Quantcast

ANÁLISIS

¿Cómo ha evolucionado el coronavirus y cómo ha afectado a la Región Leonesa?

El doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Salamanca y autor de 'La cuestión económica de la Región Leonesa' –en la que destaca que sus tres provincias han sido las más damnificadas en lo referido a la tasa de envejecimiento y a la tasa de juventud en el Estado Autonómico– revisa en este artículo el impacto de la Covid-19 en las tres provincias de la misma.

César Sánchez / ICAL . Área de triaje por el coronavirus en el hospital del Bierzo de Ponferrada
Área de triaje por el coronavirus en el hospital del Bierzo de Ponferrada. Foto: César Sánchez / ICAL.
Carlos Javier Salgado Fuentes | 23/05/2020 - 19:45h.

La aparición de la Covid-19 en la Región Leonesa hace ya más de dos meses ha trastocado sin lugar a dudas la normalidad diaria y sanitaria de Salamanca, Zamora y León.

Y también el funcionamiento de toda la economía española. Especialmente desde que el 14 de marzo el Gobierno decretase el estado de alarma por emergencia sanitaria, con el consiguiente confinamiento total de la población con la excepción de los trabajadores de los servicios considerados básicos.

Ahora, tras más de dos meses de confinamiento, toca hacer un análisis de la evolución que ha tenido el coronavirus en las tres provincias de la Región Leonesa durante este tiempo, prestando atención a los datos sobre casos confirmados, fallecidos dentro y fuera de los centros residenciales.

Además de la situación actual por zonas de salud, o el nivel de estrés que han sufrido los complejos hospitalarios de Salamanca, Zamora, El Bierzo y León.

Evolución en casos confirmados

En primer lugar, hemos de tratar la evolución de los casos confirmados por coronavirus, si bien son unos datos que han de tomarse con cierta cautela, ya que la escasez de pruebas practicadas durante las primeras semanas en Salamanca, León y Zamora no permiten tomar una fotografía real del estado y evolución de la pandemia basándonos exclusivamente en los casos confirmados, que al principio del periodo epidémico se ciñeron prácticamente en exclusiva a aquellos que acudieron con síntomas de cierta gravedad a los hospitales.

En este sentido, cabe indicar que los casos confirmados de la enfermedad muestran un primer pico claro en la Región Leonesa entre los días 27 y 29 de marzo, coincidiendo en el tiempo aproximadamente con el paso de dos semanas desde que se decretase el confinamiento de la población mediante el estado de alarma dictado el 14 de marzo.

Así, el 27 de marzo la Región Leonesa registraba un pico diario de 277 casos confirmados de coronavirus, manteniéndose la cresta los dos días siguientes, que registraron 248 y 267 casos, para bajar por debajo de los doscientos casos después, cifra que tampoco se había alcanzado previamente a este periodo de tres días.

David Arranz / ICAL. La UME llega a Salamanca en la crisis del coronavirus. Desinfectara el hospital, las comisarías y las estaciones
La UME actuó contra el coronavirus en la Región Leonesa. Foto: David Arranz / ICAL.

Sin embargo, el hecho de que se practicasen más test ya en abril, con el consiguiente afloramiento de nuevos casos confirmados, conllevó que en varios días se pasasen de nuevo los doscientos casos diarios, hasta el punto de que el pico de casos diarios registrados se da en la Región Leonesa el 16 de abril, cuando se llegan a confirmar 320 casos nuevos.

En todo caso, entre dichos picos se llegan a dar varios días seguidos en los que los nuevos casos se sitúan por debajo del centenar de casos. Tal sería el caso del 20 y el 21 de abril cuando apenas se registran 55 y 72 casos nuevos respectivamente. Precisamente el 21 de abril, desde el ámbito político, Unión del Pueblo Leonés (UPL) hace público su malestar por el hecho de que la Junta esté haciendo en la Región Leonesa bastantes menos test que en Castilla en proporción a la población.

Fruto de dicha protesta o no, lo cierto es que entre el 22 y el 26 de abril la Junta practica de forma más numerosa nuevos test en tierras leonesas, aflorando más positivos y registrándose un nuevo repunte de casos confirmados en León, Salamanca y Zamora, con más de un centenar de casos diarios, llegándose a registrar 242 casos el 23 de abril o 232 el 25 de abril en la Región Leonesa.

Tras este periodo de cinco días vuelven a caer visiblemente los casos confirmados por el coronavirus en tierras leonesas, iniciándose mayo con cifras por debajo del centenar de casos diarios, lo que vuelve a llevar a los leonesistas a pedir a la Junta el 5 de mayo más test en Salamanca, Zamora y León, advirtiendo de nuevo de la brecha existente entre las dos regiones de la autonomía en los test sobre coronavirus realizados por parte de la Junta de Castilla y León.

Consecuencia o no de esta iniciativa, lo cierto es que a partir del 6 de mayo se empiezan a practicar de nuevo test de forma más numerosa en Salamanca, Zamora y León, aflorando nuevos casos diarios confirmados por Covid-19 en la Región Leonesa, que llegan a duplicarse respecto al día anterior, sixtuplicando los del día 4 de mayo, abriéndose un periodo de seis días, entre el 6 y el 11 de mayo, en que los casos confirmados pasan de cien al día, alcanzando el 9 de mayo los 259 casos confirmados, llegando ese día al pico en casos diarios la provincia de Salamanca, que alcanza los 154.

Posteriormente, los datos han vuelto a caer notablemente tomando la región en conjunto, si bien Zamora, donde menos test por población se han practicado de toda la autonomía, ha visto crecer ostensiblemente en los últimos días los casos confirmados, alcanzado los 48 el 14 de mayo, su segunda cifra más alta, apenas superada por los 52 que registró el 2 de abril, aunque lejos de los picos diarios que han llegado a alcanzar Salamanca (259) y León (186) en la pandemia, que se han visto más afectadas por la misma.

Dejando a un lado los casos diarios y yéndonos al número de casos acumulados, el 15 de mayo se registraban ya 8.644 casos confirmados durante la pandemia en la Región Leonesa, con unos datos, en términos absolutos, bastante parejos entre Salamanca (4.136) y León (3.551), que registraban unos números mucho más alarmantes que Zamora (957).

En todo caso, dada la falta de confianza que transmiten los datos de contagios de cara a conocer la evolución de la pandemia en la Región Leonesa, por la irregularidad en la realización de test, con semanas en las que fue extremadamente escasa, resulta conveniente fijarse en otro tipo de indicadores de cara a poder ver con mayor nitidez la evolución de la pandemia.

Evolución en fallecimientos

En lo que concierne al número de fallecimientos, cabe decir que la Región Leonesa entró en el estado de alarma con dos fallecidos por coronavirus, ambos en la provincia de Salamanca, habiéndose incrementado de una forma más que evidente las muertes por el coronavirus desde entonces, hasta el punto de que a fecha 15 de mayo las cifras alcanzaban ya los 844 fallecidos por este virus en la Región Leonesa, con una incidencia mucho mayor en León (404) y Salamanca (355) que en Zamora (85). Datos en los que, dicho sea de paso, no se incluyen los de fallecidos en residencias geriátricas, computados aparte por las autoridades.

En cuanto a la evolución de la curva de la pandemia, lo cierto es que la evolución de los fallecimientos extrarresidenciales sí nos muestra un claro descenso de los mismos desde hace más de un mes, con un claro aplanamiento paulatino de la curva de muertes en la Región Leonesa, al contrario de lo que ocurría con los casos confirmados, donde no se podía obtener ningún patrón en este sentido.

De este modo, el pico de defunciones en el antiguo Reino de León se registró el 2 de abril, cuando hubo 42 muertes por coronavirus, siendo esta fecha también la que marca los picos provinciales de Salamanca (20) y León (19), mientras que Zamora alcanzó su pico de muertes el 9 abril (5).

Y es que, si observamos la evolución del número de fallecidos desde el inicio de la pandemia, podemos ver una fase inicial con un claro y rápido ascenso en las defunciones, que llega al culmen el 2 de abril, fecha desde la cual se inicia un descenso paulatino que se mantiene hasta la actualidad.

De esta manera, podemos observar que el periodo situado entre el 2 y el 5 de abril son los días más críticos en número de fallecimientos por coronavirus en la Región Leonesa, al ser esos cuatro días los únicos en que el número de defunciones diarias por el virus superaban la treintena, con una situación muy diferente de la registrada desde el 7 de mayo, fecha desde la cual los muertos diarios no han superado los cinco, estando por debajo de la quincena desde el 21 de abril.

En total, el número de fallecidos por Covid-19 en la Región Leonesa (dejando a un lado los datos de las residencias) supone el 0,09% de la población, siendo Salamanca la que más defunciones ha sufrido en proporción a su población (el 0,11%), seguida de León (0,09%) y Zamora (0,05%). Por otro lado, la Región Leonesa se ha situado ligeramente por encima de la media autonómica en fallecidos por población, si bien han sido Soria y Segovia, con un 0,13%, las provincias que han registrado un peor dato, seguidas de Salamanca y León.

En todo caso, el número de defunciones por esta pandemia sí muestra de una manera clara el efecto positivo que ha tenido el confinamiento decretado el 14 de marzo para la reducción del número de muertes. Asimismo, los datos también dejan entrever que se debió actuar antes para que no se diese un crecimiento tan amplio en las defunciones en las dos primeras semanas posteriores a decretarse el confinamiento, que se dieron como fruto de aquellos infectados de forma previa a aprobarse el estado de alarma.

La situación en las residencias de mayores

En tercer lugar, cabe mencionar los casos particulares de las residencias geriátricas, especialmente porque sus datos se están computando de manera independiente respecto a los datos generales por parte de la Junta.

En este sentido, los datos de defunciones por coronavirus en las residencias de mayores de la Región Leonesa dibujan un panorama ligeramente distinto al de los fallecidos fuera de ellas. Y es que, en el caso de las residencias, la provincia leonesa con más muertos por SARS-CoV-2 es Salamanca (254), seguida de León (211) y Zamora (57).

En conjunto, cabe indicar que hasta el 15 de abril han sido 522 los ancianos fallecidos por el coronavirus confirmado en las residencias de la Región Leonesa, a los que podrían sumarse otros 454 que fallecieron con síntomas compatibles pero a los que no se les hizo prueba para corroborar si tenían coronavirus y, por tanto, no se computan como casos confirmados por Covid-19.

Sobre este último aspecto, la escasez de test realizados en Zamora se evidencia en esta estadística, llegando a superar los fallecidos sin prueba pero con síntomas compatibles (63) a aquellos fallecidos de los que sí se pudo confirmar por prueba que tenían coronavirus (57).

Asimismo, cabe observar la diferencia que se da entre Salamanca y Valladolid en este aspecto, teniendo en números absolutos la provincia vallisoletana más fallecidos por SARS-CoV-2 confirmado (275) en sus residencias que Salamanca (254) pero, si sumamos a estas muertes las de aquellos que murieron sin haberse hecho test pero que manifestaban síntomas compatibles con el coronavirus, la provincia salmantina (con 460 fallecidos) supera claramente a la pucelana (con 399), siendo este hecho consecuencia de haberse practicado menos pruebas en Salamanca que en Valladolid en las residencias.

Yéndonos al conjunto de la Región Leonesa, cabe indicar que la proporción de fallecidos en residencias con Covid-19 confirmado (522) respecto a quienes murieron con síntomas compatibles pero sin haberse confirmado por prueba que tuviesen dicho virus (454), se sitúa en 53% / 47%, frente a una proporción del 58% / 42% en la parte castellana de la autonomía, de lo que se deduce una práctica mayor de test en Castilla que en León en personas con síntomas de coronavirus en las residencias durante la pandemia.

De hecho, Zamora, León y Salamanca son, junto a Segovia y Soria, las provincias de la comunidad autónoma donde menos porcentaje representan los fallecidos por la pandemia respecto a la suma de estos y los no confirmados pero con síntomas. Hecho que apunta a una menor práctica de test en los casos de Salamanca, Zamora, León, Segovia y Soria, que se sitúan por debajo de la media autonómica en este aspecto (56,5%), con Zamora con el dato más bajo (47,5%), situada más de veinte puntos por debajo del dato de Valladolid (68,9%) y a casi quince puntos de Burgos (61,1%), las provincias más 'testeadas' en residencias por la Junta.

Por último, cabe indicar que, si a los 840 fallecidos fuera de centros residenciales de la Región Leonesa sumamos los 976 muertos en ellos por Covid-19 confirmado o con síntomas compatibles pero a los que no se sometió a prueba, el resultante nos da una cifra de 1.816 defunciones en la Región Leonesa por coronavirus, lo que elevaría al 0,19% la proporción de fallecidos, una cifra ligeramente superior a la media autonómica que arroja un 0,18%, si bien serían Segovia y Soria las que poseen el peor dato autonómico, seguidas de Salamanca.

Evolución de las altas hospitalarias

Si atendemos al ritmo diario de las altas hospitalarias en la Región Leonesa, cabe decir que el periodo que registró más altas en casos de coronavirus fue entre el 2 y el 8 de abril. Hasta entonces, las altas habían ido aumentando en número diario, fruto de la mejora paulatina de aquellos que habían sido hospitalizados en las dos primeras semanas de la pandemia, esto es, en la segunda mitad de marzo.

De esta manera, la Región Leonesa alcanzó las 110 altas hospitalarias el 7 de abril, superando también el centenar de casos en los días 2, 4 y 8 de abril, coincidiendo con el pico de altas en El Bierzo (22), Zamora (16) y Salamanca (38) respectivamente, mientras que el hospital de León alcanzó su pico de altas el 5 de abril (53), cuando el conjunto de la Región Leonesa registró 98 altas hospitalarias en total.

Posteriormente, ante la menor cantidad de ingresos en los hospitales de Salamanca, El Bierzo, Zamora y León, se puede observar una caída paulatina del número de altas hospitalarias en casos de coronavirus, hasta el punto de que en el mes de mayo ya no se llegan a alcanzar las cincuenta altas en ninguna jornada.

En cómputos generales, cabe apuntar que las altas hospitalarias acumuladas sumaban a 15 de mayo las 3.086 en toda la Región Leonesa, de las que 1.317 correspondían a León, 1.173 a Salamanca, 319 a Zamora y 277 al Bierzo.

De esta manera, podemos señalar que las altas hospitalarias representan ya casi un 36% del total de casos confirmados por coronavirus en la Región Leonesa, cuadruplicando la proporción que suponían los fallecimientos extrarresidenciales, que se ubicaban en el 9,8%.

Evolución de la ocupación de camas UCI

Por otro lado, para conocer mejor la situación de posible colapso que han sufrido en el último mes nuestros hospitales, cabe hablar de la evolución que se ha venido dando en los complejos hospitalarios de la Región Leonesa respecto a la ocupación de las camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

En este aspecto, podemos observar que la capacidad normal de las UCI de los hospitales de Salamanca, León, Zamora y El Bierzo se ha visto claramente sobrepasada durante la pandemia, superando el cien por cien de ocupación de las camas UCI ordinarias en los cuatro hospitales durante casi todo abril, con porcentajes como el 146% de ocupación de León el 15 de abril, el 144% del Bierzo el 21 de abril, el 139% de Salamanca el 17 de abril, o el 127% de Zamora en los días 22, 23 y 24 de abril.

Como consecuencia de esta situación, y para evitar el colapso total de los centros hospitalarios leoneses, las autoridades sanitarias habilitaron más camas auxiliares a las que se dotó de los requerimientos de las camas UCI ordinarias, viéndose aumentada la capacidad de cuidados intensivos en Salamanca, León, Zamora y El Bierzo.

Sin embargo, este hecho no evitó que en Salamanca, El Bierzo y León se llegasen a registrar unos preocupantes niveles de ocupación de las UCI aún con el aumento de habilitación de más camas, con picos desde el 15 de abril que se llegaron a situar en torno al 70% o más, siendo el caso de El Bierzo el 21 de abril (cuando la ocupación de las camas UCI habilitadas alcanzó el 72%) o León el 15 de abril (cuando llegó al 69%).

Mención aparte merece el caso de Salamanca, cuya tasa de ocupación de camas UCI habilitadas se ha situado casi de manera permanente por encima del 60%, alcanzando su pico en los días 7 y 8 de mayo, cuando llegó al 74%, si bien hay que señalar que el 5 de mayo varias camas habilitadas para UCI volvieron a habilitarse para pacientes no críticos en planta, al haber bajado del 60% la ocupación en críticos y tener unos altos niveles de ocupación las camas en planta en el complejo hospitalario de Salamanca.

De hecho, a 15 de mayo el porcentaje de ocupación de camas habilitadas en planta en Salamanca era el más alto de la comunidad autónoma, alcanzando el 73%, seguido del 72% de Zamora, situándose ambos complejos hospitalarios muy por encima de la media de ocupación de la comunidad autónoma en este ámbito, que era del 59%.

Y es que Salamanca ha sido la provincia más cercana al colapso hospitalario durante la pandemia en la Región Leonesa, hasta el punto de tener que vaciar de servicios el hospital Virgen del Castañar de Béjar y el Centro de Especialidades de Ciudad Rodrigo, para poder derivar profesionales sanitarios desde dichos centros hacia la capital salmantina para hacer frente a la pandemia.

De este modo, la provincia salmantina ha venido encabezando casi de manera permanente el porcentaje de ocupación de camas hospitalarias en la Región Leonesa, que en el caso de las camas UCI ordinarias, aún se situaba en el 97% de su capacidad el 15 de mayo, lo que supone que, de volver al reparto de camas UCI previo a la pandemia, el complejo hospitalario de Salamanca solo tendría capacidad para ingresar a una persona en la unidad de cuidados intensivos.

Con mejores datos que Salamanca respecto a la situación de camas UCI ordinarias, aunque también aún elevados, se situaban Zamora y León, que a 15 de mayo aún se situaban al 82% de su capacidad ordinaria en críticos, si bien al haberse ampliado temporalmente de manera notable su capacidad de camas UCI, no sufrían tanto estrés, especialmente en el caso del complejo asistencial de Zamora, que ha sido el más desahogado de la Región Leonesa en cuanto a ocupación de camas UCI habilitadas, con un pico del 47% en el último mes, lejos del 74% de Salamanca, del 72% del Bierzo o del 69% de León.

En todo caso, la tendencia de ocupación hospitalaria en el último mes en la Región Leonesa está siendo claramente a la baja, lo que denota que ha mejorado ostensiblemente la situación respecto al Covid-19 en las provincias de Salamanca, Zamora y León, si bien la ocupación en UCI respecto a las camas ordinarias se sitúa por encima del 80% en los complejos hospitalarios de Salamanca, Zamora y León, lo que de momento obligará a mantener camas extra habilitadas para UCI en ellos, estando en mejor situación el hospital del Bierzo en este ámbito.

La situación en las Zonas Básicas de Salud

Respecto a las Zonas Básicas de Salud (ZBS), que son las unidades que se están tomando en cuenta para ir desarrollando la desescalada en la Región Leonesa, a 15 de mayo la peor situación se daba en la ZBS de la ciudad de Toro, que es actualmente la única zona 'roja' de la autonomía en las tres últimas semanas, con un 1,43% de enfermos de coronavirus respecto a número de tarjetas sanitarias, sumando un total de 160 personas enfermas.

A la zona toresana le siguen en gravedad en los últimos catorce días las áreas de salud de Alba de Tormes (130 enfermos y 1,06% sobre tarjetas sanitarias), Béjar (164 y 1,02%), Linares de Riofrío (20 y 0,94%), y dentro de la ciudad de Zamora, la zona de salud de Puerta Nueva (153 y 0,92%).

En una situación totalmente opuesta, se sitúan varias zonas rayanas con Portugal (concretamente Alta Sanabria, Alcañices, Lumbrales y Fuenteguinaldo), así como, en el este, Cantalapiedra, que no han registrado ningún caso de coronavirus en el último medio mes, siendo por ello zonas 'verdes' en la pandemia actualmente.

No obstante, si reducimos el caso a la última semana, nos topamos con una menor gravedad en el caso de Toro (que baja a zona 'naranja', con 45 personas enfermas de que suponen un 0,40% de las tarjetas sanitarias), viéndose superada por la zona Periurbana Norte de Salamanca (que registra 79 personas enfermas y un 0,41% sobre tarjetas sanitarias), así como, dentro de la ciudad de Salamanca, la zona de La Alamedilla (con 83 enfermos que representan el 0,45% de las tarjetas sanitarias), y en la ciudad de Zamora, por la zona de salud de Puerta Nueva, que registra el peor dato en la última semana en la Región Leonesa, con 96 personas enfermas que suponen el 0,57% de las tarjetas de dicho distrito sanitario.

Por su parte, las zonas de Béjar, Alba de Tormes y Linares de Riofrío registran unos datos mucho mejores en la última semana, bajando a nivel 'amarillo', con un porcentaje de enfermos por debajo del 0,30% en los tres casos, en unos niveles respecto a la enfermedad en torno a la media que registra en conjunto la Región Leonesa, donde predominan claramente las zonas 'amarillas' en este ámbito.

Asimismo, a las ya mencionadas zonas de Alta Sanabria, Alcañices, Lumbrales, Fuenteguinaldo y Robleda, que no han registrado casos en las tres  últimas semanas, se han sumado en la última semana como distritos sin casos las zonas de Aldeadávila de la Ribera, Tamames, Ledesma, Mombuey y Valderas, lo que a priori facilitará la desescalada y vuelta progresiva a la normalidad de dichas áreas.

Finalmente, respecto al porcentaje de personas enfermas con síntomas compatibles que ha habido en las zonas de salud de la Región Leonesa desde el inicio de la pandemia, cabe señalar que los peores datos se han registrado claramente en La Bañeza, donde alcanzaron un 7,34% de enfermos sobre total de tarjetas sanitarias, para un total de 928 enfermos con síntomas compatibles.

A la localidad de las alubias le siguieron en gravedad, ya más de dos puntos por debajo, las zonas de salud Astorga I (5,14% y 644 enfermos), Periurbana Norte de Salamanca (4,87% y 934), Periurbana Sur de Salamanca (4,71% y 566), Pedrosillo el Ralo (4,66% y 123) y Bañeza II (4,53% y 413), situándose el resto de zonas de la Región Leonesa por debajo del 4,50% de enfermos con síntomas compatibles respecto a tarjetas sanitarias.

Conclusiones

A la vista de los datos registrados en los dos últimos meses, cabe concluir una clara mejoría de la situación sanitaria en la Región Leonesa respecto a la pandemia de Covid-19, que es especialmente perceptible en base a una notable reducción de las defunciones relacionadas con este virus, así como en base a la bajada del nivel de ocupación de camas en los cuatro complejos hospitalarios de la región.

No obstante, pese a la mejora de los datos, el alto nivel de ocupación de los hospitales de Zamora y León, así como especialmente el de Salamanca, obligan a ser especialmente cautos y responsables en la desescalada de cara a evitar un repunte importante en el número de casos, que conllevaría un aumento de los ingresos hospitalarios, con el consiguiente peligro de colapso de nuestros hospitales que, hasta ahora, lograron evitar, pese a haber visto aumentada en esta pandemia casi hasta el límite su capacidad.

La pandemia del Covid-19 ha hecho pasar muy malos momentos. Foto: César Sánchez / ICAL.
La pandemia del Covid-19 ha hecho pasar muy malos momentos. Foto: César Sánchez / ICAL.

En todo caso, la práctica cada vez más extendida tanto de pruebas PCR como de test rápidos en las últimas semanas (que pese a ello aún siguen manteniéndose claramente por debajo de la media autonómica en la Región Leonesa), está ayudando a identificar más casos existentes de coronavirus en Salamanca, Zamora y León, y con ello, facilitando el aislamiento de los enfermos hasta que pasen el virus, reduciéndose el peligro de propagación.

Sin embargo, los datos de las tres últimas semanas aún dibujan un panorama en cierto modo preocupante en la ciudad de Toro, en la parte norte del alfoz de Salamanca y en las áreas sanitarias de Puerta Nueva y La Alamedilla de las ciudades de Zamora y Salamanca, que han de servir de toque de atención para seguir tomando las precauciones necesarias para evitar los contagios.

Y es que, sin duda, el confinamiento ha ayudado a detener la grave progresión que estaba desarrollando el SARS-CoV-2 en la Región Leonesa, pero pese a la evidente mejora, la pandemia aún no ha tocado a su fin, y de la responsabilidad de todos los ciudadanos en la desescalada dependerá que no toque desandar parte del camino andado y no echar por tierra los sacrificios realizados hasta ahora.

___
Carlos Javier Salgado Fuentes, procede de la localidad salmantina de Guadramiro. Doctor por la Universidad de Salamanca en 2015, con su tesis doctoral 'La evolución de la identidad regional en los territorios del antiguo Reino de León (Salamanca, Zamora, León)', la cual obtuvo la calificación de sobresaliente. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración también por la Universidad de Salamanca (2009), donde también cursó el Máster en Democracia y Buen Gobierno en el año 2010. Es autor del libro 'La Cuestión Económica de la Región Leonesa' (2019) editado por Editorial Cultural Norte.
publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad