Quantcast
AUDACES

Amnistía Internacional en León: más de 30 años poniendo voz a los derechos humanos

Corría 1985 cuando un grupo de estudiantes universitarios decidieron enfocar toda su energía en la defensa de los derechos humanos a través de la labor de Amnistía Internacional, fundando un grupo en León.

imagen
Javier M. Seisdedos | 29/03/2017 - 23:01h.

En 1985 un grupo de universitarios de la facultad de derecho de la Universidad de León, comenzaron un viaje nacido de la necesidad de ayudar a otras personas que carecían delderecho más básico que un ser humano posee por derecho propio; la libertad. Decidieron enfocar toda su energía en la defensa de los derechos humanos a través de la labor de Amnistía Internacional.

Tenemos que retroceder  en el tiempo hasta 1961, donde otro joven abogado británico Peter Benenson, con similares motivaciones, comienza otro viaje ante la injusticia producida en Portugal, donde dos estudiantes fueron detenidos y encarcelados mientras brindaban por la libertad. Benenson comienza entonces a través de un artículo en el rotativo 'The Observer' una campaña para dar a conocer la situación real de estas personas acompañado de las primeras cartas a diferentes gobiernos para dar a conocer esta situación de total indefensión.

La decisión sencilla y audaz de una persona  se transformo con el tiempo en la mayor organización de derechos humanos del planeta. Con más de siete millones de socias y socios, activistas y simpatizantes. Una labor que desarrollan con total independencia política y económica, y se centra en combatir los abusos contra los derechos humanos de victimas a través de la investigación, la denuncia pública y el activismo.

56 años después, la labor de Amnistía Internacional sigue siendo imprescindible, los tiempos han cambiando pero las injusticias siguen produciéndose, la declaración universal de los derechos humanos, probablemente el documento más importante escrito en defensa de la libertad integral del ser humano, sigue sin cumplirse.

Los derechos humanos, sociales y económicos siguen vulnerándose en todo el planeta, y en estos momentos 21 millones de personas son refugiadas y solo 10 países acogen a más de la mitad. Amnistía Internacional en una de las campañas mundiales más ambiciosas con el título 'Yo acojo' y según Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España, "pretendemos durante los próximos años trabajar para recordar a los países ricos que deben establecer  un sistema justo de reparto para la acogida de estas personas".

El mayor éxodo humano producido desde la segunda guerra mundial se está produciendo delante de nuestros ojos  y no podemos quedarnos inmóviles  como si no pasara nada, es momento de actuar y de encender la llama permanente de la fraternidad entre los pueblos.

Los tiempos cambian y los derechos humanos siguen violándose de forma sistemática, ahora en la red de redes. Internet es el campo de batalla donde se producen cada día la vulneración de los derechos a la intimidad personal. Desde Amnistía Internacional no quieren olvidarse de Edward Snowden, sus revelaciones cambiaron el mundo y nos hicieron comprender el peligro de que los gobiernos nos espiaran, fuéramos inocentes o culpables. Su audacia, sin embargo ha sido castigada con la reclusión. Exiliado en Rusia y tratado como un traidor, podría ser acusado de espionaje si  regresa a su país. Amnistía Internacional junto con otras organizaciones ha pedido al gobierno de Estados Unidos su indulto.

En la contraportada de la última revista de la sección española  de Amnistía Internacional podemos leer este alegato:

"No quiero vivir en un mundo donde todo lo que digo, todo lo que hago, toda expresión de creatividad o de amor o de amistad quede grabada". Edward Snowden.

Desde Creamos Presente os invitamos que escuchéis atentamente estas tres video-entrevistas, los testimonios de Jose Manuel Paredes t Cristina Egido, fundadores del grupo de Amnistía Internacional en León. Que miréis a los ojos de Rafael Gallardo miembro histórico de este grupo de audaces. Ellos representan a todos los voluntarios y activistas que siguen creyendo en el símbolo de esta organización; la llama de una vela encendida de forma permanente que nos recuerda que estamos forjados en el fuego de la libertad, y que nunca nada ni nadie podrá apagarla jamás.

publicidad
publicidad
publicidad