilómetros cuadrados que engloba las principales zonas de montaña cantábrica, desde los Ancares de Lugo hasta el Embalse del Ebro en Cantabria y, de un modo especial, la mitad sur de Asturias y las montañas del norte de León.

Las plantas recopiladas por esta investigación representan un 40% de la flora peninsular, situando a la Cordillera Cantábrica entre los tres principales centros de diversidad florística de las montañas ibéricas, junto a los Pirineos y Sierra Nevada. De hecho, las tasas de riqueza taxonómica de la Cordillera Cantábrica han revelado que estas montañas tienen incluso una mayor riqueza florística, en función de su área, que las montañas pirenaicas.

Borja Jiménez-Alfaro, director del Jardín Botánico Atlántico. // Universidad de Oviedo
Borja Jiménez-Alfaro, director del Jardín Botánico Atlántico. // Universidad de Oviedo

La tasa de endemicidad de la cordillera se sitúa en el 2,4%, precisamente el mismo porcentaje descrito para los Pirineos en trabajos recientes. El estudio también aporta información complementaria de utilidad para futuras investigaciones, como un árbol filogenético de la flora o los indicadores ecológicos para el 80% de los taxones.

La mayor concentración de espacios protegidos

Dentro de la Red Natura 2000 en España, la Cordillera Cantábrica contiene la mayor concentración de espacios protegidos en función de su extensión geográfica, como base para la protección de especies emblemáticas como el oso pardo o el urogallo. Los autores del estudio concluyen que, desde el punto de vista florístico, la Cordillera Cantábrica es también un área de máxima importancia para las plantas que actúa como un punto de encuentro de la flora europea.

"Esto se debe en gran parte a su localización bioclimática, en la frontera entre el mundo templado (la llamada España verde) y el mundo Mediterráneo de veranos secos que empieza a dominar en tierras leonesas", destaca Borja Jiménez-Alfaro. Otro de los factores que apuntan los investigadores entre las causas de la diversidad florística de las montañas cantábricas es su posición latitudinal, que sirve como refugio histórico de especies con diferente óptimo climático, desde los helechos subtropicales que encuentran abrigo en los angostos valles de la vertiente norte cantábrica hasta las sabinas albares que persisten en los enclaves continentales de su vertiente sur.

Combinando big data con expertos botánicos

Recopilar la información botánica de un territorio tan diverso y fragmentado administrativamente no ha sido tarea fácil. Los autores han seguido una aproximación semiautomática consistente en el uso de bases de datos nacionales para elaborar listados preliminares que han sido filtrados a nivel espacial y taxonómico, de modo que pudieran ser después revisados por los expertos botánicos. Este método de trabajo, de uso generalizado en las floras modernas, permite optimizar la gestión inicial de datos mediante herramientas bioinformáticas, para luego facilitar la revisión pormenorizada de todos los taxones por expertos de un área geográfica concreta o un determinado grupo taxonómico.

"Un hecho sorprendente del estudio es que la revisión por expertos ha detectado un gran número de especies que habían sido citadas erróneamente en la Cordillera Cantábrica, ya fuera por errores de identificación, por fallos en la georreferenciación de los datos originales en las bases de datos utilizadas o, en menor medida, por tratarse de especies cultivadas", destaca el director científico del Jardín Botánico. En total se han detectado 492 especies y subespecies que no se corresponden con la flora silvestre de la Cordillera Cantábrica y que sin duda alteraban la percepción florística del territorio en las fuentes de datos originales.

Sempervivum vicentei, endemismo de las montañas ibéricas. // Universidad de Oviedo
Sempervivum vicentei, endemismo de las montañas ibéricas. // Universidad de Oviedo

Por otro lado, los autores han incorporado al listado preliminar 125 especies o subespecies que no habían sido recopiladas en las bases de datos nacionales, incluyendo nuevos taxones descritos por los botánicos cantábricos en los últimos 20 años.

Con el fin de facilitar la futura actualización de la checklist, así como su utilización en estudios comparativos a escala nacional o continental, el listado sigue el criterio taxonómico de Euro+Med, la base de datos más avanzada sobre la flora de Europa y los países de la cuenca mediterránea. Los autores también ofrecen una versión digital del listado de modo gratuito en el repositorio internacional Zenodo y en la propia web del equipo científico del Jardín Botánico Atlántico de Gijón, con el fin de que pueda utilizarse por otros investigadores o por aficionados a la botánica en general. El objetivo de los autores es actualizar periódicamente el listado a medida que se avanza en el conocimiento botánico de la flora de la Cordillera Cantábrica.

El equipo que ha coordinado el estudio desde la Universidad de Oviedo recuerda que España figura entre los países con mayor diversidad florística de Europa. Según la recién terminada Flora Ibérica, la Península Ibérica y las islas Baleares acumulan un total de 5.878 especies de plantas vasculares. Conocer la distribución espacial de esta flora e identificar los centros de diversidad de las razas o estirpes vegetales que se han diferenciado en cada uno de ellos es uno de los retos que afrontará la botánica ibérica en los próximos años. En esta tarea, los jardines botánicos jugarán un papel principal como centros de conocimiento sobre la diversidad vegetal en todas sus formas.

___
Referencia: Borja Jiménez-Alfaro, Luis Carlón, Eduardo Fernández-Pascual, Carmen Acedo, Estrella Alfaro-Saiz, Raquel Alonso Redondo, Eduardo Cires, Fermín del Egido Mazuelas, Sara del Río, Tomás E. Díaz-González, Marta Eva García-González, Carmen Lence, Félix Llamas, Herminio Nava, Ángel Penas, Manuel A Rodríguez Guitián y Víctor M. Vázquez. 'Checklist of the vascular plants of the Cantabrian Mountains'. Revista Mediterranean Botany 42 | DOI: 10.5209/mbot.74570
publicidad
--- patrocinados ---

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad