Coronavirus

Castilla y León bajó la incidencia durante al adelanto del toque de queda a menor ritmo que la subió en enero

Otras comunidades han frenado al virus de una manera similar sin adoptar una medida que ahora pende de la decisión del Supremo.

Toque de queda Ponferrada estado de alarma pandemia coronavirus Covid-19 comercio
Primera noche de aplicación del adelanto del toque de queda en Ponferrada. / César Sánchez / ICAL
Ángel Villascusa / Alba Camazón / elDiariocyL.es | 16/02/2021 - 10:24h.

Este martes se cumple un mes desde que entró en vigor el toque de queda adelantado a las 20.00 horas de Castilla y León, el único de toda España y cuyo efecto no está claro. Esta decisión se tomó cuando la comunidad registraba más de dos mil contagios diarios de la Covid-19 y ahora mismo la incidencia continúa por encima de la media española, según informa elDiariocyL.es. La polémica medida de la Junta de Castilla y León quería frenar los contagios para que la gente no se reuniera en casa ni quedara a cenar con personas de fuera de su burbuja.

Día tras día, desde hace un mes, bares y tiendas han tenido que adelantar sus cierres a las 19.00 o 19.30 horas para que los clientes retornen a sus casas pronto. Sin embargo, la incidencia baja más despacio que la subida de enero y otras comunidades –que registraron una incidencia tan elevada como Castilla y León– han reducido su incidencia al mismo ritmo pese a que no adelantaron el toque de queda, con otras medidas cuya legalidad no ha cuestionado el Gobierno.

"Esto se paraliza. Los findes es mucho peor, porque antes –aunque había toque de queda a las 22.00 horas–, la gente se animaba y a lo mejor lo pedía para casa, pero ahora...", lamenta Ana, dueña de un restaurante del centro de Valladolid. Esta hostelera apuesta por "adaptarse" a la situación y dar el servicio "lo mejor" que se pueda, aunque reprocha que los constantes cambios les vuelven "locos". "Te vuelven loco, vuelves loca a la gente, no sabes cómo hacerlo, cómo abrir, cómo trabajar...", comenta a elDiario.es.

Sobre el efecto del toque de queda, como ya explicó el epidemiólogo y director del CCAES, Fernando Simón hace dos semanas, es "difícil" que el descenso de los contagios experimentado en Castilla y León se deba a una única medida. En el pico de la tercera de ola de la pandemia, la incidencia acumulada de toda España se situó en 420 casos, ese mismo día la incidencia acumulada (IA) de Castilla y León (7 días) se situó en 720.

Desde principios de enero, Castilla y León decretó el cierre del interior de los bares, centros comerciales y gimnasios. Junto al toque de queda a las 20.00 horas, implantó el cierre perimetral de las nueve provincias y limitó las reuniones a 4 personas –aunque en terrazas pueden juntarse hasta seis–. Dos semanas después, el Consejo de Gobierno decidió tomar medidas "excepcionalísimas" en los municipios en los que detectaran una incidencia "desbocada" que supere los 1.500 casos por cada 100.000 habitantes y no aseguren un "decrecimiento constante". Actualmente ya no hay municipios en esta situación.

Según defendió Simón, el adelanto del toque de queda se impuso después de haber tomado otras "medidas muy potentes", por lo que, para el epidemiólogo, la mejora de los datos no tiene un único causante, como el toque de queda, sino que fue "el uso conjunto de todas las medidas las que consiguen un efecto en la curva".

Solo Extremadura ha tenido una incidencia tan elevada como Castilla y León

No está claro que la clave de esta bajada sea el impacto del toque de queda a las 20.00 horas. Solo Extremadura ha tenido una incidencia igual de elevada que Castilla y León, superior a los 700 casos por cada 100.000 habitantes.

El 31 de diciembre, Extremadura imponía el toque de queda a las 22.00 horas y limitaba las reuniones a cuatro personas. El 13 de enero, prohibía la movilidad entre municipios y cerraba la hostelería y el comercio no esencial en todos los municipios de más de 5.000 habitantes. Tres semanas después del pico de la incidencia, en Extremadura la IA bajaba un 78% aunque no se implantó el toque de queda, hasta los 163 casos por cada 100.000 habitantes (el 8 de febrero).

La curva de contagios en Castilla y León tuvo una tendencia similar a la de Extremadura, aunque se produjo una semana después. Veinte días después del pico de contagios en Castilla y León, el descenso acumulado es del 76% y la incidencia es de 169 casos por cada 100.000 habitantes.

La semana pasada, la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, aseguraba que el ritmo de descenso era "similar" a la velocidad de aumento de hace unas semanas. Aunque haya sido "similar", el descenso ha sido menor que el incremento de contagios en enero. En las tres primeras semanas de enero, la incidencia en Castilla y León se multiplicó por siete –en España se duplicó– y, desde que alcanzó el pico de contagios (27 de enero), empezó a bajar, aunque no de forma tan brusca como lo fue el crecimiento de infectados diarios.

Bajada más rápida que la media nacional

Sí es verdad que Castilla y León ha reducido su incidencia acumulada de forma más rápida que la media nacional, aunque la situación epidemiológica no es comparable, puesto que Castilla y León volvió a ser una de las autonomías más afectadas por el virus.

Entre el 27 de enero (pico de la tercera ola) y el 15 de febrero, la incidencia acumulada (7 días) ha caído en Castilla y León un 76%, frente al 63% de la media nacional. A pesar de la rápida bajada, la incidencia en Castilla y León sigue siendo más alta (169) que la media nacional (145).

La incidencia ha disminuido un 48% respecto a la semana pasada, pero no es la autonomía con mayor descenso esta semana. Por delante se encuentran La Rioja (69%), la Comunidad Valenciana (57%), Extremadura (54%) y Castilla–La Mancha (53%).

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad