Quantcast

Salud pública

Las razones de la Junta para preferir las zonas de salud a las provincias como fronteras para la desescalada

El Gobierno autonómico habla de una propuesta "fundamentada" que "beneficiaría al medio rural". La Junta propondrá 26 zonas básicas de salud con 53.500 habitantes para que pasen a la fase 1 el próximo lunes. Luis Tudanca confirma que el PSOE está de acuerdo con estas medidas.

Camino de Santiago Villar de Mazarife consultorio médico bar Fresno del Camino pueblo sanidad salud consejería pueblo provincia león enfermos ancianos mayores población despoblación
Consultorio de Fresno del Camino, primera localidad de la variante del Camino de Santiago desde León hasta Hospital de Órbigo. / Rubén Cacho / ICAL
ICAL | 04/05/2020 - 13:25h.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, adelantó hoy que el Gobierno regional propondrá al Ejecutivo central un proceso de desescalada adaptado a las zonas básicas de salud en lugar de a las provincias ya que esa propuesta supone, a su juicio, ventajas como la delimitación sanitaria, la implicación social, el compromiso municipal y el control de la movilidad. Con los datos actuales, 26 zonas básicas de salud de Castilla y León que aglutinan una población que supera las 53.500 personas no han registrado nuevos casos en la última semana y, de ellas, 13 llevan dos semanas sin casos nuevos.

En una comparecencia telemática acompañado por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, Igea destacó los principales aspectos de la propuesta de Castilla y León en consonancia con lo establecido en el denominado 'Plan para la transición hacia una nueva normalidad' del Gobierno de España, y aseguró que se plantea una desescalada gradual de las medidas extraordinarias de restricción de la movilidad y el contacto social adoptadas hasta la fecha y facilitar una recuperación, lo más rápida posible, de la actividad social y económica.

Los principios básicos para la desescalada en Castilla y León en los que se sustenta la argumentación del Ejecutivo autonómico son la prudencia, el reescalado, el ámbito territorial y el control de la movilidad. La propuesta que se va a remitir al Gobierno de España parte de una consideración y una apelación general a la prudencia, en tanto que no se pueden dar pasos en falso debido a que las capacidades sanitarias aún se encuentran en estado de saturación. Algunos datos así lo acreditan, ya que las camas de UVI están al 103 por ciento de su dotación original y al 47 por ciento de su dotación extendida; y la ocupación en planta está ya por debajo del 60 por ciento de su capacidad original.

Posible vuelta atrás

En el documento también se precisa que todas las medidas de desescalada podrán ser reversibles, en un plazo corto de tiempo, si la evolución no fuese la deseada. En este contexto, se considera esencial la atribución de competencias claras a las comunidades autónomas para adoptar medidas ágiles tanto de desescalada como de reescalada en caso necesario, sin menoscabo de la coordinación y revisión que se ejerza a nivel estatal. La Junta de Castilla y León incide en que "no se pueden repetir errores" y es necesario contar con un sistema de toma de decisiones lo suficientemente "ágil y pegado al terreno para evitar demoras con consecuencias dramáticas" como las ya conocidas, algo que resulta obligatorio dado el altísimo ritmo reproductivo de esta infección.

El Gobierno autonómico plantea valorar la necesidad de reescalado de algunas de las medidas, en función de circunstancias como el incremento del número de casos sospechosos o confirmados, en particular si existe sospecha de su transmisión comunitaria dentro de la zona básica de salud. Asimismo, también quiere precisar que los requisitos de camas que se solicitan no se corresponden con la realidad, dado que se exige una disponibilidad muy superior a las que se cuenta actualmente incluso extendidas, lo que impediría salir de la Fase 0.

Argumentación

La argumentación de que la zona básica de salud sea el ámbito geográfico de referencia no implica que se apliquen otros criterios de sectorialización dentro de la zona. Igea defendió que el criterio inicial propuesto para pasar a la siguiente fase de desescalada es el de cero casos en los 14 días anteriores en la zona básica de salud. A su juicio, este planteamiento de Castilla y León para la desescalada supone como ventajas la delimitación sanitaria, la implicación social, el compromiso municipal y el control de la movilidad.

En su opinión, debe considerarse que la zona básica de salud, como ámbito territorial de Atención Primaria atendido por un centro de salud, permite una vigilancia más efectiva y unificada de la incidencia de casos así como un mejor control de estos y de sus contactos. Al tiempo, se valora que en un entorno poblacional reducido se facilita una mayor concienciación e implicación local para fomentar y mantener ese estatus de "zona en fase más avanzada".

El compromiso municipal también constituye a su juicio una ventaja, pues el desescalado zona a zona provoca un ejercicio de competencia y corresponsabilidad que es ideal en estas circunstancias; con ello también se favorece la implicación de las autoridades municipales en aspectos básicos como son el mantenimiento de las medidas de higiene y aislamiento en el municipio y su colaboración en el control de la movilidad y de la trazabilidad de los casos. Y por último, en relación con el control de la movilidad, el territorio que abarca una zona básica de salud puede ser más fácilmente controlado en cuanto a su movilidad, vías de comunicación, etc.

La estrategia elaborada por la Junta de Castilla y León no obvia que tales planteamientos deben entenderse sin perjuicio de la valoración de indicadores provinciales o de área de salud, por ser el territorio de referencia de la atención hospitalaria y de recursos de consideración imprescindible para afrontar la desescalada: ejemplo de ello serían la dotación y la ocupación de las unidades de cuidados intensivos. En consecuencia, se trataría de una condición sine qua non que podría suponer que no todas las zonas básicas de salud con cero casos avancen de manera automática en el proceso de desescalada.

El documento también contempla consideraciones respecto a los ámbitos semiurbanos y urbanos. Así, se indica que resulta más difícil la segmentación geográfica por zonas básicas de salud dentro de los municipios. Y se añade que es previsible que el desconfinamiento en estos ámbitos sea posterior al de muchas zonas rurales. Para estos municipios, que superan los 20.000 habitantes, la demarcación territorial sería el propio municipio o el área de salud, con segmentación sectorial y demográfica en función de la población de riesgo.

Zonas

Por lo que se refiere a las 13 zonas que llevan sin contabilizar ningún caso en los últimos 14 días, se trata, en Ávila, de la zona básica de salud de Muñico, con 930 tarjetas sanitarias; en Burgos, las de Sedano (441) y Valle de Losa (549); en León, Truchas (994), Matallana de Torío (1.380) y Riaño (1.194); mientras que en Palencia se trata de Torquemada (1.852); en Salamanca, de la de Robleda (1.643); en Valladolid, de las de Alaejos (2.752) y Mayorga de Campos (2.621), y en Zamora, la de Tábara (3.358), Alta Sanabria (521) y Carbajales de Alba (1.121).

En cuanto a las otras 13 zonas sin casos registrados en los últimos siete días, se trata, en la provincia de Burgos, de las de Quintanar de la Sierra (3.159), Espinosa de los Monteros (2.671), Pampliega (1.899) y Valle de Mena (3.693); en Salamanca, de las de Adeadávila de la Ribera (2.568), Lumbrales (3.294), junto a Miranda del Castañar (1.694), y en Soria, de la de San Pedro Manrique (916). Mientras, en esta situación estaría la zona de Esguevillas de Esgueva, en Valladolid, con 1.317 tarjetas, y, en Zamora, las de Santibáñez de Vidriales, con 1.850; Alcañices, con 4.604; Corrales del Vino, con 2.910, y Villalpando, con 3.578.

Luis Tudanca y el PSOE están de acuerdo: "Hay consenso"

El secretario general del PSOE en Castilla y León y portavoz de su grupo en las Cortes, Luis Tudanca, confirmó hoy que existe consenso político para que la desescalada se inicie en las zonas básicas de salud con cero casos en siete días, ámbito inferior a la propuesta de la provincia que defiende el Gobierno central, siempre que se garantice la salud y se cumplan todos los requisitos.

En una rueda de prensa telemática después de la reunión de la permanente de la ejecutiva autonómica, Tudanca afirmó que ha respaldado la posición de la Junta sobre la vuelta a la normalidad en zonas rurales sin contagios y añadió que también ha hablado con el Gobierno y ha trasladado su apoyo a una desescalada inferior a la provincia.

Cuando hoy el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha presentado una desescalada a partir del 11 de mayo para 26 zonas verdes, con una población de 53.500 personas, excepto de Segovia, el dirigente socialista valoró que se haga así, pero recalcó que desde la prudencia, cumpliendo los requisitos de Sanidad y con la coordinación del Gobierno. "No puede ser un sálvese quién pueda", subrayó.

"Es positivo y posible", definió en relación a la vuelta a la normalidad por zonas sin contagios en 14 días, pero recalcó que desde la coordinación y el mando único del Gobierno y añadió que la Junta "hace lo que debe" al realizar su propuesta al Ejecutivo central, aunque remarcó que la decisión única corresponde a éste.

Tudanca confirmó que el diálogo con el presidente de la Junta y con los consejeros es fluido, aunque argumentó que el "diálogo por el diálogo sin un fin no tiene sentido", donde también se refirió al pacto de comunidad ofrecido por Fernández Mañueco sobre el que se mostró dispuesto a avanzar aunque no hay nada concreto aun.

En relación a los Ertes, explicó que su grupo ha pedido explicaciones ante el retraso en la tramitación por parte de la Consejería de Empleo e Industria para conocer cuál ha sido el motvo y las consecuencias que ha podido tener.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad