Coronavirus

Así fue la "hospitalización a domicilio" en las residencias: un médico y una enfermera para cientos de ancianos

Ante la defensa que la Junta realiza de la supuesta medicalización de las residencias de mayores para no trasladar a los ancianos infectados a los hospitales, un documento de la Gerencia de Atención Primaria de León determina qué profesionales sanitarios trataban a las personas mayores de los centros sociosanitarios y otro establecía pautas de tratamiento y de sedación. "A veces por no haber, no había ni oxígeno", relata un médico.

residencia ancianos unidad militar de emergencias coronavirus covid-19
Trabajos de desinfección de la UME en una residencia de ancianos de la provincia de León.
Laura Cornejo / Eldiario.es/cyl | 11/06/2020 - 08:56h.

La Junta de Castilla y León ha justificado en varias ocasiones la orden de no derivar al hospital a los ancianos de las residencias enfermos de Covid-19 porque se optó por "una hospitalización a domicilio", porque "se llevó el hospital a las residencias" o porque, como dijo este martes en el pleno el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, "se medicalizaron".

A pesar de la insistencia de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y del vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, en que se les trató igual que si hubiesen estado en un hospital, datos y documentos desmienten esa afirmación.

Eldiario.es/cyl ha recibido documentación que prueba la escasa dotación de medios para atender a ese colectivo y que ha sido remitida por un profesional de Atención Primaria de León.

En esa documentación se demuestra que la primera instrucción que recibieron los médicos de Atención Primaria llegó el 27 de marzo, cuando la Consejería de Sanidad había creado lo que denominó Equipos Covid-Residencias y ya había creado el protocolo que ordenaba no derivar a los hospitales, el cual ha sido desvelado en esta investigación y sustentado por numerosos documentos oficiales de la Junta.

Ante la prensa, Casado definió los Covid-Residencias como equipos "multidisciplinares" con endocrinos, neumólogos o cardiólogos que se ocuparían del tratamiento de los ancianos.

Por contra, en la instrucción, firmada por el gerente de Atención Primaria de León, se comunica que "todas las zonas básicas de salud" del Área de León debían contar un equipo responsable de Covid-Residencias y que estaría formado por "un trabajador social, un enfermero y un médico de de familia del centro de salud". En el Área de Salud de León hay unos 5.000 ancianos en residencias, cada equipo atendía, en teoría, a una media de casi 200.

También se designaba un facultativo responsable en la Gerencia de Atención Primaria para las residencias, que sería quien se encargase de resolver las consultas urgentes que solicitasen los médicos de atención primaria. En el Hospital habría un geriatra consultor pero no accesible a los médicos de Atención Primaria sino a la Gerencia.

Por otro lado, un Equipo de Soporte de Cuidados Paliativos, formado por un médico y una enfermera realizaban "un circuito por residencias" que manifestaron tener "más dificultades". Las residencias, por tanto, no contaron con atención médica presencial constante, sino según disponibilidad, y ésta era limitada.

Documento de la Gerencia de Atención Primaria de León.
Documento de la Gerencia de Atención Primaria de León.

 

El propio documento para los médicos de Atención Primaria se indicaba: "Se ha informado a todas las residencias que no pueden remitir un paciente de residencia al hospital, sin haber contactado previamente con el equipo Covid Residencias". Es decir, la orden de no derivar a las personas mayores a los centros hospitalarios se replicó varias veces en distintos documentos.

La atención, según el profesional que se dirigió a este diario, era "sin hospitalización domiciliaria, sin atención, o con una atención muy deficiente" ya que "no había medios" y "a veces por no haber, no había ni oxígeno". Y en ese sentido asegura que los pocos ancianos que llegaron al hospital filtrados por el equipo Covid durante el pico de la pandemia o "llegaron tarde" o fallecieron sin haber recibido la debida atención.

Ni pacientes de más de 80 años ni dependientes

Este diario también ha tenido acceso al documento "Cinco pasos para la atención a pacientes Covid en residencias" que elabora el Equipo de Soporte de Cuidados Paliativos (ESDCP) y que se remitió a los centros de salud por la Gerencia de atención Primaria.

En el apartado 4, sobre derivación hospitalaria se dice que "en principio el criterio es que no se deben derivar a hospitales a pacientes de más de 80 años" pero con matices, como "las patologías de base", la situación funcional atendiendo al índice de Barthel y su grado de dependencia o el deterioro progresivo previo a la infección. Así, parece claro que de las residencias pocos podían salir porque los requisitos eran rígidos. Difícilmente pueden verse en las residencias ancianos menores de 80 años o sin dependencia o patologías previas.

El apartado finalizaba diciendo que "es muy duro para los familiares aceptar que no se derive a un nivel superior de atención. Se debe de procurar una asistencia sanitaria correcta". El último apartado está dedicado al tratamiento paliativo y se especifican pautas de sedación con  morfina, midazolam o buscapina, etc.

Muchos más fallecimientos

Los datos de los fallecimientos también demuestran que morían más en las residencias. De los 2.587 ancianos fallecidos, 863 lo hicieron en el hospital y 1.724 en sus centros.

Los datos en cuanto a las escasas derivaciones son evidentes. Durante el pico de la pandemia, del 23 de marzo al 16 de abril, menos de 800 residentes de centros de mayores accedieron al hospital y el total llegó a 4.159. Fue en la segunda quincena de abril cuando se abrió la puerta a las derivaciones. En esas fechas, la ocupación hospitalaria había bajado notablemente. Ancianos que antes eran tratados en las residencias porque, según la consejera de Sanidad, "en el hospital se desorientan", empezaron por fin a ingresar.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad