SALUD

Casi 10 millones de niños en el mundo no han sido vacunados nunca

El drama de los países pobres lastra la salud de los más pequeños, convirtiéndolos en susceptibles a enfermedades mortales como poliomielitis, sarampión y neumonía.

En comparación con los niños vacunados, aquellos que no contaban con ninguna dosis tenían más probabilidades de sufrir malnutrición
En comparación con los niños vacunados, aquellos que no contaban con ninguna dosis tenían más probabilidades de sufrir malnutrición. / Adobe Stock
ileon.com  | 20/11/2021 - 19:50h.

La revista The Lancet Global Health publica esta semana un informe que muestra la trágica situación en el acceso a la salud que viven los niños de países con renta baja. En ellos, casi 10 millones no han sido nunca vacunados, hecho que les convierte en susceptibles a enfermedades mortales como poliomielitis, sarampión y neumonía.

Es más, dos tercios de estos menores con cero dosis viven por debajo del umbral internacional de pobreza y sus familias subsisten con menos de 2,35 dólares al día en pueblos pobres, barrios marginales urbanos o zonas de conflicto.

El trabajo, dirigido por la profesora de salud pública de la Universidad de Montreal (Canadá), Mira Johri, analiza a la población infantil que no ha recibido ninguna vacuna en la India durante 24 años (de 1992 a 2016) y comprueba el impacto de las desigualdades sociales, económicas y geográficas en esta situación.

"Es el primer estudio en rastrear los patrones de los niños con dosis cero a lo largo del tiempo en la India y en el mundo", explica a SINC Johri. "Analizamos los datos de cerca de 73.000 bebés de entre 12 y 23 meses, la edad estándar en la que se evalúa la inmunización".

Así, los autores descubrieron que la India había hecho un enorme progreso: la proporción de niños sin dosis se redujo tres veces en un cuarto de siglo, del 33 % en 1992 al 10 % en 2016. "Sin embargo, incluso en 2016 la población infantil con dosis cero (2,9 millones) seguía concentrándose en los grupos más desfavorecidos. En otras palabras, había determinantes sociales y económicos que conformaban la probabilidad de que estos niños no estuvieran vacunados", añade.

Igualmente, los menores no vacunados también tenían muchas más probabilidades de sufrir desnutrición crónica. En 1992, el 41 % de los niños con cero dosis tenía un retraso grave en el crecimiento, frente al 29 % de los inmunizados. Y, aunque en 2016 las cifras habían disminuido, seguían siendo desproporcionadas: un 25 % de pequeños no vacunados sufrían retraso grave en el crecimiento frente al 19 % de los vacunados.

"Este es un hallazgo crítico. Significa que los niños menos vacunados son los más vulnerables a los efectos nocivos de las enfermedades infecciosas", continúa la experta.

"Básicamente, el estado de dosis cero es un importante marcador de vulnerabilidad generalizada, vinculado a múltiples fuentes de desventaja, como fallos nutricionales o un alto riesgo de morbilidad y mortalidad en la infancia y a malos resultados de salud a lo largo de la vida", subraya.

"Siguen persistiendo muchas de las etnicidades que determinan que estos niños nunca lleguen a vacunarse, ni siquiera con la primera dosis de ninguna de las vacunas", indica a SINC Quique Bassat, pediatra especializado en enfermedades infecciosas y salud pública de ISGlobal. "Llama la atención que estos menores además son los más pobres de los pobres. Y, por tanto, los que más dificultades tienen para acceder a la salud", continúa.

Romper el ciclo de las desigualdades

En los últimos 20 años, las organizaciones internacionales encabezadas por GAVI, la Alianza para las Vacunas, en colaboración con los gobiernos nacionales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, han conseguido que un número significativamente mayor de niños de países pobres de África y de otros lugares reciban las vacunas sistemáticas: el 81 % hoy en día, frente al 59 % en el año 2000.

Esto ha tenido un gran impacto: un descenso del 70 % en la mortalidad infantil por enfermedades prevenibles con vacunas en dos décadas. Para los expertos, llegar a los niños con cero dosis es una prioridad estratégica mundial.

"Aunque se han mejorado mucho las cosas, sigue habiendo enormes dificultades para estos grupos vulnerables. Se debe hacer algo de forma mucho más proactiva para que accedan a los servicios de salud y, en consecuencia, tengan más posibilidades de sobrevivir", puntualiza, por su parte, Bassat.

"Tenemos que ofrecer intervenciones holísticas que aborden la vacunación, apoyos nutricionales y los determinantes de la marginación. Hay un momento crítico en la primera infancia en el que las intervenciones eficaces pueden romper el ciclo de las desigualdades. Se trata de una importante ventana de oportunidad para cambiar la trayectoria de los niños y las comunidades sistemáticamente desfavorecidas", concluye Johri.

publicidad
--- patrocinados ---

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad